miércoles, 24 de junio de 2020

De clandestinos, irresponsables y un apunte histórico


Esta noticia es real, tan real como que somos una panda de irresponsables. Bueno, son. Ha ocurrido hace unos días en Alcalá de Guadaira, ciudad que conozco bien ya que pasé mi adolescencia y juventud en ella hasta que una sevillana me embrujó y aquí estoy, al otro lado de la SE30. Por cierto, al final de la entrada, entiéndase post, aclaro unos cuantos términos históricos que nunca vienen mal.

Resulta que el pasado domingo, a eso de las 4:30 de la madrugada, la policía local recibió una serie de llamadas denunciando  un local de la zona conocida como “El Paraíso”.  Se quejaban los vecinos del alto volumen de la música que se escuchaba en un “garito” de copas.

Cuando los agentes de la autoridad se personaron en el local, comprobaron que era cierto lo que los vecinos reclamaban. Nada, que denuncia al canto y desalojo del local.

Pero, siempre hay un pero, las llamadas seguían produciéndose. Así que la policía otra vez para El Paraíso. ¿Al llegar que se encuentran? Pues que el responsable del local les dice que solo hay empleados, que la música no molesta a nadie porque la tienen flojita, y varias escusas por el estilo.

Pero, seguimos con los peros, la policía no es tonta y menos la de Alcalá. Observaron que al fondo del local había una puerta que daba a una habitación. Cuando la abrieron descubrieron que había unas 25 personas escondidas, hacinadas, arrejuntaitos,  con sus correspondientes vasos de bebidas espirituosas en la mano, callaitos como meretriz en cuaresma y con caras de nueva anormalidad.

Vamos que se habían metido allí para que la policía no los descubrieran. ¿Qué pasó? Lo lógico, desalojo inmediato otra vez, cierre del bar de copas, denuncia al gerente de local, denuncia a todos los clientes y “se os va a caer el pelo por irresponsables” y no querer enterarse de que va esto de la supuesta nueva normalidad.    

A los medios de comunicación les ha faltado tiempo para hacerse eco de la noticia denunciando la irresponsabilidad y el posible delito. La foto que viene más abajo se la he hecho a la tele cuando informaban del suceso. Y digo yo, ¿con ese nombre que te esperas? Es que el nombre le viene como anillo al dedo o aceite a las espinacas.

Estos son una minoría, me consta que en Alcalá de Guadaira la mayoría de la gente es muy responsable. Y lo son desde tiempo de los griegos que era conocida como Hienipa. Después los romanos la llamaron Ordo Hinipense. Más tarde los árabes la bautizaron como al Qal’at ued-xira o también Qall’at Yâbir. Y al final los sevillanos la conocen como Alcalá de los Panaderos.

Pues sí, Ordo Hinipense, ciudad romana de la provincia Baetica. Esta provincia debe su nombre al rio que la atraviesa,  el río  Baetis que significa río grande, entiéndase el actual Guadalquivir. La provincia Baetica se extendía por la Andalucía de nuestra época. Por lo tanto,  por pura lógica y atendiendo a criterios de sentimientos, todo aquel o aquella que haya nacido en esta región del sur de Europa y no se considere Bético, es un apátrida.    

 


lunes, 22 de junio de 2020

Una de estatuas, Junípero, Miguel e Ignacio


Bueno, a ver cómo me explico para no herir susceptibilidades raras. Si alguien se siente ofendido u ofendida por lo que cuento que me perdone. Y que sepa que con un poquito de mercromina se soluciona para que no llegue la sangre al rio.

Veo por la tele y la prensa que, en ciertos países, sobre todo en los USA, se están derribando y destrozando estatuas de algunos personajes históricos. Entiéndase traficantes de esclavos, invasores, genocidas  y gente de esa calaña. Y mientras derribamos y derribamos, entre medio nos damos una vueltecita por las grandes superficies a ver si pillamos lo último de la pleiestessión, que los japoneses nos están esclavizando sin darnos cuenta.

Una de las estatuas derribadas es la de fray Junípero Serra. Este franciscano fue el fundador de ciudades con San Francisco o San Diego. Vale que su objetivo era cristianizar a los habitantes de lo que hoy en día es California, Nevada, Arizona y Utah, pero a “cambio” les enseñó a mejorar el uso de las tierras con nuevos cultivos, le enseñó el uso de nuevas herramientas y los instruyó en nuevas profesiones como la albañilería, entre otras cosas.

Pero no olvidemos que su misión primordial era evangelizar a los nativos. Y para evangelizarlos los mandaba a misa todos los domingos y fiestas de guardar. Y en la misa se tomaba vino. Y el vino costaba muchos doblones llevarlo desde España. Y ¿Qué hizo el monje? Pues traer las vides y sembrarlas. De esta manera California se ha convertido en un gran productor vitícola a nivel mundial. Así que ya sabéis, cuando tiréis otra estatua del Junípero, acordaros del vino que, con moderación, es bueno para el cuerpo. Recordad, con moderación, que si se abusa le da a uno por coger una soga y tirarse a parques y jardines y buscar genocidas.

Antes de contar lo de la otra estatua una pequeña información histórica. En el año 1514, el rey Fernando el Católico, aprobó una Real Cédula por la que permitía el matrimonio entre “castellanos” y mujeres indígenas, dando legitimidad a la descendencia de estos matrimonios mixto.  El 12 de Junio de 1967, se firmó una ley en los USA por la que se permitía los matrimonios interraciales. ,  453 años más tardes.

Imagen de la red


Bueno, la otra estatua, la de D. Miguel de Cervantes y Saavedra. Está ha sido tuneada a base de pintura como protesta por la participación del ilustre genio de las letras en la matanza de indios pequot en Massachusetts. No sé, no estoy seguro, lo mismo no eran pequot, eran navajos, o  cheroquis, o arapajóes, o, incluso pies negros. El caso es que Cervantes participó activamente en la “reubicación” de los originales pobladores de las tierras al norte del río Pecos.  A lo mejor, digo yo, no sé, destrozan la estatua por su participación en la batalla de Lepanto contra el imperio otomano, que también puede ser o por escribir en español, lo más probable.  Porque si tenemos que buscar una excusa para destrozar algo se busca.

Yo en cuestiones de estatuas, unas sí y otras no, depende. Yo no pondría de toreros, y no es por nada, es que no las pondría. Bueno, un momento, una de un torero si dejaría, la de Ignacio Sánchez Mejías. Pero no por torero, sino por dramaturgo, mecenas, cofundador de la Generación del 27, y presidente del Real Betis Balompié.  

 


jueves, 18 de junio de 2020

Solidaridad y SFDK


Bueno, que esto va de música y de otras cosas. Y aunque parezca que me salgo de mi línea editorial (que chula queda esta expresión), nada más lejos de la realidad, el rap también es música. Eso me  ha contado mi hijo que ha sido el que me ha asesorado (esto también queda chulo).

Tengo un amplio abanico de gustos musicales (amplio abanico, hoy estoy sembrao) que va desde la Sinfonía nº 9 en mi menor, Op. 95, conocida como la del Nuevo Mundo, hasta lo último de Justin Timberlake.  Pero claro, donde se pongan los Status Quo, Queen, The Boss, Tina Turner, la ELO (Electric Light Orchestra, que la otra Elo es la mujer de mi amigo Javi), Chicago, Los Pink Floyd, Dire Straits, que se quiten las Rosalias, los Enrique Iglesias y otra fauna por el estilo.

Mención especial (mención especial ¡toma ya!) para Communards, Donna Summer, Kylie Minogue, algo de Los Chichos, El Arrebato (aunque sea palangana), Pasión Vega y un largo y extenso etcétera.

Y ¿sobre el rap qué? A ver, yo me quedé en el Rapper´s Delight de Sugarhill Gang que fue el origen de la mítica Aserejé de las Ketchup, las hijas del guitarrista cordobés Juan Muñoz, el Tomate. Cuando empezó por aquí este tipo de música yo escuchaba a George Michael (todos hemos tenido un pasado ¿vale?) y sobre eso de rapear ni idea.

Pero claro, para eso está mi churumbel el mayor, para asesorarme en cuestiones que se me escapan de mi conocimiento (se me escapan de mi conocimiento ¿he dicho que estoy sembrao?) Y me cuenta mi hijo:

"No lo sabes pero aquí, en Pinoloco, está el origen del rap español. Fueron pioneros y después salieron muchos raperos que continuaron con la corriente que inicio el Zatu con su colega Acción Sanchez, creadores de SFDK. ¿No te acuerdas que en la plaza las Palmeritas (paréntesis informativo: de verdad se llama Plaza Ramón Rueda, pero en el barrio todos la conocen como plaza de las Palmeritas) se juntaban chavales mayores que yo, para recitar y bailar hip hop? Pues eran, entre otros, Saturnino Rey y Oscar Sánchez."

Y ahora al meollo de la cuestión, que me enrollo (meollo de la cuestión, si es que cuando me pongo…)

Mi barrio es un barrio obrero de la ciudad de Sevilla que está al otro lado de la SE30. Como buen barrio obrero sufre las consecuencias de la situación que estamos pasando ahora debido al requetenombrado Covid-19 (requetenombrado es una licencia literaria que se me ha colado). Empresas que no pueden trabajar, otras que se acogen a supuestos ERTES, gente que no pueden salir a comprar lo más básico y todo lo que ha traído la situación que tenemos y tendremos durante un tiempo.

Pero como buen barrio obrero también es un barrio solidario, por lo menos lo intenta. Existe una organización que se llama Pino Montano Solidario que aglutina a entidades y voluntarios para ayudar desinteresadamente a los vecinos. Por cierto, antes de que se me olvide y sin paréntesis, entre ellas la Hermandad de Pino Montano. Hace tiempo lo comentaba por aquí, las Hermandades son Hermandades los 365 días al año y no solo en Semana Santa. Tampoco se me puede olvidar a la Asociación de Comerciantes, Asociación de Mujeres María Coraje, Cáritas, Tertulia Cirio y Costal, comerciantes del Mercado de Abasto, empresas y cientos de voluntarios.



¿Y cómo ayuda un rapero a los demás? Fácil, con lo que saben hacer, música.  Así que la gente de SFDK junto con El Límite y Karvoh han creado una canción que se llama “Del barrio para el barrio”. Han hecho un video clip y todo lo que se obtenga de las descargas irá destinado a Pino Montano Solidario.

El video muestra imágenes (a mí no me gusta la fotografía, parece un barrio de los chungos, pero tampoco se trata de un video de Siempre Así cantando eso de “cuando vuelva a Sevilla en primavera” ni Los del Río con “Sevilla tiene un color especial”) de las calles, los comercios y la gente. Incluso sale mi calle durante un instante. También muestra imágenes antiguas. Pero, oye, que quieres que te diga, si hay que arrimar el hombro se arrima. Si hay que ayudar, se ayuda. Si hay que aprender rap, se aprende. Y si hay que apoyar eso del rap de Pinoloco, se apoya, faltaría más.



                      


(creo que me he pasado con los paréntesis)

martes, 16 de junio de 2020

El santoral y Micaela


Según el almanaque chiquitito que tenemos con un imán en la puerta del frigorífico, ayer fue el santo de Micaela. A ver, quince de junio Santa María Micaela. Bueno ¿y qué? pues nada, una chuchería para gatas y a otra cosa, que nosotros no somos de celebrar santorales en él día que nos dice el calendario.

El mío vale, solo hay un San Carlos, el Borromeo, el patrón de la banca. El de mi señora esposa también vale, solo un nombre  se celebra el once de Febrero. Pero ¿y el de los niños? Eso es otra historia.

El de mi churumbel el mayor no nos venía bien celebrarlo el día señalado y lo cambiamos a otra fecha más acorde con la distancia entre su cumpleaños, las notas del cole, las vacaciones, las navidades y otras fechas por el estilo. ¿El veinte de abril? Vale, buen día, adjudicado.

El de mi princesa fue más curioso. Como se llama igual que la patrona de un convento de clausura que hay en la sevillana calle de Santa Paula desde el siglo XV, decidí llamar a ver cuándo celebrar su onomástica. Concretamente llamé un veintiséis de enero. Y ¿Qué me dijo la hermana que me atendió por teléfono? “Precisamente hoy celebramos la advocación de Nuestra Señora de Santa…”

Prometo por mis ilustres antepasados que esto último es cierto, de casualidad pero acerté de lleno.

Cuando se lo comenté a mi señora esposa, madre de mi churumbel el mayor y de mi princesa, dijo eso de

—¿El veintiséis de enero? No nos viene bien, el cinco de mayo es mejor fecha.

Y ahora juro por los antepasados mencionados anteriormente que eso también es cierto.

¿Todo esto a que venía? ¡Ah!, es verdad, Micaela.


Pues que hoy se ha levantado flamenca. Será consecuencia del confinamiento y de estar tantos días siendo el centro de atención. Digo yo, no sé, el caso es que ahora pasa más tiempo sola en casa. Pero hoy estoy yo solito con ella. ¿Y qué hace? la puñeta, provocarme, no dejarme tranquilito que falta me hace. Pero no se pone mimosa, ni cariñosa, ni amorosa, no, se pone en modo gata alfa dueña y señora de sus dominios. Claro, como no están “las otras dos”, yo soy el que tiene que jugar con ella, el que le tiene que dar de comer cuando ella quiera, el que le tiene que cambiar la arena donde hace sus necesidades, el que…

Ahora se ha quedado tranquilita. Lleva una hora en su mirador particular. Y durante ese tiempo…

Dos tórtolas se han acercado cortejándose aéreamente a la ventana.

Una paloma se ha posado en el aire acondicionado para marcar territorio a base de depositar sibilinamente una muestra de la cena de anoche.

Dos cotorras argentinas, o de Kramer que no sé distinguirlas, han formado un escándalo a base de gritos que parecían una manifestación de las no autorizadas.

Un gorrión se ha acercado pero al verla, listo que son estos  pájaros, ha dado medía vuelta y se ha buscado otro lugar más adecuado.

Y yo, sentando frente al ordenador, con un ojo en la pantalla y otro en Micaela, deseando que lleguen las féminas de la casa que faltan para poder ponerme a contar batallitas.   

 


viernes, 12 de junio de 2020

Café, tostada y periódico


—Hoy tenemos que estar rápidos que se esperan muchos clientes. Empieza el puente y la gente tiene ganas de playa.

 Antonio llevaba muchos años trabajando con su jefe en la cafetería de la estación y estaba acostumbrado a lidiar con multitudes que trasegaban a diario por el local. A esa hora de la mañana solo estaban desayunando maquinistas, limpiadoras, revisores y algún que otro trasnochado con pinta de haber dormido poco o nada.

Un hombre alto, bien peinado, vestido informal pero elegante, con una pequeña mochila colgada al hombro, entró en el local. Antes de que mediara palabra ya estaba Antonio pendiente de atenderlo.

—Caballero, buenos días ¿un cafelito con leche?

—Venga —respondió el señor de la mochila.

—De comer ¿le preparo una tostaita?

—Vale.

—¿Qué le pone?

—Yo suelo tomármela con mantequilla.

—Eso está hecho.

Mientras degustaba el desayuno, el hombre de la mochila se entretuvo en ojear un periódico que estaba encima del mostrador y que momentos antes había dejado un guardagujas. Una vez terminado de leer todos los titulares, recogió la mochila que había dejado en un taburete, se la colgó al hombro y se encaminó hacia la puerta.

Antes de salir al andén, escuchó la voz de Antonio.

—Caballero, no me ha abonado la consumición.

—¿Qué consumición le tengo que abonar?

—Pues el café y la tostada con mantequilla.

—A ver, yo he entrado en el bar buscado a un compañero que por cierto no está. Usted me ha preguntado que si quería café a lo que yo le he dicho que venga. Después  me ha dicho que si quería una tostada con mantequilla y yo le he contestado que vale. ¿Me puede decir que es lo que le he pedido? Creo que nada. Caballero, que pase usted un buen día, adiós.

Antonio notó como un calor le subía desde lo más dentro y se le quedaba en las mejillas dando un exagerado tono rojo chillón a los mofletes. Se giró para buscar la ayuda de su jefe y se lo encontró junto a la puerta de la cocina, doblado, con las manos en la barriga, con lágrimas en los ojos y riéndose a más no poder.

Historia cien por cien real ocurrida en la antigua estación de Cádiz o de San Bernardo. Desde aquél día, Antonio, después de un cordial saludo, siempre dice eso de.

—¿Qué va a pedir?


 

Las estaciones de tren dan para muchas historias. Gracias Ester por hacer de musa.