viernes, 29 de abril de 2016

Gusanos de seda


Prácticamente estamos en Mayo y desde la Feria no tengo abierta la Bodeguita. ,  unos diillas  perdío pero aquí estoy, dispuesto a dar la brasa de nuevo. ¿Y de que toca hablar hoy? Pues de una de las tradiciones más tradicionales que tenemos por estos lares: la cría de los conocidos mundialmente por Bombyx mori. ¿Qué no sabéis lo que son los Bombyx esos? Pues los gusanos de seda de toda la vida. Enga que os pongo en antecedentes.

Resulta que estos bichos son originarios de la antigua China de los emperadores y los tenían como uno de sus máximos secretos de estado,  pero un cuñao de Marco Polo se trajo un puñado de huevos escondidos en la mochila cuando regresó de un largo viaje por Oriente en siglo XIII. Ya está bien de antecedentes históricos que después la gente se aburre, ahora la realidad.

En esta bendita ciudad tenemos una jartá de tradiciones y costumbres según la época del año. ¿Ahora que toca? Pues las Cruces de Mayo, las tapitas de caracoles y cabrillas, las “primeras comuniones”, las escapadas a las payas de Sevilla (Matalascañas y Chipiona principalmente) para coger bronce y lucir bodyguapo en las “primeras comuniones” y, como es lógico los gusanos de seda. La primera foto:

 Foto de mi amigo David M.


 Ahí están los tíos trapiñandose su majar favorito y único, las hojas de morera. ¿De dónde cogemos las hojas de morera? Pues del árbol de la mora, ese que da esos frutos tan curiosos y que mancha que da gloria. Un pequeño inciso que parece que no viene a cuento: ¡me encanta que la gente se manche! ¡y tenga que lavar la ropa!

Está claro que no habéis tenido infancia si en vuestras casas no aperecía por estas fechas una caja de zapatos con gusanos de seda. Tampoco sois buenos padres o madres si todos los días no andáis buscando hojas de morera. En mi barrio tenemos la suerte de contar, al otro lado de la ese30, con el parque Miraflores y en este parque hay muchos árboles de estos. Pero hay que tener en cuenta varias cosas, la primera: aligera en buscar las hojas que no eres el único padre necesitado de echar de comer a los bichos a diario. Te puedes encontrar que las mejores hojas están a una altura considerable, y como te caigas… Una semana me estuvo doliendo el pompis. Otra: procura coger las hojas bonitas, verdes y limpitas. Desecha las que tengan rastro de excrementos de gorriones, jilgueros, cotorras (en el parque Miraflores hay bandadas) y, sobre todo, mirlos. ¿No sabéis como son las cacas de los mirlos? Mejor, la pintura gris perla metalizada de mi coche sí que lo sabe.

Nada, que les echamos de comer a diario y al cabo de diez días están gorditos y lustrosos y empiezan a hacer el cascabullo.  Por cierto, cascabullo, aparte de ser la “cúpula” de la bellota, también sirve como sinónimo de capullo, pero como vamos a tener elecciones dentro de , prefiero dejar eso de capullo para… Bueno, venga, sigo.

 Esta también es de David M.


Que tenemos los gusanos bien lustrosos y haciendo el cascabullo, amarillo o blanco, da igual. En una buena caja de zapatos de marca, nada de las babuchas que compramos en el mercaillo  del charcolapava. Al cabo de una semana y media sale la mariposa. Pero vaya mariposa fea, tela de fea. Se empiezan a juntar por el culete, dos a dos y a la de , empiezan a poner unos huevos diminutos. La palman, es decir la espichan, retiramos todos los restos y a guardar los minúsculos huevos para el año que viene. Tradición es también que tu madre o, posteriormente, tu esposa guarde con primor esa caja llena de huevos de gusanos. Y tradición es también, que cuando llega la época de la cría y reproducción de los gusanos de seda, nadie se acuerda de donde está “la caja llena de huevos de gusanos”. Tu madre o, posteriormente,  tu esposa, se acuerdan, si si, se acuerdan cuando la tiraron. Pero también es tradicional, en esta época del año, el amigo cascabullo que te dice

--Toma compadre, que tengo una jartá de gusanos de seda. ¿Te vienes a coger moreras? Después nos paramos a tomarnos una tapita de caracoles. Anda, no seas saborío

Nada, que me piro con mi compadre al parque para ayudarle en la búsqueda y recolección de hojas de Morus alba y si eso, el lunes comento algo sobre el día del trabajo o sobre el secreto de las tapitas de caracoles.



¡¡ Llevátelo a papel !!

19 comentarios:

  1. En mi casa teníamos una caja por cada hermano y no veas los piques

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me imagino la competición a ver cual hacía el capullo antes y salía la mariposa.
      Un abrazo, David y gracias por la visita.

      Eliminar
















  2. Estimado amigo Naranjito .
    Veo que como la mayoria de los papás, te has comlicado la vida, con los Bombix mori esos que dices.
    Antes les deciamos gusanos de seda, pero claro los hijos tuyos tienen Ordenador y los mios no todos, mejor dicho los menos, móvil.Yo iva por las ramas de las moreras al lado del Estadio para todos los deportes, en el que se habran jugado 10 o n 12 pa4rtidos en esos 16 o 20 años, desde que se ignauguró.
    Ya no existiran ni los árboles de donde laS cogía.

    Que te sea leve.

    manolo
    .









    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manolo, yo no tengo gusanos este año. Mis hijos han madurado, creo. El que los tiene es mi compadre que es mu pesaito. ¿Te refieres al Estadio Olimpico?. Joé que pena de instalaciones. ¡Y lo que nos ha costado!
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Te comprendo perfectamente. También hubo gusanos de seda en la casa y había que ir a traer hojas continuamente.
    También tuve la suerte de vivir los últimos momentos de la cría industrial del gusano de seda. Mi abuelo tenía zarzos y zarzos enteros de gusanos. Y recuerdo también con nostalgia el desembojo de los capullos.
    La modernidad, que se lo lleva todo por delante.
    Salu2 sedosos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me has recordado mi infancia. Yo también los he tenido y durante años. En nuestro jardín había moreras, tapaban toda una valla que nos separaba del vecino. Recuerdo la caja de zapatos y los capullos amarillos y ¡rosas!, era raro , pero a veces alguna crisálida hacía uno rosa. A mi me los daban, nunca he guardado los huevos. Cuando pasaba el ciclo tiraba la caja. Ahora no sería capaz de tenerlos, no me gustan nada.
      Mentiría si digo lo contrario.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Nunca he visto la cría industrial de estos bichos. Aunque con la domestica, en su tiempo, ya tuve bastante.
      Un abrazo.

      Eliminar
    3. Lo de capullos rosas no lo he visto. De lo que se entera uno. Yo solo conozco a uno que guarda los huevos de un año para otro. Ya hay que tener ganas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. A mi el año pasado me endiñaron una cajita y me hizo ilusión por revivir mi infancia, pero es que los niños de hoy en este caso niña son muy escrupulosos y le daba asquito... Y bueno me iba yo solita a coger moreras en la avenida de hytasa qué esta cerca de mi casa. Y la gente me veia cogiendolas y me miraban cómo extraterrestre, pero los mayores se alegraban y me ayudaban y repartir los gusanos y casi hice un club je je con ellos y quedábamos para coger hojas y después cafelito... Fue bonito pero me quedé sin gusanos pq mi hijita decía que le daba asco que nunca más. Hay que ver lo que cambian los tiempos.
    Besitos

    ResponderEliminar
  5. A mi el año pasado me endiñaron una cajita y me hizo ilusión por revivir mi infancia, pero es que los niños de hoy en este caso niña son muy escrupulosos y le daba asquito... Y bueno me iba yo solita a coger moreras en la avenida de hytasa qué esta cerca de mi casa. Y la gente me veia cogiendolas y me miraban cómo extraterrestre, pero los mayores se alegraban y me ayudaban y repartir los gusanos y casi hice un club je je con ellos y quedábamos para coger hojas y después cafelito... Fue bonito pero me quedé sin gusanos pq mi hijita decía que le daba asco que nunca más. Hay que ver lo que cambian los tiempos.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paisana, te contesto tarde. Creo que a estas alturas ya nadie tendrá gusanos de seda. Por cierto, por mi barrio ahora lo que hay son PULGAS. Y en un colegio.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Qué arte, ésto me trae recuerdos de mi niñez, cuando me los traía mi padre y les daba morera pa comer, hasta que se hicieron capullo y mi hermana me los tiró. Buenos recuerdos Naranjito.

    ResponderEliminar
  7. Pues como es normal, yo tb tuve gusanos de seda cuando era una criaja. Pero los críos de ahora no quieren ni verlos, ni tenerlos, ni cuidarlos... Demasiada responsabilidad, supongo. :)


    Un beso, Naranjito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que en el aifón seguro que tienen una aplicación para cuidarlos virtualmente. ¡Estos críos de hoy!
      Un besote.

      Eliminar
  8. Es cierto, como dices, si uno no los ha criado, no ha tenido niñez ... ops, creo que mis hijos pequeños no los han criado, peeeeerooooo, ¿ponerme ahora yo a criarlos? Bufff, deja, deja.

    Eso sí, en mi casa se acababa la etapa de gusanos cuando moría la última mariposa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Te has parado a pensar quién era el primero de daba los gusanos?
      Joé que misterio.
      Un saludo

      Eliminar
  9. Acabo de descubrir tu blog, me gusta mucho y ya tienes a otra seguidora, me quedo aquí...
    ¡Qué de recuerdos me traes! Por supuesto que de niña y jovencita crié gusanos de seda, y todo lo imaginable que se hacía en la Sevilla de antaño. me encanta las tradiciones nuestras y las he vivido intensa y felizmente.
    En mi blog tengo recogidas bastantes, es muy diverso. Si te apetece, te invito a pasarte por él.
    Desde Nervión, saludos cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida mari carmen, pásate cuando quieras. Dentro de unos días hablaremos sobres los higos chumbos, que también son muy de aquí.
      Un saludo.

      Eliminar