sábado, 17 de diciembre de 2011

El secreto


Como todos los años, la distribuidora de productos de alimentación, celebraba la tradicional cena de Navidad para los empleados. Reservaba un pequeño restaurante a las afueras de la ciudad. Iban todos:   las dos chicas de la oficina; Gutiérrez, el contable; los cuatro vendedores; el joven jefe de almacén; los tres almaceneros y los seis o siete repartidores. Presidiendo la mesa, como siempre, el sr. Gerente. Persona un tanto altanera, a la que siempre había que reírles sus chistes y sus gracietas. Destinado en la ciudad como “premio” a su gestión al frente de uno de los departamentos comerciales de la central. 

La cena solía terminar todos los años de la misma manera. Se formaban grupos que seguía la noche por su cuenta. La gente joven, las chicas, el jefe de almacén y un par de repartidores, solían marcharse a tomar copas a algunos de los bares de la orilla trianera del río. El resto, encabezados por el engominado jefe, aprovechaban estas reuniones de empresa para hacer varias visitas a los “bares de colores”. Todos, menos Gutiérrez.

Gutiérrez era el primero en marcharse de la cena. De mediana edad, bajito, delgado, con una incipiente calvicie, soltero, sin pareja que se supiera. Hombre cabal, callado, trabajador, metódico, puntual. Era el primero en llegar al trabajo y también era el primero en irse, eso sí, siempre a su hora, no sin antes dejar encima de la mesa del director, todos los informe que este le había pedido. Sus compañeros le apreciaban por la seriedad que mostraba en el trabajo. Guti que aburrio eres, aburrio y triste. Estas deseando llegar a tu casa para sentarte enfrente de la televisión. Mira los comerciales, después de estar todo el día en la calle, dando vueltas, se quedan hasta tarde charlando y bromeando con el jefe, le solían decir en tono cariñoso.

Aquella noche, después de haber seguido la fiesta por su cuenta, el jefe de almacén acompañó a una de sus compañeras a su casa. Parados en un semáforo, en un barrio residencial, vieron como salía de un portal un señor bajito y delgado. -Mira, se parece al Guti. - No es que se parezca, es que es Gutiérrez. -¿Y que hace por aquí? Miraron al portal y se dieron cuenta que era donde vivía el gerente. -¿Oye, aquí no es donde vive el jefe? -Si, en el primero. Cuando alzaron la vista vieron a una mujer asomada al balcón, cubierta con una elegante bata y sus morenos pelos enmarañados. Con una sonrisa le lanzó un beso al bueno de Guti, y este se lo devolvió con una sonrisa cómplice mientras se metía en su coche.

En el trayecto a casa de la chica no pararon de reírse. Empezaron a recordar situaciones. Los inmensos informes que les presentaba siempre a última hora. La poca gracia que le hacia los chiste machista del engominado. Lo puntual a la hora de salir. La cantidad de viajes que le organizaba. No se podían imaginar que una persona tan anodina como su contable, aunque muy buena gente, fuera el amante de la mujer del jefe.

Nunca comentaron al resto de compañeros su descubrimiento. Fue su secreto durante el tiempo que trabajaron juntos.


 Al cabo de los años se volvieron a encontrar una noche finalizando otra cena de empresa y recordaron viejos momentos vividos. 

-¿Qué fue de la gente?


-Cuando la empresa decidió cerrar la distribuidora, cada uno se buscó la vida como pudo. Casi todos encontraron trabajo en otras distribuidoras. Yo me fui a trabajar a la empresa de mi novio, que hoy es mi marido. El jefe lo destinaron a la central y acabó divorciándose, su mujer no quería moverse de aquí. 


-¿Y el Guti?


-¿Gutiérrez?  Ni idea. Me dijeron en una ocasión, que trabajaba como administrador en una explotación agrícola cerca de Salamanca propiedad de una persona de gran alcurnia. Conociéndole como lo conocimos aquella noche no quiero ni pensar…. ¿Por cierto?  ¿Contaste  alguna vez lo que vimos?


-Nunca lo conté compañera, ni lo conté ni pienso contarlo.  
¡¡ Llevátelo a papel !!

26 comentarios:

  1. Hay más "Guti" de lo que pensamos, son gente que no llaman la atención, pero que tienen vidas apasionantes e interesantes, muchas veces las apariencias si engañan...

    ¿Y tu que sabes de Guti...?

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Je, je...si es que no hay que dejarse
    engañar. Yo creo que más de uno tiene una vida más interesante de lo que muestra, por así decirlo.
    Yo he conocido algún que otro "Guti" (mujer y hombre).
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Shh, pues yo no pienso decir ni pío. Buena, esta caballero.

    ResponderEliminar
  4. Hay que saber guardar los secretos. Ese Guti sabía lo que se traía entre manos...
    Saludos a voces, Naranjito.

    ResponderEliminar
  5. Naranjito amigo, más de un jefe se merecía tener a un Gutierrez, a ver si aprenden a vivir y dejar vivir a los demás.

    ResponderEliminar
  6. Precioso blog, lo acabo de conocer y me he registrado como seguidor.
    Desde la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea, te deseamos de todo corazón Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo, con la felicitación que hemos creado en nuestro blog.
    http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  7. Mi querido Naranjito, ¡que poco tiempo tengo para disfrutar con tus relatos!.
    Me he perdido algunos, pero pienso ponerme al día, aunque no los comente yá. Este me deja un regusto en el estómago entre el placer y la tristeza, pero me ha hecho pensar y reflexionar...¡qué poco conocemos a los demás! de sus vidas, de sus andanzas... en fín...así es la vida. Lo diría en francés que queda más mono "se la ví", pero no sé como se escribe.
    FELICES FIESTAS. Un abrazo y mil besos.

    ResponderEliminar
  8. Un genio el Guti. Mientras los demás hablaban, él actuaba.
    Me imagino que hay muchos más Gutis de lo que creemos. Y qué maravillosos compañeros aquellos que lo vieron y callaron, de esos sí que hay pocos.

    Me encantó tu historia, Naranjito, como siempre, estupenda :)

    ¡¡FELIZ NAVIDAD, QUERIDO AMIGO!!

    CON MIS MEJORES DESEOS Y MIS MÁS CÁLIDOS ABRAZOS PARA TODA LA FAMILIA.

    ResponderEliminar
  9. Que listo el Guti. También yo he conocido a algunos como él en el trabajo. Yo también recuerdo mis almuerzos o cenas de empresa... ainssss me has llenado de nostalgia.

    Quiero desearte muy Felices Fiesta para ti y tus seres queridos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Hola amigo feliz 2012, éxitos y que todo te salga excelente, te invito a ver un texto mío titulado "Histeria del 2012", está publicado en el Blog de Boris Estebitan.

    ResponderEliminar
  11. Naranjitooooooo!!!!
    Mi rata del amazonas y yo t deseamos ati y a toda tu family un feliz año nuevo.Provee bien tu casa de manjares q un dia m voy a pasar para q m inviteis a comer y aver una buena peli de miedo.
    Besos desd la selva.

    ResponderEliminar
  12. ¡¡Vaya con el Guti, las mataba callando!! jajajaja.
    Feliz Año!!.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Ya estoy de vuelta otra vez y con las pilas cargadas, después de las fiestas vuelvo a mi querida bogosfera, poco a poco me iré poniendo al día, un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Mamé, dicen por estas tierras que son unos "suavones". ¿por qué será?
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Querida Susana, mi sufrida esposa dice que los callaitos son los peores, ¿o los mejores?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Ana: solo una princesa sabe guardar los secretos.
    Una reverencia.

    ResponderEliminar
  17. Dyhego, seguro que sigue siendo un prenda.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Trianatrinidad: no des idéas, compañero, no des idéas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Pepe: Bienvenido a la Bodeguita. He visitado varias veces vuestro blog grácias a amigos comunes y seguiré haciendolo.
    Un estrechón de manos.

    ResponderEliminar
  20. Grácias Tortuguilla, yo tambien ando liado ultimamente. Felicidades para ti y los tuyos.

    ResponderEliminar
  21. Liliana: muchas grácias y te deseo lo mejor para el nuevo año. ¿vale felicitar el día 12 de Enero? Bueno, cualquier día puede ser especial
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Verdial ¿tambien guardaste el secreto?
    Un saludo y te deseo lo mejor.

    ResponderEliminar
  23. Boris: muchas grácias y te promero que me pasaré a leerlo.
    Un estrechón de manos.

    ResponderEliminar
  24. Anónimo: varias cosas, la primera: ya era hora que comentaras algo en la Bodeguita y sabes que en una entrada eras protagonista (lo del concierto). Otra: ten cuidaito con el bicho ese que tienes por mascota, recuerda que gata, lo que se dice gata, como que no. Más: las pelis de miedo cuando regrese definitivamente el de Ancona, ahora ando un poco escasillo de pelis.
    Y lo más importante: esto es un blog y no un teléfono movil. Anda guapa que tu escribes tela de bien.
    Grácias por el comentario y felicidades panchita Loreto.

    ResponderEliminar
  25. Gatadeangora: a lo mejor la mataba de amor que falta le hacía a la buena mujer.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  26. Mamé, grácias de nuevo. yo tambien regreso con las pilas cargadas y, lo que es más importante, con ganas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar