jueves, 22 de octubre de 2015

El Consenso

Tenía una entrada prevista para estos días pero, como mis vecinos bomberos, no han encontrado un hueco para, según ellos, hacerme un regalito por la entrada sobre el zoo, paso a contar una de mis historias. Que conste que lo anterior no es una exigencia, ustedes tranquilos que ya me pasaré el domingo a ver si cae.

Hoy toca sobre como escoger el nombre para nuestros hijos. Y nosotros lo teníamos muy clarito.

Lo primero que decidimos, ambos dos, era que los nombres no tendrían nada que ver con nuestras familias. Por ejemplo, a mí me gustaba el nombre de Ignacio para nuestro churumbel mayor, pero resulta que mi abuelo paterno se llamaba Ignacio. Así que nanai de la china. Ni Ignacio, ni Iñaki, ni Nacho. Francisco como mi suegro tampoco y menos Carmelo como mi padre. A ver qué nombre le ponemos al niño. Y por supuesto, Carlitos como un servidor, ni se nos pasó por la cabeza.

Pues resulta que un buen día, estando en la cola de la caja del Hipercor  escuchamos a una buena señora decir a voz en grito: ¡Víctor, deja de coger chucherías que ya tienes bastante en el carro!
Oye, que nos gustó Víctor. Mi mujer me miró y me dijo aquello de mira que nombre más bonito. Decidido, si tenemos un hijo lo llamaremos Víctor. Y así fue, meses más tarde estábamos bautizando a un precioso niño con una mata de pelo castaño a estilo Pumuki, en la Parroquia de San Román. Esto último no es secundario. Los que sois de Sevilla podéis poneros en situación geográfica. Sigo.

Bueno, ahora a por la parejita. Y la parejita vino. Y antes de que mi señora esposa estuviese embarazada, ya sabía ella que traería a este mundo una niña. Y  teníamos que decidir el nombre para nuestra pequeña. Buscamos un nombre sonoro, cortito, fácil de pronunciar y que no tenga relación con los familiares. Y se nos ocurrió Paula. Y, otra vez, meses más tarde, estábamos bautizando a una preciosa niña con una mata de pelo color caoba, en la Parroquia de San Román. ¿Sabéis dónde está la Parroquia de San Román, de donde hace unos años salía la Hermandad de Los Gitanos? La Hermandad de Los Gitanos que junto con la del Calvario eran las hermandades de mi suegro Paquito. Los de Sevilla seguro que lo sabéis y los foráneos tranquilos que ya os enterareis de que va todo esto.

Está claro como escogimos los nombres, ambos dos, mi señora y un servidor. Fue por consenso marital, nada que ver con nombres de familiares, compadres y amigos. Nada que ver con que la abuela de mi esposita se llamase Victoria, nada de nada. ¿Y la niña? El nombre de nuestra hija no tiene nada que ver con que mi mujer, cuando era una rubilla canijilla y chiquinina viviera en la calle Pasaje Mallol. Y nada tiene que ver que desde su ventana escuchara los cánticos de laudes, maitines o vísperas, del vecino Monasterio de Santa Paula.
 
Foto tomada de la página del Monasterio de Santa Paula

Información para los amigos de otros lares: ¿la Parroquia de San Román? Al  laito del Pasaje Mallol. ¿Y el Pasaje Mallol? Al laito de Santa Paula donde las monjas siguen con sus cánticos. ¿Dónde nació mi señora esposa y jugaba con sus amigas a la comba, al cojé y a otras cosas de niñas bajo la atenta vigilancia de su abuela Victoria? Pues sí, por la zona de Enladrillada, Sol, Peñuelas, Los Terceros, Bustos Tavera,  ¡vamo, al laito de San Román y Santa Paula!


Lo que yo diga, la mejor forma de escoger el nombre a un hijo o hija es por consenso.


¡¡ Llevátelo a papel !!

21 comentarios:

  1. ¡Eso, eso, por consenso, que es pa toa la vía!
    Salu2, naranjito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo bueno que los niños no han protestado, de momento.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. A ninguno de mis tres hijos le quise poner mi nombre.
    Al mas pequeño (ya casi Cuarentón) se le puso Víctor .

    Un Saludo Amigo Naranjito

    manolo
    .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que nombre más original, jeje. Por cierto ya contaré cuando celebramos las omomásticas de nuestros hijos. Todo un dilema.

      Eliminar
  3. Siempre por consenso miarma. Y menos mal que el nombre que escuchasteis en el Supermercado fue Víctor, que si llegáis a escuchar otro, tela. Zona con mucha solera la de San Román. Mucha casta y mucho arte. Ahora también está ahí "Los Caballos". Un fuerte abrazo y buen fin de semana @Pepe_Lasala

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mi señora esposa (tengo que tener cuidado porque ahora tiene una tablet de esas y a lo mejor se pasa por aquí de vez en cuando) me dice que no se olvida de La Cena, La Hiniesta, La Trinidad, Los Servitas y por supuesto, sus Gitanos. Naciendo en esa zona, ¿adivina quién me enseñó los entresijos de nuestra Semana Grande?
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Amigo Naranjito, vaya que si han sido elegidos los nombres de los niños de mutuo acuerdo, vamos que tu parienta los eligió al voleo.Por otra parte, anda que la muchacha se crio en Munich o Manchester por las que jila.Un fuerte abrazo para ti y un beso para ellla.

    ResponderEliminar
  5. Y después se mudó Al Final de la Palmera, casi ná. Veras que naciendo en ese barrio lo de los nombres lo tenía claro desde siempre. Bueno pero fue por co.. senso. ¡Como para protestar!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Oye, pues a la próxima le ponéis Lourdes, que es un nombre la mar de bonito.
    :)
    Eso sí, por consenso, por consenso...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por consenso dos nombres preciosos. Muchas gracias por tus palabras en el Blog de Manolo.
      Me haces reír con tus expresiones tan naturales, ese salero andaluz que no falte. He tenido un mal verano y ahora me está pasado factura.
      Un abrazo Carlos, otro nombre precioso.

      Eliminar
    2. Veras, es que si le ponemos Lourdes rompemos el consenso. ¿Sabes como se llama mi señora esposa? Exactamente, igual que tú.
      Un besote.

      Eliminar
    3. No creas, Airblue, soy un sevillano esaborío y malaje, según dicen algunos ¿amigos?. Un abrazo a a seguir palante

      Eliminar
    4. ¿Y cómo sabes mi nombre?......

      Eliminar
    5. Querida Airbus, la verdad es que no sé tu nombre. Con mi afán de responder a todos los comentarios puse la contestación al de la buena "diablilla" Lourdes debajo de tu contestación. ¡Ojú que lío! Bueno, que eso, que mi parienta se llama Lourdes y si tu también te llamas así, el próximo 11 de febrero te enviaré un ramo de flores virtual.
      Un abrazo.

      Eliminar
    6. Ja,ja,ja,ja, no me llamo así. Te doy una pista:. Hay un barrio muy conocido en Sevilla que lleva mi nombre.

      Eliminar
    7. Airblue: ¿Santa Clara? ¿Begoña? ¿Candelaria? ¿Triana? ¿Santa Cruz? ¿Los Remedios? ¿El Carmen? ¿Santa Aurelia? ¿Santa Catalina? ¿Consolación? ¿Encarnación? ¿Santa Genoveva? Tranquila, también tenemos El Tardón, El Tiro de Linea, Rochelanbert, Los Pajaritos, Las Letanías, Los Carteros, El Cerro, La Alfalfa...
      Seguro que acerté. Un abrazo.

      Eliminar
    8. Si, acertáste, ja,ja, pero no es Tardón, ni Carteros.

      Eliminar
  7. casi siempre por consenso.. o por lo menos eso dice siempre el que elige ajaj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre dice LA que elige. ¿a que si?
      Un beso.

      Eliminar
  8. Y yo que pensaba que tu hijo se llamaba Naranjito.

    Está muy bien eso del consenso en los nombres. Nosotros no siempre lo hemos conseguido. Cabe el riesgo de que buscando consenso al final se le ponga un nombre que ni fu ni fa para ninguno de los dos ... y si le añades la posibilidad de que el nombre tenga traducción al catalán ...

    Los Gitanos. Un tío mío (el que me hizo sevillista) era de la Cofradía y recuerdo haber ido de niño a verlo salir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es Naranjito pero solo por parte de padre. En eso no pude escoger. ¿Tu tienes un tío hermano de los Gitanos que te hizo sevillista? ¡Desde luego que hay gente pa to!.
      ¡Si hasta D. Rafael Gordillo ha sido costalero de esta Hermandad!
      Ya te vale.
      Un abrazo.

      Eliminar