lunes, 11 de agosto de 2014

La receta del Güaylei



  Mi mujer hace tiempo que no lo hace, asi que he rebuscado por interne una foto parecida


Como dije en la entrada anterior os comentaré algo sobre la receta del Güaylei. Puntualicemos para que no me metan un puro los irlandeses propietarios de  un brebaje parecido a base de whisky y crema de leche que, creo, su nombre empieza por BA I termina por LEYS. A ver Güaylei es lo que hace mi mujer, gracia a una receta que se ha trasmitido de amiga a amiga en la puerta del colegio mientras esperan con ¿ansia? la salida de los respectivos churumbeles. Reitero que no tiene nada que ver con ese licor espirituoso que viene en una botella marroncita. O a lo mejor sí.

El caso es que de vez en cuando  mi parienta se pone manos a la obra y nos obsequia con tan sabroso elixir. ¿En qué ocasiones? Por ejemplo: -Este sábado vamos a casa de mis primas que tienen organizada una barbacoa. Quieren que lleve Güaylei para después de comer, mientras los tíos lloráis con el Betis y reposáis la carne, si podéis, jejeje, Otro ejemplo: -Este fin de año lo celebramos en casa, vendrán algunos vecinos ¿preparo Güaylei?

Dejemosno de barbacoas y centremosno en fin de año. Fin de año, Navidad, Reyes Magos, unas fechas en las que hace años, unos cuantos, en casa no faltaban alguna que otra cestita regalo que algún que otro proveedor nos regalaba a los pocos empleados que componíamos mi anterior curro. Pelotas que eran, pero que les vamos a hacer, si ellos eran felices con las ofrendas nosotros también. Que conste, y repito que de esto hace ya muchos años, que yo trabajaba en el sector de las artes gráficas, no en mi actual empresa, ¿vale? Hoy en día de regalitos a los operarios por parte de los proveedores ná de ná, y eso que solo somos 700.

Las botellitas eran un tanto peleonas. Algunas manzanillas no valían ni para el rebujito, pero a caballo regalado… Eso sí, los de Viladecans se comportaban. Todo de calidad y muy bien presentado. Vale, me dejo de regalitos y quejas y vamos a por fin de año.

En la sobremesa, mientras los niños andaban correteando y jugando por el bloque, los mayores nos dedicábamos a tan noble y perdida tradición de “pasaba a desearte feliz año”. Aquel año en especial mi casa fue un éxito. –Que rico te ha salido el Baileys. –Güaylei, vecina, esto es Güaylei. Todo un triunfo, hasta tal punto que al día siguiente alguna que otra vecina y algún que otro vecino repitió la visita y las copitas.

Yo lo pude probar, de chiripa, y sí, efectivamente, mi mujer le había dado un puntito que ya quisieran los irlandeses.

-Pues fíjate que he usado el whisky ese malo que venía en la cesta de los catalanes. -¿Queee?-contesté yo notando como me subían los calores del chupito de Güaylei.

Amo a vé, la caja de los catalanes: piensen ustedes por un momento en un cava güeno güeno, po ese. Un ron dominicano güeno güeno, po ese. Un Rivera del Duero güeno güeno, po ese. Un Rueda blanco güeno güeno, po ese. Un whisky 15 años güeno güeno, po ese. Po ese es el que utilizó mi parienta para confeccionar el mítico y único Güaylei. 

Os podéis imaginar el éxito de aquel fin de año, irrepetible. Bueno, irrepetible porque ya me he encargado yo de darle unas pequeñas nociones sobre el aguadefuego.

Bueno y ahora toca la receta ¿no? Pues lápiz, papel y al súper.

Ingredientes:
-Una lata de leche condensada pequeña. La que utiliza mi rubia es de marca la mujer del lechero.
-Un sobrecito individual  de café descafeinado. En este caso usa la marca del nido de pajaritos.
-Un litro de batido de vainilla. Marca el que esté de oferta en la tienda.
- Whisky, marca la que no tiene el dispositivo de seguridad ese que pita cuando lo pasas por la caja.  Cantidad: lo que cabe en la lata de leche más dos dedos (en horizontal)

Elaboración:
Coges todos los ingredientes y al vaso de la túrmix, y a batir, y a esperar que esté espesito, y después al frigo y  cuando esté fresquito, a disfrutar del auténtico Güaylei.

Y como estamos en verano para la próxima  entrada la receta de las papas guisás ¿o comento sobre otras cosas?. Ya veré.


¡¡ Llevátelo a papel !!

22 comentarios:

  1. Como te ha sentado las Vacaciones. Que fuerza editorial traes.
    Y yo me alegro que así sea, pues lo disfruto leyéndote.
    Gracias por la receta, . probaré un día.

    manolo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un gustazo que disfrutes con mis tonterias. !Y eso que todavía no he cogido las vacaciones!
      Prueba la receta pero con moderación.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. jaja vvienes cargaíto ehhh. Me llevo la receta por si un día se me ocurre. Deseando esas papas guisás..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y aún me quedan unas cuantas entradas. Sobres las papas guisás, ¿te imaginas el vino blanco que utilizó mi parienta? Imaginatelo.
      Un besote.

      Eliminar
  3. Güaylei... Vaya tela! jajajajajajajajaj
    No soy yo mucho de darle al drinking, pero el día que vaya pa Sevilla, sí esperaré que me pongas uno, eh?
    :)

    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando vengas a Sevilla te embrujara con su magia.Ya me encargaré yo de ello. Y no hace falta darle al drinking para disfrutar.
      Un beso, granaina

      Eliminar
  4. A ver esposito, de mis amigas nada de nada, la receta me la dió tu suegro, mi padre Paquito Cano, que fue el que bautizo el brebaje como Güaley. No escribas tantos embuste que mis amigas con el wassap me tienen loca. ¿Cuanto tiempo hace que no me llevas a una barbacoa? ¿O a la payita? ¿a la de Rompeculos? A Mazagón es donde me tienes que llevar. !malaje!
    Cuando me regales una tablet te vas a enterar tu y la gente de La Bodeguita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ofú, para ser el primer comentario que haces en La Bodeguita, no veas la que me das. Y lo malo es que la gente se entera de lo malamente que te trato. Bueno, a Paquito lo que es de Paquito. Rectificación de la entrada: "Receta que se trasmite de abuelo en abuelo, mientras esperan con ilusión la salida de sus nietos en la puerta del cole".
      ¿Vale? ¿a que se merece un premio de esos que tu me das muy de vez en cuando?.
      La tablet seguro que te cae antes que a mi la reflex. !y miedo me dá!.
      ¿Lo de las papas guisás lo cuento?. Es que me dá miedo tus comentarios.
      Vale, despiertame como tu sabes cuando llegues.

      Eliminar
  5. El aguadefuego añeja siempre hace buena madre que de solera bien se nace...
    La mujer del lechero podría ser si no fuera que es soltera y con cántaro a la cabeza aunque sea de lata, bote, rebote y relata...para la próxima esas guisás que ya se me hace la boca agua igual que los perros de Paulov.
    El nombre me parece de lo más acertado teniendo en cuenta que ambas son palabras ya recogidas en la Celestina: Guay de lo mejor (o guai) y lei (o ley) de la que que se extrae la leche (leite dícese en lengua galaica).
    ¿Supongo que lo de la diéresis es por diseño internacional y para darle entonación fonética muy cerrada, o al menos cuando uno alcanza el punto (o los 2 puntos, uno por vaso) divino de más de dos vasos?
    Salú i Libertá :)´

    PD: Por fin pude *colocar el comentario, ayer resultaba muy difícil...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, estimado Bricd, lo de la diéresis es para darle un toque internacional y de camino evitar problemas con el "original y genuino".
      Tranquilo por los comentarios, a mi también me pasa.
      Saludos.

      Eliminar
  6. Muy bueno Carlos. El coktail y el artículo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias 5º A, pero el brebaje está mejor que el artículo.
      Un estrechón de manos.

      Eliminar
  7. Me apunto la receta, Naranjito.
    Gracias.
    Salu2 licoreros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Invitado estas (con un taco de retraso por mi parte). Ya hablaremos del rebujito.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Gracias por darnos la receta de tu mujer (perdón, de tu suegro). Ya me acercaré yo a Viladecans (Unilever?) a pedirles ese güisqui en persona (les diré que vengo de tu parte, que me has pedido que te lo lleve en mano porque tienes miedo que el mensajero se lo quede) y, claro está, me lo quedaré para hacer el Güaylei.

    Te veo en forma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pater, los de Viladecans se dedicaban a fabricar unos artículos que están a punto de desaparecer: !los sobres!. Pero nada, si estos señores siguen por aquellas tierras, espero que sí, diles que vas de mi parte.
      Un abrazo

      Eliminar
  9. ¡Qué ganas me han dado de probar semejante manjar! Te cuento un secreto, si se hierve una lata de leche condensada durante un buen tiempo, cerradita como está, se obtiene un delicioso dulce de leche. Yo dando recetas que no practico, el dulce de leche lo hago a la vieja usanza, pero es más fácil comprarlo en el súper de los chinos :)

    Besos primaverales, Naranjito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y no revienta?
      Cuéntalo, cómo.
      Por favor

      Eliminar
    2. Gracias Liliana, pero no me des idéas que soy capaz de probar lo de la leche condensada.
      Un abrazo.

      Eliminar
    3. Anónimo: Yo es que no me atrevo, pero a ver si convenzo a alguien.
      Un estrechón de manos.

      Eliminar
  10. Bueno Naranjito, pues yo me la apunto. ¡Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pepe, nada, que a brindar se ha dicho.
      Un saludo

      Eliminar