domingo, 23 de agosto de 2015

Las musas



 Hola, ¿Qué tal? ¿Bien? Me alegro. Ahora sí que sí. Que estoy inspirado de nuevo. Que La Bodeguita la tengo abandonailla, como casi siempre. Pero como resulta que ya no tengo que poner el aire acondicionado, para hoy esperamos solamente 30 grados Celsius, puedo enchufar el ordenador. Y aquí estoy dispuesto a dar la brasa, a contar batallitas y cosas que se me ocurran. Y tengo tela que contar. Pero vallamos por parte.


A vé. Voy por la calle, veo una situación curiosa y me digo a mimismo: ¡esto lo tengo que contar! Hecho mano de la cámara de fotos y …  , que no me acordaba que no tengo réflex. Po con el celulá. Hago la afotito en cuestión y cuando llego a casa me pongo a aporrerar las teclas. Y cuando llego a casa no sé cómo enfocar la historia. Y cuando llego a casa tengo una jartá de cosas que hacer. Y cuando llego a casa… lo dejo para mañana.

¿Motivos de que no escriba desde hace tiempo? Dos principalmente. Uno que soy mononeuronal como la mayoría de los tíos. Y el otro, que las musas pasan de mí sin yo haberle dado motivos para ello. Lo de la neurona es un problema cognitivo, me explico, mucha información, mucho conocimiento, pero mu floja que está  últimamente. ¿Y lo de las musas? Bueno, pues investigaré en mi amplia biblioteca reunida tras años y años de búsqueda incansable entre librerías de viejo y mercadillos de segunda mano por esas callejuelas de ciudades de medio mundo. Y aquí está un pequeño resumen de mi ardua investigación.

Resulta que las musas, según algunos autores, eran hijas del mismísimo Zeus y de Mnemósine, diosa de la memoria (al final van a estar relacionadas las musas y mi neurona). Había un montón de musas pero me quedaré con tres de ellas. La primera Calíope, musa de la elocuencia, belleza y poesía épica. Hombre, elocuente lo que se dice elocuente no sé si soy, pero vale. Belleza lo que se dice belleza, es cuestión de gustos. Poeta lo que se dice poeta, ná de ná, pero gracias Calíope. Otra, Clío, musa de la Historia. Esta sí, ¿Qué no? ¿Y la de jartá de historias que yo cuento? Gracias Clío. Y la tercera Talía, musa de la comedia y la poesía bucólica. Esta es buena, tela de buena, esta es la que te inspira para tomarte la vida con buen humor. Gracias Talía.

Pues a estas tres preciosidades pienso implorar para que me den ese puntito de inspiración y poder mantener La Bodeguita a disposición de toda aquella persona que quiera entra por su puerta.

¿La Bodeguita? ¡Es verdad! ¡Que no me acordaba! ¡Pero si esto  es un lugar para disfrutar y pasar un buen rato! Con su poquito de ironía y su poquito de conocimiento cultural, que siempre viene bien. Y para disfrutar, un gintoni con la ginebra esa que destilan en Carmona y tónica, nada de florecitas y tontería que le ponen ahora. Y para disfrutar, buena música, gracias Euterpe, musa de la música. Y para musas, Haley, Morgan y Ariana.

Aquí os dejo el video, y como estas Postmoderm musas me han dado una mijilla de inspiración, mañana cuando venga de pelarme, que ya toca, empiezo con mis historias.





                   

¡¡ Llevátelo a papel !!

4 comentarios:

Maria Eugenia Arias Lozano dijo...

sin palabras..

Naranjito dijo...

Lo mismo me pasaba a mí.
Un abrazo.

Dyhego dijo...

Bonita música para escucharla con una bebida y una buena compañía.

Naranjito dijo...

Y en plan tranquilito.
Un saludo