martes, 20 de junio de 2017

El Druida


Po que hace unas semanas acompañé a mi hijo a reparar una plancha de la ropa que se le ha escacharrao a la novia. Parece que el principio del texto es un poco raro pero resulta que en un barrio sevillano, hay la mejor tienda para arreglar estos artilugios que desprenden mucho calor y te dejan la espalda molida. Esto último me lo ha contado mi señora, es que yo soy un negado para el uso de estos cachivaches y mientras pueda seguiré siéndolo, es que me dan yuyu.  

Bueno, pues que mientras mi churumbel el mayor debatía con el encargado de la tienda sobre válvula antirretorno, balastro electrónico, calderín de presión, juntas tóricas y otras lindezas por el estilo, yo me salí a la calle a estirar las piernas. Un pequeño inciso: con la Ley antitabaco no puedo decir que iba a fumarme un cigarrito. Que si, que lo estoy dejando, poco a poco, pero lo estoy dejando; tengo la réflex punto de mira y voy a conseguir las dos cosas, dejar el tabaco y la cámara de fotos. Ya me estoy enrollando, será la caló.

Ya se me iba a olvidar lo más importante, el barrio. Se trata del Cerro del Águila, el Cerro, como lo conocemos los sevillanos. Es un barrio que tiene un carácter y una personalidad propia. La mayoría de las viviendas son autoconstruida lo que le da esa manera de ser tan peculiar. ¿Y de arte? De arte tela, hasta para ponerle nombre a los negocios. Como he dicho, mientras estaba estirando las piernas me encontré con esto:

Foto con el móvil, de momento. Recomendado ampliar


Yo no soy mucho de medicina alternativa, ni de homeopatía que no me ha hecho nada, ni de hierbas que … vamos a dejar lo de las  yerbas, pero una cosa tengo clara, a saber:

La próxima vez que me dé uno de mis queridísimos cólicos nefríticos y necesite ese brebaje a base de herbensurina que me recomendó un supuesto amigo y supuesto experto en la materia, ya se donde tengo que dirigir mis pasos. No es por , es simplemente por conocer a un discípulo del gran Panoramix. De camino le pediré un chupito de la poción mágica que le daba fuerza a los galos, si cuela, claro.

Aunque por otro lado, como mi queridísimo y eficiente médico de cabecera me recomendó, mi mujer está de testigo, que para echar las piedras renales por los conductos reglamentarios lo mejor que hay es una bebida rubia, fría, con un dedo de espuma y en vaso fino, le haré caso. Seguro que al lado de la tienda de El Druida hay otro tipo de locales donde disfrutar de la medicina tradicional y autentica.

Lo único que me mosquea es que justo al lado lo que hay es una sucursal de una empresa aseguradora especialista en decesos. No sé, será por si acaso.




¡¡ Llevátelo a papel !!

11 comentarios:

  1. Mucho mejor una cervecita fría con su espumita que las "yerbas" je, je, por si te acostumbras y aparecen los "maderos". Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad es que me quedé con las ganas de entrar y preguntar por las yerbas que tomaban los galos, porque una cosa es segura, algún componente "raro" tenia.
      En fin, me quedo con la cervecita fresquita.
      Un saludo

      Eliminar
  2. Lo que el Druida no cura, lo tapa la sepultura....Saludos.

    ResponderEliminar
  3. ¡No te equivoques de negocio, Naranjito; por Dios!
    Salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que vá, si en la esquina de enfrente hay una bodeguita de las de verdad.
      Un saludo

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. ¡Anda¡ ¡La plancha!
      jejeje, ahora me he acordado.

      Eliminar
  5. Madre miaaa que has estado en mi barrio y yo sin saberlo....

    ResponderEliminar
  6. Ja,ja, la ortiga y el diente de León son las infusiones más conocidas. Se trata de producir más orina, cuanto más mejor, para eliminar y para prevenir. Desde luego la cerveza es un diurético ideal, peeeeeero tiene la pega del alcohol, que luego se convierte en glucosa y va directo al hígado y páncreas.
    Mejor bebé líquidos y agua clarita.
    No me debes nada por la consulta.
    Un abrazo desde los Picos de Europa, huyendo del calor.

    ResponderEliminar