domingo, 30 de octubre de 2011

La pastilla de Flota





Llegas a casa después de una “dura” jornada de trabajo, te vas del tirón a la ducha, compruebas que la botella de butano tiene suficiente cantidad para calentar el agua ya que siempre se acaba cuando te estás duchando y al lío. Joé , no hay gel de baño. Gel de baño de hombres que en mi casa tenemos de dos clases: el de mujeres y el de hombres (cuidadito con usar los potingues de las féminas). Llamas a tu sufridora esposa y esta, con su güasita sarcástica te contesta: -¡Niño! si no tienes gel de baño con aloe vera y bífidus relajantes usa la pastilla de jabón Flota, ¡el de toda la vida!

Pues sí, el de toda la vida. ¿Qué no os acordais? A lo mejor en otros lugares del mundo no tienen la suerte de conocerla, pero en mi desconocida España todo el mundo que tiene cierta edad, seguro que se acuerda de ella. ¿Qué no? Haber:

No existía un taller de reparación de coches, motos, bicicletas, frigoríficos,  herrería, carpintería, o cualquier otro establecimiento que tuviera o tuviese la necesidad de lavarse las manos, que en su lavabo no apareciera la pastilla de jabón Flota.

Los mineros, mi añorado padre entre ellos, se quitaban la mugre de la mina refregándose con ganas todo el cuerpo. El olor a limpio cuando me cogía en brazos después de la dura jornada lo sigo recordando.

Y en las casas de vecinos, en los lavaderos, con sus pilas y restregadores, todas las vecinas tenían una pastilla de Flota. Dale que te pego restregando durante muchas horas y hablando y “criticando” sobre todo lo humano y divino.

En cualquier casa había una. ¿Su uso?, múltiples. Lavar la ropa. Lavar el suelo. Lavarse las manos. Sacarte de un atolladero cuando vas a una comunión y aparece una mancha de última hora. Incluso hay quien las usaba para ahorrar agua y al mismo tiempo higienizar la cisterna del inodoro; al fin y al cabo son 225 centímetros cúbicos menos de agua que se gastaba y encima limpiaba cada vez que tirabas de la cadena. No voy a decir nada de las “amenazas” de algunas madres: -¡como sigas diciendo palabrotas te lavaré la lengua con la pastilla de Flota!

Mi Yaya (apodo cariñoso de mi tía Monte, andaluza de pro, pero que vivió casi toda su vida en la magnífica tierra catalana), a sus 91 años la sigue usando. -Carlitos, hijo, yo para lavar la ropa uso jabón líquido, suavizante, activador y todos esos productos modernos que existen hoy en día. Pero para los rincones uso la pastilla de Flota. ¡No veas como se quedan de limpios! -Pero Yaya, ¿no me digas que te tiras al suelo, con tu edad, para limpiar los rincones? –Po claro sobrino ¿por qué te crees que está tan limpio el suelo?

Bueno, que la pastilla de Flota se sigue fabricando (doy fe de ello). Mejor, se sigue haciendo. Ahora viene con un traje de plástico que  la envuelve, cosa de las normas internacionales. Y con una etiqueta a través de la cual nos enteramos que, entre otras cosas, contiene tensioactivos no iónicos, policarboxilatos, zeolitas, tensioactivos aniónicos, perfumes y blanqueantes ópticos. Más o menos lo que yo digo: ¡un cuarto de kilo de jabón de toda la vida! Y encima patrocina al Equipo Paralímpico Español.

Quien te ha visto y quién te ve Pastilla de Flota, perdón, Detergente Multiusos.

Ahora os dejo, que resulta que mi amigo Luismi tiene una reunión de comunidad el próximo día 31 de Octubre, coincidiendo con que han organizado una fiesta de disfraces para ese día. Es que por lo visto es “jalogüin”.
¡¡ Llevátelo a papel !!

19 comentarios:

  1. muy bueno Naranjito.
    Muy bueno.
    ¿Te acuerdas de la pastilla del Lagarto?

    Me tenías preocupado, No dabas señales de tu blog.
    Veo que sigues bien.

    Naranjito, pincha en mi imagen.
    No, no es Vudú ni nada de Hallowey.
    Tu hazlo.
    Gracias. manolo

    ResponderEliminar
  2. Por eso has tardao tanto en volver con otra entrada de las tuyas. Te estaban dando un flete de mil pares de coj.....
    Ole la gente limpia.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Querido Manolo: vudú no es precisamente lo de pinchar en tu imagen, es un placer. Sigue con tus historias.
    Un estrechón de manos bien apretao.

    ResponderEliminar
  4. Grácias Paco, y la pastilla todavía esta dura. Ojo, he dicho la pastilla de Flota.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Naranjito,
    ya me quedo más tranquilo sabiendo los ingrediente de la pastilla "Flota". También recuerdo haberla visto por mi casa, junto al norit del borreguito, el azulete, el aceite colorao y el jabón en escamas lagarto, jajaja.
    ¡Eso de que se me acabe la botella de butana cuando estoy en la ducha me pone de una mala follá...!
    Yo me he lavado más de una vez la cabeza con el mistol, que como es antigrasa, te deja los pelos más suaves y más ultraligeros, sin necesidad de oxiáxions ni pollas en vinagre.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Por lo visto el jabón "Flota", debe haber sido el contemporáneo del jabón "Pinche" en Argentina, del año del moño. Pero todavía me acuerdo cuando alguien decía "con lo único que sale la grasa es con Pinche", además raspaba como una caja de fósforos...

    Me encanta tu historia, Naranjito, espero que te hayas podido bañar, jajajaja

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Naranjito, todavía estoy esperando la entrega de la tercera parte de la historia de Rafael, el tipo del anuncio...
    Quiero saber qué pasó ¡qué intriga!

    ResponderEliminar
  8. Pues sí, sí, entre la pastilla "Flota" y el jabón "Lagarto" estábamos más que arreglaos...
    jajajaajajaj

    Besosss!!

    ResponderEliminar
  9. ¡AY! mi Naranjito, ¡que delicia de recuerdo! el flota, el jabón verde. el saquito, el tutú, el omo, etc.
    Te echamos de menos, amigo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Que arte hijo, y cuanta razón tienes. La pastilla de flota es mejor que una multiusos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. A mí me lo han contado, pero nunca he llegado a verlo. Sí me he duchado con jabón lagarto, trmendo perfume a glicerina que tiene… El médico te lo mandaba cuando estabas con varicela y eso.
    Lo que no sé si recordarás, es cierto champú que había, recomendado para mujeres morenas; champú de brea. Mi madre siempre dice que lo odiaba, que se le metió el olor en la nariz en la infancia… Lo malo fue cuando vió que lo comercializaban, y me lo compró, porque decía que a pesar de todo dejaba un brillo muy bonito en el pelo oscuro. Lo habrían modernizado, incluso le pusieron un tapón rosa, pero aquello era tan desagradable como mi madre recordaba; negro y con un olor a neumáticos que echaba patrás a cualquiera…
    Sufrí un trauma de niña de los sesenta en plenos noventa, que dura es la vida…

    Kisses

    ResponderEliminar
  12. Dyhego, tranquilo, que al final lo que contiene es lo mismo que toda la vida, pero con estos nombre como que parece que lava mas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Querida Liliana, conseguí ducharme pero con gel del bueno. Mi esposa lo tenía guardado en el lugar de siempre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Liliana, la historia de Rafael merece hacerla despasito, despasito. Es que hay mucho que contar.
    Pero no te preocupes que ya la contaré.
    Otro abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Lourdes ¿Por que será que se siguen fabricando? Haber si es que son buenos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Tortuguilla, el Flota, el Saquito y el Puntomatic, primos hermanos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Querida Verdial, se nota que tu la has conocido tela de bien.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Querida Gatilla, lo del jabón de brea no lo conocía. Espero que mi mujer no se entere que si no, seguro que me lo compra cuando quiera hacerme la puñeta. (esto último es una broma, ¿vale?)
    Un kiss para tí de parte del Quillo.

    ResponderEliminar
  19. What a stuff of un-ambiguity and preserveness of precious know-how about unexpected emotions.


    Here is my web blog :: click here

    ResponderEliminar