martes, 22 de diciembre de 2015

Con un poquito de alegría

 Ahora que tengo un ratito y aprovechando que mi hijo me está reformando  La Bodeguita, voy a ver si puedo felicitar las fiestas. La verdad es que yo no soy mucho de Navidad. Me gustan entre otras cosas, porque en estos días, cuando llego a casa, me encuentro a mi señora esposa y mi hija, ambas dos, sentaditas en el sofá, tapaitas con la ropacamilla, con un cuenco grande lleno de palomitas y disfrutando de una peli de mujeres. “Ya estas callaíto, deja los zapatos del trabajo en la terraza, te duchas y la cena la tienes en la cocina”

También me gusta porque tengo tiempo para hablar con mi hijo que, como no es futbolero, no nos queda otro remedio que solucionar los problemas del país y despotricar sobre el Rajoy, el Sánchez, el Rivera, el Coleta, la Susana, los del Pacma, la puñetera ley D´hont, que no nos ha tocado la lotería, que me tienes que dejar el coche, que si viste el ultimo de Daredevil, que como no llueva veras la gente del campo, que no te enrolles que me tienes que dejar el coche, que… de todo eso que habla un padre con su hijo cuando tienen oportunidad.

Es un tiempo para estar en familia. Un tiempo para darle una pataita en los cataplines a un puñetero año al que le quedan dos telediarios y tener esperanza que el próximo sea venturoso y lleno de dicha (que cursi me ha salio esto)

Seguramente, dentro de unos días, haré un viajecito de placer a un sitio tela de lejos. Tan lejos que es inversamente proporcional a las ganas de cámara réflex, lo que significa que el gordo de la cocacola y la barba blanca que se pasea en un carricoche tirado por unos ciervos mu raros, no se va a comportar este año tampoco. ¡Será mamón!

Pero antes de emprender ese viaje me gustaría felicitaros las fiestas, el solsticio de invierno o lo que celebréis  y desearos lo mejor, esta vez sin cursiladas.

Y para desearos felicidades, nada mejor que una buena tanda de villancicos de por aquí abajo. Este video me lo encontré por casualidad, ya tiene unos añitos, pero suena tela de bien y le da ese puntito de alegría y buen rollo que tanta falta hace.  No sé de donde son estos Jóvenes Flamencos de la Peña, me parece que de tierras gaditanas, da igual, lo importante es reunirse un grupo de amigos y disfrutar lo que se pueda. Las voces fantásticas,  incluso las dos espontaneas que salen a bailar tienen to el arte.

Lo dicho, que un servidor y mi familia os desea, a todos los lectores de La Bodeguita,  unas felices fiestas y un nuevo año lleno de deseos cumplidos.



                     


D.E.E. El Quillo también se apunta a las felicitaciones, además este año está muy contento porque a estas alturas del mes, aún no se ha escuchado ningún petardo, cohetes y otras cosas por el estilo.


¡¡ Llevátelo a papel !!

6 comentarios:

Dyhego dijo...

Espero que, por fin, los Reyes Magos te traigan tu cámara.
Feliz navidad y mejor año a ti y a tu familia, Quillo incluído.
Por cierto, ¿tenéis todavía el criadero de langostinos?
:)

Feliz Navidad, Naranjito.

Airblue dijo...

Como siempre me lo paso fenomenal leyéndote y eso que no te gusta que te alaben ese gracejo andaluz.
No creas que me gustan estas fiestas...cada año menos además me las paso en la cocina porque hijo, todo el mundo viene a mesa puesta !!!!
Me han tocado 10 euros y no los voy a malgastar.
Feliz Navidad para ti y los tuyos amigo.
Me llamo Mª de los Remedios, pero solo Manolo y ahora tú lo sabéis. No me descubras.

manolo dijo...

Por aquí tampoco se han oído petardos.

manolo
.

Naranjito dijo...

Gracias Diego, la diferencia entre un langostino y las gambas de mi hijo es de 100 mm a favor de los langostinos.
Felices fiestas que aún quedan.

Naranjito dijo...

Manolo creo que los están reservando para el 31
Un abrazo

Naranjito dijo...

Airblue, !10 euros! ¡Igual que a mi! y más contento que un cochino en un charco.
Un abrazo.