sábado, 8 de octubre de 2016

Educar en valores y ...


De todos es sabido la guasa y el cachondeito que tenemos los sevillanos, y lo ombliguistas que somos. Es un tópico que tenemos asignado por la gracia de unos malajes que suelen habitar de Despeñaperros parriba. Pero la verdad es que no nos conocen lo suficiente.  Piensan que siempre estamos de jarana y de siesta, sagrada siesta, por cierto. Vamos a puntualizar unas cuantas cosillas al respecto.  La primera es sobre tema futbolero.

Resulta que en la vieja Serba la Bari tenemos la suerte de tener dos equipos históricos, el Betis y el Sevilla. Una mitad de los sevillanos y sevillanas son del Betis y la otra mitad del otro equipo. Si ponéis las televisiones nacionales o la nuestra, el Canal Sur,  veréis como nos tratan en materia de rivalidad deportiva. Parece como si por aquí siempre estamos a la gresca con los contrarios y no podemos vernos entre nosotros. Claro que eso “vende” mucho. ¿Chistes sobre Béticos y sevillistas? Para aburrir y para cansar al personal. Desde fuera nos pueden ver raros y fanáticos, pero de ná. Bueno, la verdad, cuando te hechas novio o novia quieres que sea de tu equipo, sobre todo para que los Domingos sean más placenteros sin tener en cuenta del resultado. ¿Y tu suegro? Como sea del otro equipo lo llevas claro. ¿Y tus compañeros de curro? Otro problema añadido si son del equipo de Nervión y tú de Heliópolis.  ¡Que jartura con tanta güefa! Nada, a aguantarse y pensar en el futuro.

Y ahora sobre los hijos.

Te has casado, tu suegro también piensa en verdiblanco y a por el churumbel. Y el churumbel viene y tú,  orgulloso empiezas a educarlo en valores, sentimientos, pasión, esfuerzo, sufrimiento, ilusión. Te lo llevas al estadio para que vea el ambiente y se enganche poco a poco. Lo sientas delante de la tele y empiezas a enseñarle. “-Mira hijo ese es el  portero, se llama Adán, el negrito de la cresta amarilla es  Musonda, el que tiene el número 17 es  Joaquín, el entrenador, el entrenador veremos si se come los mantecaos”  Vamos, lo que se dice educar en valores desde chiquitito.

Y ahora, ahora va el niño y



-Quillo, Naranjito, yo pensaba que había sido la seño de la guarde, pero no le gusta el futbol. En mi familia somos todos Béticos, por ahí tampoco. A mis amigos palanganas no les dejo que se acerquen mucho a mi hijo. Solo me queda una cosa, pero no creo. No creo porque mi mujer trabaja conmigo y la pobre no tiene tiempo de echarse un amante. Eso nunca se lo perdonaría, ¡un amante sevillista! ¡Por ahí no!


¿Qué? ¿nos tomamos la vida con filosofía y humor?  Por cierto, tengo autorización expresa del padre de la criatura para publicar el vídeo, aunque su señora esposa no sepa que grabando en horizontal queda más chulo.



¡¡ Llevátelo a papel !!

10 comentarios:

Dyhego dijo...

Lo mismo es niño en "reeducable" todavía. ¡Que el padre no pierda la esperanza, que el niño en muy joven aún...!
Salu2.

manolo dijo...

Yo jueg o, all futbol. (juggaba))

C poomo esppectaculo , prefiero el cine

manolo

manolo dijo...

Se me olvid´´o decir que los colores de mi camista era listado de amarillo/negro, verticales, calzonas negras, con mediasa mismo coclor.

manolo

Inma_Luna dijo...

Ole ole y ole di que si miarma del sevilla gueno.Conocido en el mundo entero como ganador de una y otra y otra...uefa eyc rtc etc.
Oleeeee ese niño que me lo como.
Achucon grande para el.
Para ti ahhh se siente los niños no son tontos saben elegir ja ja ja

Inma_Luna dijo...

Ole ole y ole di que si miarma del sevilla gueno.Conocido en el mundo entero como ganador de una y otra y otra...uefa eyc rtc etc.
Oleeeee ese niño que me lo como.
Achucon grande para el.
Para ti ahhh se siente los niños no son tontos saben elegir ja ja ja

Naranjito dijo...

No te preocupes, el padre es Bético y de esperanza anda sobrado.
Un abrazo.

Naranjito dijo...

Yo también jugaba al futbol pero lo dejé en el momento que la gente se lo tomaba en serio.
Un abrazo.

Naranjito dijo...

¿No seria el CD. Calavera? Mítico club sevillano y con historia.
Otro abrazo.

Naranjito dijo...

Tranquila Inma el padre sabrá como enderezar el camino que ha tomado.
Un beso.

Naranjito dijo...

¿Te he dicho antes que tranquila? Po eso, que ya me encargaré yo de echarle una mano a ese padre.
Otro beso.