miércoles, 13 de enero de 2016

Azucarillo reflexivo III



Así, del tirón:

<<Es un error no creer y una falta creerlo todo>>
(Fernando de Rojas)
Aquí está la prueba:

Imagen REFLEXiva


A ver que cuento del Fernandito de Rojas. Lo primero que no es un antepasado del sevillano Alejandro Rojas Marcos y ni siquiera pariente de Luis Rojas Marcos, hermano del anterior y que hace tiempo era el responsable de la salud mental de los habitantes de Nueva York. Ser responsable de los colgaos de la gran manzana sí que es un trabajo estresante. Vale, que no me enrollo, al grano que después se hace mu largo.

Resulta que este señor nació en Toledo y vivió entre los siglos equis uve y equis uve palito. Si no sabéis lo que significa esto haber estudiado latín. El nota era judío y en aquella época  o te convertías al cristianismo o lo tenías judido. La santísima inquisición andaba en la búsqueda y captura de todo aquel que no seguía las doctrinas y órdenes del gran Don Tomás de Torquemada, que por cierto, también era judío pero se rajó y se pasó al bando del Papa de Roma. Abro paréntesis, como el Mossad lea esto me veo con un problema gordo, cierro paréntesis. Pero que conste que el de Rojas también se pasó al bando de los creyentes.

Bueno que el Nando este estudió las cosas de los bachilleres en leyes  en la Universitas Studii Salmanticeinsis, lo dicho antes, haber estuidao latín. Llegó a ser alcalde de Talavera,  y escribió un libro, uno, él de los líos del Calisto y la Melibea. A lo mejor escribió otros, pero en mi extensa biblioteca no he encontrado ninguno con esta signatura. Y estaba casado, ¿alguien lo dudaba? Y tuvo un hijo, que se sepa. Y cuando la palmó  le dejó en herencia a su hijo su extensa biblioteca de derecho y a la parienta los libros de literatura profana, me imagino que el Decamerón y otras cosas por el estilo.

¿Y cuando se le ocurrió la frasesitaPo vamos al lío. Un buen día del frío invierno manchego, él de Rojas, siendo corregidor talaverano, llegó a su casa antes de lo previsto. Portaba una talega más abultada de lo normal y con un tintineo metálico. Su esposa le preguntó que eso que es, a lo que él le respondió que eran papeles viejos que tenía que tirar y que sus adláteres estaban muy ocupados con los temas de la mesta, los comuneros y esas cosas. Hijo, dijo su consorte, yo no me trago que te traigas trabajo a casa. Tranquila, respondió el munícipe, que mañana nos vamos al sastre y te compras unas buenas gorgueras, faldas, sobrefaldas, corpiños y cofias. Y si te parece bien, vamos al orfebre y te compras el camafeo que tanto te gusta. Gracias cariño, contestó la señora, hay que ver lo bueno que eres y lo que te cunde el trabajo.


Que conste que esta historia pasó en el siglo equis uve palito y cualquier parecido con la actualidad es mera coincidencia. Mencionar al autor de La Celestina y su santa señora esposa solo me sirve para adornar un poquito la reflexión de hoy. Pero no pienso pasarme a la sacarina, seguiré con mis sobrecitos.


¡¡ Llevátelo a papel !!

8 comentarios:

Dyhego dijo...

Muy acertada la frasecita, Naranjito.
Yo tampoco soy de sacarina.

Airblue dijo...

No conocía la frase y es una verdad como la catedral de Burgos.
Me ha gustado tu entrada Wikinaranjito, me he enterado de todo, yo sí estudié latín. Fíjate, con letras puras me fui a la medicina.
Saludos ya con frío.

manolo dijo...

¡¡ JAJAJAJAJAJAJAJA !!


manolo

¡ Ah ! se me olvidaba. Ayer pasé po Pino M. y al pasar por los bloques amarillos, me dije .- Por ahí andará Naranjito -.

m.
.

Lourdes dijo...

jajajajajajajaja
Sí, sí. Seguro que todo fue así. Está basado en hechos reales, ya ves.
jajajajajajja


Besos, Naranjito!!!

Naranjito dijo...

Y ademas esta mu mala, no endulza nada.
Un abrazo.

Naranjito dijo...

Airblue: Miedo me da las recetas que escribes: "Aspirinum" "Iboprufenum magnus" ...
Un abrazo

Naranjito dijo...

Pues seguro que estaba, con el frío que hace cualquiera sale a dar una vuelta.
Un abrazo.

Naranjito dijo...

Lo que yo te diga, me ha costado muchas horas de investigación y documentación, y cualquier parecido con la actualidad es ¡verdad!
Un abrazo.