lunes, 29 de febrero de 2016

Una de lucidez


Rebuscando una definición clara y concisa de la palabra lucidez he encontrado que significa “claridad y rapidez mental para exponer o comprender algo”. Pero para definición de lucidez, mi yaya Monte.

He hablado en otras ocasiones de mi yaya Monte. La última vez fue para contar la receta del gazpacho de invierno, pero con la caló  que hace, mejor que tomemos él de toda la vida que tiene más vitaminas. Vitaminas como las que le sobran a mi tía y eso que va a cumplir 95 años. No me he equivocado, he escrito noventa y cinco.

Sigo, es viuda desde hace veinte años, pero el recuerdo de mi tío Antonio lo tiene presente las veinticuatro horas del día y todas las que le toque de noche. Tan vivo lo tiene que el pasado 14 de febrero (día de los enamorados) preparó un jarrón con flores para colocarlo junto a una de las muchas fotos que tiene de su difunto marido, con la mala suerte que se le cayó y se resbalo al pisar el agua. Conclusión, rotura de cadera y pa el hospital.

Pues nada, que mi yaya dolorida, en la sala de triaje dándole los datos a los sanitarios.
--¿Es usted alérgica a algo?
--Al mundo. ¿Tú ves la tele? Pues yo cuando veo las noticias de las tragedias que pasan en el mundo, los programas esos de cotilleos y los políticos sinvergüenzas, es que me entran sarpullíos.

Esa fue la primera, pero tranquilos que sigo.

Lógicamente por la caída y por los años, tenían que operarla. Y tenemos a la señora anestesista explicándole los pormenores de la intervención. Usted tranquila Monte, le comentaba muy suavemente, le vamos a  dormir  solo  de cintura para abajo. Estará consciente en todo momento.

--Fíjate, yo nunca he parido y ahora a mis años me vais a poner la epidural. Me parece bien, con eso estaré pendiente de lo que hacéis, porque le voy a decir una cosa doctora, yo me quiero morir, pero de muerte natural, no de una operación.

Y llego el día de la operación. Y ella despierta todo el tiempo atenta a lo que ocurría a su alrededor. Y soltó otra de sus frases.

--¿Pero qué estáis haciendo? Si solo oigo martillazos y os escucho hablar de cemento, ¿no estaréis haciendo una obra? Con lo jartita que quedé de albañiles.

Se operó, le dieron el alta y para su casa. Y allí la tengo, de momento un mes de la cama al sofá y del sofá a la cama. Cuidada por las niñas. Las niñas son sus hermanas mis otras dos tías. Pero tranquilos que son más jóvenes que ella, concretamente 88 y 87 la más pequeña, mi madrina.

--Cal´lito, tus tías las niñas, todo el día peleándose y mandando, no hay quien las aguante, a final las tendré que cuidar yo a ellas o mandarlas a paseo.


Yo quiero llegar a los noventa y cinco como mi yaya, y a los noventa y seis que cumplirá el quince de mayo. Y tener la lucidez, la fuerza y las ganas de vivir que tiene ella, aunque lleva más de veinte diciendo que ya pronto tiene que hacer el “viaje”. A saber que viaje piensa hacer, a lo mejor quiere darse un garbeito por Barcelona donde pasó tantos años, ¿quién sabe?



¡¡ Llevátelo a papel !!

10 comentarios:

Dyhego dijo...

¡Suerte tener una yaya así, Naranjito!

Ana, princesa del guisante dijo...

Si te la traes a Barcelona, que está aquí al lado, me acerco y os doy un abrazo a los dos. Firmo.

Liliana G. dijo...

¡Eso se llama lucidez! Y fortaleza... porque salir de una operación de cadera a esa edad es una proeza por sí misma.
Mi tía, que además es mi madrina, también va camino a los 95 años, vive sola y se las arregla como puede, pero claro, se queja de dolores que ningún médico le puede sacar, es que son los años...

Besos, Naranjito.

Airblue dijo...

Si señor, eso se llama lucidez por parte de tu tía y salero para contarlo por parte del sobrino.
Es una tremenda suerte llegar a esa edad con la cabeza bien amueblada.
Mis abuelos maternos se fueron con 95 y casi 97 con la misma lucidez y ninguno de los dos usaba gafas.
¿Firmamos?- yo la primera.

Lourdes dijo...

Jo, ¿quién no firmaría llegar a 90 años con esa lucidez y esa fuerza? Porque yo sí lo haría.
:)

Besos!

Naranjito dijo...

Pues la verdad que si. También tiene su lado oscuro pero eso lo dejo para otra entrada.
Un saludo.

Naranjito dijo...

Seguro que ella está deseando darse un garbeito por aquella tierra, pero según me ha dicho solo de visita.
Una reverencia, mi Alteza.

Naranjito dijo...

Querida Lilian, mi tía también se queja, de dolores y de años.
Un abrazo.

Naranjito dijo...

Yo también firmo. Y ahora que lo pienso, mi tía tampoco usa gafas.
Un saludo Airblue.

Naranjito dijo...

Yo me apunto pero con un poquito más de fuerzas. Lo de la lucidez ya lo tengo perdido, eso dice mi señora que es mu grassiosa.
Besotes.