sábado, 16 de mayo de 2020

El rollo de papel higiénico



Antes de nada, esto no es una reviú de esas, ni una reseña, ni publicidad ¿vale? Lo que pasa es que desde que empezamos con esto de la pandemia, del virus, del confinamiento y todo lo demás, nunca he hablado de la fijación que nos dio por atiborrarnos de papel higiénico. Y hoy, después de más de sesenta días,  toca.

Lo primero una foto hecha, como no podía ser de otra forma, con el teléfono, nuevo, pero con el teléfono.



A ver, a la derecha él de toda la vida, suave al tacto, blanco y con su canuto de cartón en el interior para poder colocarlo en el portarrollos modelo Björmunjeissert o él que tengáis colocado junto al trono. A la izquierda, eso, un rollo moderno.

Resulta que ayer, mi santa y sufridora esposa, salió con su adorable hija y mía, a hacer la compra para toda la semana. Muy previsoras ambas dos, cada una a un establecimiento y rapidito para casa. Lo de salir poco o lo están cumpliendo a rajatabla. Además para eso estoy yo, para los desavios, para salir a por las cosas que  han olvidado o no encuentran.

Cuando veo eso, lo de la izquierda, me falta tiempo para intentar chincharlas (ojo, chinchar de molestar, que en Puerto Rico significa otra cosa) y hacerles la puñeta un ratito sin pasarme porque siempre salgo perdiendo.

—¿No os habéis dado cuenta que estos rollos vienen defectuosos? ¿Por dónde meto el eje del portarrollos? ¿Dónde lo habéis comprado? ¿En él chino? ¿Por lo menos tendréis el ticket para descambiarlo? ¿No?

Pa que se me ocurrió decir nada. Vaya la que me dieron ambas dos. Antiguo, obsoleto, arcaico, viejo, anticuado, esto fue lo más bonito que me cayó. Entremedio también metieron torpe y encima me lo demostraron.

—Papá eres tonto (¡mira, lo de pendejo te persigue!). Con mucho cuidaito empujas el interior y sacas esto, ¿lo ves? Lo puedes llevar en el bolso, al gimnasio, de viaje, de camping, en el coche, en el autobús, en el avión, para el colegio, en la discoteca. Además viene precortado cada diez centímetros y con un suave perfume.

Esta también es del móvil. No tengo reflex aún


Seré antiguo, obsoleto, arcaico, viejo, anticuado, pero donde se ponga un rollo de papel higiénico como los de antes, con su canuto, que se quiten los nuevos. Además, como siempre me toca a mí cambiarlo y ando fatal de tiempo, no me entretengo en sacar el rollo portátil, lo dejo sin poner y ya se encargaran ellas, con el consabido rapapolvo hacia mi persona.

Y digo yo, ¿lo próximo que va a ser? ¿un rollo de papel de cocina que el canuto sea sustituido por un minirollo de servilletas? Seguro, tiempo al tiempo.



¡¡ Llevátelo a papel !!

36 comentarios:

  1. Pues no conocía el invento. Un beso

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que están de moda los rollos de papel higiénico desde que entramos con la pandemia, digo yo que para qué querrán tantos rollos, y mira lo que te ha ocurrido a ti, que te ha entrado uno sin ojos defectuoso jajajaaj, pero bueno no hace falta que lo cambies, que te sirve para rollo de cocina que también se usa mucho.

    Por cierto, en mi casa también me toca a mí siempre cambiar todo tipo de rollos de papel jajaja.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de los rollos es un misterio digno de estudiarse. También me pasa otra cosa: la bombona de butano se acaba cuando estoy en la ducha.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Hazme un hueco en el sofá de los obsoletos, antiguos arcaicos... ¿Cuanto dinero mas vale? ¿compensa? ¿el paquetito de pañuelos se ha quedado demodée? Pero lo buscaré el próximo dia que haga pedido al super, que quiero ser moderna. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Contestación de mi señora: "estaban de oferta". Y ahí se acabo la conversación. Cuando contesta tan lacónicamente por hago mutis por el foro.
      Abrazos.

      Eliminar
  4. Pues me has abierto los ojos. Desconocía el invento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues anda que yo que pensaba que estaba defectuosos.
      Saludos.

      Eliminar
  5. Ya los hay. En la compra que el otro día nos trajo una de mis hijas, venía un rollo de papel cocina XXL, (ya sabes , como los que hay en los talleres de reparación de coches), me entretuve en leer y decía en el modo de uso que había que quitarle el tubo de cartón central y usarlo sacando el papel desde dentro.
    Menos mal que mi parienta dijo que "nanai" y lo colocó en su soporte habitual y ahora si quieres secarte, antes tienes que abrazarte al rollo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos los he visto pero colocados en unos dispensadores especiales. Estos días por lo de lavarse las manos constantemente se gastan más rollos de cocina que del otro. Menos mal que son más grandes.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. ajajaj pues no lo había visto nunca. Aquí no ha llegado esa modernidad..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Que no? pero si a ti no se te va una. Veras como dentro de poco se hace famoso.
      Abrazos.

      Eliminar
  7. No lo había visto nunca!!!!! Que de cosas modernas oye!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora en casa volvemos a tener el clásico. Ya me quedo más tranquilo.

      Eliminar
  8. Pues bueno, tendrás que adaptarte a los nuevos cambios, no queda de otra. Jijijiji.
    Un abrazo.😉

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Respecto a la "anaconda" de mi post, muy buena observación. La "anaconda" es una especie de serpiente contrictora de la familia de las boas. Es endémica de los ríos del trópico de Sudamérica. No muerden, primero afixian a la persona, enroscándose en su cuerpo, luego la engullen y se la comen en seis segundos.
      Duda despejada.
      Un abrazo. 😉

      Eliminar
    2. Intentaré adaptarme poco a poco.
      Abrazos.

      Eliminar
    3. Lo que pasa es que he visto muchas películas y sobre todo de anacondas gigantes. Pero a las películas no hay que hacerle mucho caso, Al final siempre explotan las anacondas.
      Abrazos.

      Eliminar
  9. quiero uno! jaja, ni idea de eso y podría haber dicho lo mismo que vos...

    te cuento que en Argentina el término "puñeta" es de índole sexual, onanismo jaja...

    tu entrada me hizo acordar a ese meme/chiste en que el doctor le decía la paciente:

    - Tiene usted covid 19

    - ¡No puede ser, si tengo 700 metros de papel higiénico!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre lo de "puñeta" ya me has dado una idea para una próxima entrada.
      En casa no falta el papel higiénico, por eso no nos hemos contagiado, seguro.
      Saludos.

      Eliminar
  10. Yo creo que cada cosa tiene su destino y el rollo higiénico todos sabemos cual es, para llevar en el bolsillo están esos llamados clinex que según la Real academia son pañuelos desechables.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no me veo llevando un minirrollo en el bolsillo. Pero nunca digo de este agua no beberé.
      Abrazos.

      Eliminar
  11. Pues aquí esa "modernidad" creo que no ha llegado jajajajaaja, por cierto ¿trae libro de instrucciones?

    Abrazote utópico.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El caso es que han desaparecido. Ahora solo veo el de toda la vida. Lo mismo han guardado los nuevos para una ocasión especial. Pero mejor ni pregunto.
      Saludos.

      Eliminar
  12. Tampoco los he visto, qué carca y gagá estoy. Los húmedos son muy cómodos y limpios. Y no te rías por el tema escatológico pero siempre haya que limpiarse de delante hacia atrás,es un consejo que evita infecciones.
    Tu niña estudia medicina??? No sé es una intuición.
    Abrazos de "laila mora". Ja,ja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la patente de rollo indica hasta como colocarse para su uso. Lo he visto por algún lado.
      Mi hija ha estudiado maestra de educación infantil especial. De medicina no sé, pero cuando empieza a hablar de trastornos y a diagnosticarlos me hecho a temblar. Podría haber escogido otra especialidad pero se decidió por educación especial que le gusta más.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Yo me pasé pronto al bidet, pero recuerdo el papel higiénico de mi infancia "El elefante" aunque no se llamaba así, en el envase sólo aparecía el texto "400 hojas" con un dibujo de un elefante rojo, de ahí el nombre con el que lo conocíamos. Era áspero como el papel de lija. Mucho mejor las toallitas húmedas, aunque sacas una y te salen veinte, como el chiste del parchís.
    Saludos>!
    Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El rollo de "El Elefante" era papel de estraza. Bueno, eso me han contado. Ahora hay un problema con las toallitas húmeda y el medio ambiente.
      Abrazos.

      Eliminar
  14. Soy igual de arcaica, y añado: con la de manualidades que hago yo en el cole con mis niños con esos cartones del interior, ahora tendré que buscar una alternativa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con los cartones hace mi hija comederos interactivo para la gata. Por eso creo que volverán al clásico.

      Eliminar
  15. Yo tampoco lo he visto pero si que me acuerdo del Elefante. Por Dios que mejor era el papel de estraza.
    Pero el que se me ha venido a la cabeza es el que encontraba, hace no quiero ni pensar la de años, cuando ibamos a casa de los abuelos. Ese artísticamente cortado en cuadrados más o menos iguales de ese periódico poco querido en casa (allí eran más de ABC) que apareció por casualidad, y ensartado cuidadosamente en un artesanal gancho de alambre que colgaba de una vieja puntilla en la pared adornando uno de los pocos inodoros que se podían contar en el pueblo. Limpiaban pero te dejaban de recuerdo la tinta.
    Aunque no para todo... viva la modernidad.
    Saludos actualizados y aún confinados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El clásico gancho con su hojas de periódicos. La de noticias que nos enterábamos en esos menesteres. Igual que hoy pero con el móvil. Para las noticias claro, para lo otro no.
      Saludos.

      Eliminar
  16. Charles, me preocupa no verte, ¿otra vez el ácido úrico?, no dejes de llevar mascarilla aunque te moleste.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Gracias por la preocupación. El ácido úrico controlado y sin aparecer de momento. Llevo más de veinte años trabajando con mascarillas durante ocho horas diarias. Estoy acostumbrado de sobra y encima no se me empañan las gafas. No comprendo a la gente que dice que no las soportan. Por experiencia te diré que al cabo de unos minutos ni te acuerdas de ellas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Cada vez el mecanismo de las cosas sencillas se complica más y más,jajaja.
    Salu2, Naranjito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En casa hemos vuelto al clásico, al de toda la vida.
      Saludos.

      Eliminar