domingo, 27 de noviembre de 2011

¿Te echan de menos?







¿Tú crees que te echan de menos?  Posiblemente. Pero no sé. Viendo a tu hermana y a tu gato un domingo por la tarde, plácidamente, durmiendo su merecida siesta, pienso que están soñando con lo lejos que queda el lunes. Quizá estén soñando con el examen que tiene Paula el martes y tu gato sueña con las gambitas que le da tu madre. O a lo mejor sueñan que a última hora entrarás por la puerta  y nos saludaras a todos.
Bueno, lo más seguro es que estén tan agustito, tan calentitos, que ni siquiera se acuerdan de ti. Mentira cochina, tío. Te echan un taco de menos.

En serio, Víctor, están pensando en el día que regreses a casa para pasar tus vacaciones en familia. Como el turrón, vuelve, a casa vuelve por Navidad; o como las muñecas de Famosa, las muñecas de famosas se dirigen al portal...  

Tu madre y tu hermana están muy orgullosas de tenerte en tierra del ínclito Berlusconi (peaso personaje) continuando tus estudios. No está lejos ni ná Ancona; en la Marche de Italia. Si cuando estabas en Huelva, a poco más de cien kilómetros de casa, para tu madre eso era un mundo, ahora que estas en el extranjero, ni te cuento. No quiere hablar contigo por el Skipe o como se llame el programa ese en el que te vemos por el ordenador. Dice que te ve muy mal; por favor quita la ropa colgada  en la puerta secándose y aféitate para que te vea guapo, Yo le digo que es por el tema de los pixeles y la resolución de la cámara, pero tu madre no traga. Aprovecha el tiempo, aprende italiano que para algo servirá. Saca buenas notas. Estudia, estudia y estudia. Deja de visitar Venecia, deja de ir a Bolonia, ni se te ocurra pisar Roma, tampoco cruces el Adriático y te des un garbeo por Croacia. Solo estudia, estudia y estudia. Que ya vemos en la tele lo que hacen los estudiantes de Erasmus por Europa.

Los morritos que se ven en la foto son los de tu hermana. He tenido que recortar un poco la imagen porque  cuando   se dió cuenta que iba a publicarla se volvió una mezcla de la niña del exorcista  con la Carrie mosqueada en la fiesta de fin de curso y me dijo eso de ¡ni se te ocurra!. Ya la conoces.   Pero tranquilo, que tu habitación la cuida muy bien. Ella y tu madre la están utilizando como trastero. Lo siento tío, la aventura extranjera es la aventura extranjera y tienes que pagar el peaje correspondiente. Que conste que yo no he metido ningún trasto mío en tu cuarto. Y el acuario lo tienes lleno de agua, sin peces pero lleno de agua.

El gato, bueno, por aquí anda.  Cuando te escucha, aunque no te vea en la pantalla, se vuelve loco buscándote por toda la casa. Prepárate que cuando vuelvas a dormir en tu cama tendrás un compañero nocturno y por fin me dejará a mí tranquilo.

Yo también te echo de menos. Fíjate  que te tengo preparado un enchufe nuevo para la entrada de casa (es que tú sabes que yo para cambiar una bombilla tengo que desconectar los plomillos, perdón, los magnetotérmicos que para eso estás estudiando ingeniería eléctrica), la fuente de alimentación de tu viejo ordenador quiero que me la mires porque no funciona muy bien. Tenemos unos cuantos capítulos de nuestras series favoritas pendiente de ver, aunque sean subtituladas. También en la Bodeguita quiero hacer unas reformillas: una nueva cabecera, un icono para imprimir las entradas y un montón de cosillas más.

Bueno, po eso, que regreses pronto, que aunque los pocos días que estés con nosotros seguramente los pasaras en compañía de una guapísima carmonensa, ¿tú sabes que en Carmona vivió durante dos meses Don Miguel de Cervantes en calidad de Comisario de Provisiones de la Armada Invencible? (Papá no te enrolles), perdón hijo, que te dejo, que estudies, que tu madre, tu hermana, Laura y yo te echamos de menos.

Se me olvidaba, el mamón de tu gato también te echa de menos. ¿No ves con los ojitos que te mira?

Tu madre dice que comas, que te abrigues, que te afeites, que....



¡¡ Llevátelo a papel !!

13 comentarios:

L.N.J. dijo...

Sólo se me ocurre dejarte un beso, o dos, tres; más de ellos por esta entrada tan tierna.
Espera, que tengo más guardados para cuando los necesites...

manolo dijo...

Que duro es tenerlo tan lejos.

Pero es para su bien y vive su vida. Esto es como la mili, lo espabila y lo hace un hombre. Bueno hombre ya lo es y con ganas de triunfar.

Les deseo a él y a ustedes, lo mejor y que coma el turrón en casa.

Saludos manolo

MAMÉ VALDÉS dijo...

Entrañable entrada y no te preocupes las navidades están aquí ya, por lo menos eso es lo que dice El Corte Inglés... Un saludo.

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

No soy capaz de publicar, ya me ha pasado varias veces que he venido por aquí.
Bueno vamos a probar otra vez.

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

¡¡¡Albrisias!!!
Que te decía que no te preocupes, que estudiar no estudiará mucho pero de "aquello" se jartará.
Ya están aquí las vacaciones y pronto lo verás.
Un abrazo

Liliana G. dijo...

Aaaaaaaaay, Naranjitooo!!! Escribí un comentario largo y se me borró todo...

Bueno, ahora te haré una síntesis: te decía que lo bueno es que los hijos siempre vuelven y siempre es una fiesta recibirlos.

Tu entrada es una ternura.

Un beso grande.

El Naranjito dijo...

Grácias niña Lou, si te dijera que en la intimidad soy de lágrima facil no te lo creerías.
Un beso para tí.

El Naranjito dijo...

Grácias Manolo. !No queda ná para Navidad!. Pero bueno lo tendremos pronto por aquí que es lo importante. !Ah! y que aproveche el tiempo.
Un saludo.

El Naranjito dijo...

Grácias Mamé. ¿Tu te imagina en "nuestra época" de estudiantes eso de la becas Erasmus. Europa sería otra cosa hoy en día. ¿Una pica en Flandes? uy uy lo que hubieramos hecho.
Un abrazo.

El Naranjito dijo...

Faly, no te preocupes por los comentarios, a mí no me deja ni hacer comentarios en "mi" Bodeguita. Espero que se "jarte" pero que estudie. Hasta hoy ha sido un chaval "muy aplicaito" y responsable.
Un saludo D. Rafael.

El Naranjito dijo...

Grácias Liliana, aunque hoy en día las distancias se miden de otra manera, !joé! que lejos está Italia.
Muchisimas grácias.

Dyhego dijo...

Orangetto:
que venga prontino il tuo piccolino figlio. Sicuro que en cuanti entre en la tua casa, la sua presenzia darà molta più claritá, iluminazione e electrichità que tutte le bombille.
Molte salutazioni, caro Orangetto.

El Naranjito dijo...

Dyhego ni yo mismo lo prdría haber dicho mejó.
Saluti per té.