domingo, 24 de mayo de 2015

Un viernes en La Fría

Hay una costumbre sevillana, no exclusiva de Sevilla pero muy sevillana, de tomarse una cervecita a eso del mediodía. El mediodía en Sevilla es sobre  la una y media o las dos, o cuando llegue el ultimo colega de la cuadrilla. Y el lugar, bueno hay un montón de lugares y lupanares (de lúpulo, componente básico del líquido elemento amarillito, no seáis mal pensados con mentes calenturientas) donde disfrutar con los amigos y amigas después de una ardua jornada de trabajo. El que pueda, claro, que la cosa está mu cortita. Y como yo vivo en Pinomontano, barrio donde el más tonto hace relojes y encima funcionan, intentaré relatar   lo acaecido días atrás en una zona  de este barrio al norte de la vieja Híspalis.

El sitio es muy concreto y casi todo el mundo lo conoce. Me refiero a la parte de la Fría, a la entrada del barrio según se sale de la SE30 en la rotonda, a la derecha viniendo del polígono Store o a la izquierda si llegas desde el puente del Alamillo. ¿Estamos orientados? Vale, sigo. El lugar siempre está abarrotao, lleno de gente a todas horas. “Crisis? What Crisis” que dirían los ínclitos  Supertramp. Parece un paseo marítimo o el Picadillo Circus ese de Londres. ¿Qué es lo que hay? A continuación, después de una ardua investigación in situ, paso a detallar los  locales que se encuentran ubicados bajo cuatro o cinco bloques de pisos. Empezamos entrando por la rotonda a la derecha.

El Telepizza, después de probar una autentica de Italia, como que no. Un bazar chino tela de grande, con ropa y todo. Un Doner Kebá, a mí me gusta el durúm pero bueno, es cuestión de gustos. Cervecería Los Vázquez, buenas tapitas y no cierra la cocina en todo el día. Cervecería Javi, no tengo el gusto de conocerlo.  Banco de Santander, de esos que hay que entrar de uno en uno y encima para pagar la matrícula de la universidad de los churumbeles. ¡La madre que parió al ministro Wert! Sigo, Cafetería La Marina, no tiene que ver nada con la Armada. Una farmacia, que como estamos mu malitos abre de 9:30 a 23:00, 365 días al año. Alicia, una tienda de artículos de peluquería y a laito Enrique, lo mismo pero en plan masculino. Cervecería La Flía, el sitio en cuestión. Que conste que se llama La Flía  no La Fría como la conocemos todos los amantes de una agradable velada con amigos y amigas degustando una… ¡ya me estoy liando! Un local de periódicos, revistas, bonoloto, primitiva, lotería, etc. Heladería cafetería El Indio, buenos pasteles. Una sucursal de Correos, bueno, ya no está, se ha mudado al barrio de Los Carteros (SIC). Un administrador de fincas ¿en qué barrio no hay uno? Cafetería churrería La Ermita, a mí los calentitos que me gusta son los de la Sofi. El Piccolo, donde te ponen litronas helaitas en cubos de zinc. Cervecería Fabián, con platos de gambas a cuatro pavos. Otro local de periódicos, revistas, bonoloto, primitiva, lotería, etc. Marijuana, no sé a qué se dedican, pero en la puerta hay una foto de una planta mu rara, cáñamo o algo por el estilo, y güele mu bien.  Una tienda de pinturas, no todo va a ser disfrutar, hay que mantener los pisos blanqueados. El Montano, muy buenos helados, pero una jartá de gente a todas horas. Un salón de belleza, para estar guapos y guapas. La panadería de Cipriano. Y  el Rey de la Cerveza para terminar la acera.

Ojú, que jartura. Y todavía no he empezado con la historia. A eso voy. Primero, foto (aún con el móvil)

Foto tomada mu tempranito, a las 12, antes de que empiece a llegar la gente


Os habéis situado ¿verdad?  Bueno, pues estamos en este lugar un viernes cualquiera a eso del mediodía. Se me ha olvidado decir que de aparcamientos nada de nada. O a lo mejor sí. En doble fila. Y un montón de coches. Y con una parada de autobús. ¿Y qué es lo que toca? Pues que de vez en cuando se pasen nuestros protectores del tráfico y la seguridad para denunciar a aquellos coches que estorben la normal circulación de una de las principales arterias del barrio.  La Policía Municipal para que nos entendamos.

Pues este viernes, en La Fría, a eso del medio día estaba una nota tomándose una cervecita con los colegas.  Pelo engominado, patillas cortijeras, pañuelito rosa en el bolsillo superior de la chaqueta, mocasines castellanos en los pies, Aifon6 encima de la mesa, un peluco de los gordos en la muñeca derecha Y un BMW 525 TDS aparcado en doble fila. Y nuestra Policía Local empezó por el Telepizza. Digo “nuestra” porque era una señora agente. Y muy guapa, pero esto último no me lo tengáis en cuenta, es secundario.

Nada que nuestra agente de seguridad, portando un aparatito,  se dispuso a expedir la oportuna denuncia a los vehículos mal aparcados. Ya no hay multas en papelitos rosa escritos a mano, no, ahora es un tiket como los del Mercadona. Y con todos los datos del denunciado. ¡Joé  que modernos!

¿Qué hace cualquier persona normal cuando ve a los agentes/as de la autoridad? Po salir corriendo a quitar el coche. Y a la altura de Los Vázquez estaba nuestra agente cuando uno de los contertulios le dijo al de las patillas. –Quillo, quita el coche que vienen los municipales. –Tranquilo ahora lo quito.

Y nuestra municipala ya se encuentra al laito de la farmacia. –Quillo, que al final te multan. –Que no, que yo controlo.

Y tanto que controlaba. En el momento que la agente se disponía a pulsar las correspondientes teclas (ya estaba junto al BMW) nuestro “amigo” dejó el vaso de cerveza fría en una de las mesas de la Flía junto a otros vasos vacíos  y se dispuso a hablar con la autoridad.

-Perdona agente, es que acabo de llegar con los colegas, ahora te quito el coche. Tú no te preocupes veras como tardo un segundo.

La  rubia agente (esto también es secundario), con mucha amabilidad, con una sonrisa y con mucha educación guardó el aparatito en un bolsillo. Displicentemente se colocó en el centro de la calle y con profesionalidad paró el tráfico para que pudiera emprender la marcha el coche de personajillo. Este metió primera, puso el intermitente izquierdo, se adentró en la calle y se encontró con la agente de frente. Está, sin perder la sonrisa le hizo señas para que parase y le dijo al sorprendido conductor.

-Alto, control de alcoholemia.


Moraleja: Amos a vé, jilipuertas. Si te vas a parar con los colegas a tomar cervecita, primero: no aparques en doble fila. Segundo: si ves a la policía municipal quita el coche rápido. Y tercero y más importante: acuérdate de Stevie Wonder cuando decía aquello de si bebes no conduzcas ¡capullo!



¡¡ Llevátelo a papel !!

16 comentarios:

  1. Definitivamente, er nota, tiene poco seso en el cabeso...
    jajajajajajaajajaja
    Y qué arte la "municipala", oye.
    :)

    Besos, Naranjito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Arte y paciencia. Y esto no es secundario.
      Un besote

      Eliminar
  2. Lourdes lo de la "municipala" lo has dicho tu. Que conste que para mi es secundario, aunque era mu guapa, mu alta, mu rubia, y con dos ...
    Al nota le salió más caro el aparcamiento que las "cervecitas". Bueno, seguro que no las pagó él.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  3. Además de rubia, alta y guapa era "espabilá" (esto también es secundario).
    Lo contrario que el nota, que demostró tener menos seso que un mosquito.
    Ya sabes "En este mundo hay gente pa tó"
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y un poquillo chulillo el nota. Pero fue a dar con una profesional y esto si que no es secundario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Le estuvo bien empleado, por listillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te apuestas algo que el nota repite lo de aparcar malamente?
      Un saludo

      Eliminar
  5. jajajaja muy bueno, y muy buenas todas las descripciones... dan ganas de darse un paseo por alli y tomar algo!

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  6. Genial lo de... ese teléfono que hace fotos... jejeje

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  7. Jajajaja, pero que de arte miarma. Un fuerte abrazo Naranjito y buen fin de semana. @Pepe_Lasala

    ResponderEliminar
  8. La educación es el arma más poderosa que puedes

    usar para cambiar el mundo.

    ResponderEliminar
  9. hay un millón de maneras de lograr un sueño, si no de una manera y luego todavía hay otras maneras de 999.999 que debe probar.

    ResponderEliminar
  10. Espero que con esto haya espabilao el colega, podía haber dicho que salía de la "farmacia". jeje
    En la Fría paro yo dos veces todas las semanas, pero aparco enfrente, en los Mares. A ver si un día coincidimos y nos conocemos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu eres listo, por eso aparcas donde esta permitido y de camino te ahorras 200 pavos de multa.
      Un abrazo.

      Eliminar