miércoles, 3 de mayo de 2017

Aitor sigue siendo grande, a pesar de todo


¿Os acordáis de Aitor, el chavalín de siete años, barcelonés y aficionado del Betis? Hace unas entradas conté su historia gracias a un video de “El Día Después”. Bueno, pues resulta que el Real Betis Balompié lo invitó al Estadio Benito Villararín para que conociera el campo, las instalaciones, los jugadores y de camino viviera un partido como solo los béticos sabemos vivirlo.

Fue el pasado domingo en un encuentro contra el C.D. Alavés.  Del resultado mejor no hablo, paqué, si totá, estamos acostumbrados. Si comentaré esas lágrimas, esa sensación de impotencia, ese disgusto que se llevó el pobre crío. Quizá aprendió el significado del manque pierda, pero la grandeza de Aitor está demostrada, su padre se encarga de ello. Al final del partido él mismo, apenado como estaba, consoló a la madre de Dani Ceballos, el dorsal 10 de su Equipo.



Tu tranquilo, Aitor, eres joven, te queda mucho por ver y por disfrutar de tu equipo. Seguro que tu padre te recordará que esto es futbol, solo un deporte que nos da alegría y tristeza. Pero ten en cuenta una cosa, te lo dice otro Bético que ha vivido lo bueno y lo malo, se acaba el partido y se acaba el disgusto. Sales del campo y se acabó todo. Ahora a pensar en el próximo partido. Tranquilo Aitor veras como dentro de poco te olvidas de los disgustos. Disfruta de tu equipo como hacemos los demás: ¡¡manque pierda!!


Papá de Aitor, quillo, sigue educando a este chaval así, vas por el buen camino y eres un ejemplo de cordura en este deporte tan trastornado últimamente. A ver si las televisiones le dan  repercusión a tu hijo y no a esos energúmenos que, diciéndose hinchas del Betis (o de cualquier otro equipo) lo único que demuestran que son unos delincuentes.



¡¡ Llevátelo a papel !!

4 comentarios:

  1. Así debería ser el fútbol, como lo reflejas, Naranjito.
    ¡Y no ese hatajo de padres energúmenos!
    Salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso lo publiqué. Un ejemplo de cordura que tanta falta hace.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. El padre del chiquillo es el artista realmente. El que le habla y le enseña cómo deben ser las cosas en el fútbol. Un diez para ese hombre, vaya.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  3. Eso es ser padre.
    Un abrazo, granaina.

    ResponderEliminar