jueves, 1 de febrero de 2018

Injusticia con Julián Muñoz

Hoy quiero protestar enérgicamente por lo acaecido días atrás con la persona de Julián Muñoz, antiguo regidor de la ciudad de Marbella. Un poquito de antecedentes:

Este señor, aparte de ser la expareja de una insigne tonadillera, bueno dejémoslo en tonadillera, fue investigado, imputado, juzgado y condenado por el saqueo del municipio de la Costa del Sol malagueña. Hoy en día aún tiene causas pendientes pero eso es otra historia de las de nunca acabar. Resulta que estando en la trena este buen hombre enfermó y sus abogados aduciendo su mala salud, solicitaron que le sea concedido un régimen penitenciario especial para pasar sus últimos días disfrutando de libertad. Dos o tres telediarios decían que le quedaba.

La autoridad competente en la materia se compadeció y le otorgó el correspondiente permiso. Eso sí, le colocó una pulserita telemática para tenerlo más o menos controlado. Y el resultado fue mano de santo. La enfermedad terminal remitió y la salud le brotaba por todos los poros de la piel.

Y ahora la injusticia cometida con él.

Lo han metido de nuevo en la cárcel. Y la escusa es de lo más tonta que se pueden inventar. Tonta y falta de fundamento jurídico. Estoy empezando a pensar es que le tienen manía y  lo quieren quitar de la calle. Resulta que la mencionada autoridad competente le ha suspendido todos sus derechos adquiridos y lo ha devuelto de nuevo a prisión por ¡bailar sevillanas!

Aquí el video:



Amo a vé autoridad competente tu ¿de dónde eres? ¿De Zimbabue? ¿Bailar sevillanas? ¿Esto es bailar sevillanas? ¡Enga ya!  Esto es lo que hacen muchos hombres bajo el influjo del rebujito, mucho rebujito y quieren ronear a una rubia o una morena, depende de la que se atreva. Pero de bailar sevillanas ná de ná. Decid que hacía el ridículo, que debe pasta y no la paga, que estaba de juerga a las cinco de la mañana, lo que quieras, pero esto no es bailar sevillanas. Y lo dice un sevillano que no ha bailado una en su vida, ni siquiera jarto de rebujito u otras bebidas espirituosas.

Y con objeto de asesorar una mijilla, y para que conste y surta los efectos oportunos con el fin de subsanar este tremendo error jurídico, aquí comparto un video donde se puede apreciar cómo se debe  bailar sevillanas.  He escogido unas sevillanas tranquilitas, nada de las corraleras, boleras, rocieras, clásicas, etc., no quiero liar a sus señorías.



Enga, que este tío no estuvo bailando sevillanas, a ver si podéis arreglar el auto y ponéis otra cosa que después la gente se cree que este maravilloso baile es “eso” que hace Julián Muñoz. Y encima, cuando entró de nuevo al trullo, le dieron taquicardias. Digo yo que no será por los quiebros, requiebros y zapateaos que se pegó ¿no?


Bueno, esto último es un poquito de ironía por mi parte.   



¡¡ Llevátelo a papel !!

8 comentarios:

Susana A dijo...

A fresco no le gana nadie. Un beso.

mari carmen garcia franconetti dijo...


¿Y los cardiólogos qué? En fin, suma y sigue...

Un abrazete.

Ester dijo...

Este tipo de noticias hay que contarlas con ironía, de lo contrario nos enojamos y no es bueno para la tensión, Nos paso con un etarra asesino que tambien se moría pero que al salir de la cárcel se recuperó, si es que la libertad es muy sana, pena que los asesinados no la puedan disfrutar ni los dineros se hayan recuperado. Un abrazuco

jfbmurcia dijo...

Pobre hombre. No puede ya ni sacar la basura...Más que nada por si le decomisan las bolsas.

Tracy dijo...

Lo que me "he podío de reir" , pero la sevillanas me las he tenío que imaginar porque no se ven.
Jajajajajaja que Dios te conserve esa gracia MIARMA

Mara dijo...


Ja, ja, ja, aún me estoy riendo Naranjito. No sé bailar sevillanas pero me pareció que realmente aquel baile quedó muy flojo, muy flojo. ¡Me ha encantado el video, ESO SÍ ES BAILAR SEVILLANAS Y OLÉ! Un abrazo.

Dyhego dijo...

¡No hay color entre un baile y otro!
Salu2 con retraso, Naranjito.

Airblue dijo...

Qué demonios te ocurre??. estamos ya en abril y no hay señales tuyas. Lo que espero es que te encuentres bien amigo.
Enga, anímate.