martes, 28 de agosto de 2012

Los guardeses


Su esposa contestó la llamada y rápidamente le consultó a él: -Oye, que dice mi tía que se va una temporada con mi prima y que si queremos pasar unas semanas en su casa… pero ¿qué haces con la maleta? –Llenarla, ¿Qué otra cosa voy a hacer? Dicho y hecho.

Aún no estaba de vacaciones pero la cosa prometía. Tendría que hacer unos cuantos kilómetros para ir al trabajo y, lo que era peor, pasar dos veces al día por el puente del V Centenario, con la mala leche que le daba la altura de dicho puente y la lata que da el pitido del GPS avisándole de los radares. Pero merecería la pena. ¡Y tanto que merecía  la pena!

La casa de la augusta tía de su santa esposa estaba situada en un pueblo del Aljarafe sevillano. Una casa antigua, con un jardín muy grande y con una piscina con el tamaño justo y necesario para reírse de los termómetros que nos martirizan a los sevillanos en nuestro “querido” verano. Después de las oportunas instrucciones (tienes que regar todos los días, no dejes entrar al gato dentro de la casa, la depuradora ponla a diario, recógeme las hojas secas de las plantas y baldea a menudo el patio y el jardín, utiliza el agua del pozo), tomaron posesión como fieles guardeses de este pequeño paraíso.

Las primeras semanas compaginaba el asueto con sus obligaciones laborales, pero una vez comenzadas sus vacaciones disfrutó como un cochino en un charco lleno de barro. Solo había una pequeña pega en este idílico lugar, no tenía conexión a interné. Pero tampoco era cuestión de cargar con su vieja torre, la pantalla, los altavoces y todos los armatostes conectados.

A la tía de su mujer se le acabaron las vacaciones y a él también. Regresó a su pequeño piso, le tocó limpieza general (para variar), comenzó a trabajar aunque por sus rancios músculos corría una pesada pereza invencible, y sentado junto al Kiyo, el mamoncete del gato que era el único que se alegró del regreso, se acordó.

Se acordó del perfume que desprendía el jazmín recién recogido con el que su mujer adornaba las habitaciones. Se acordó de como olían las damas de noche después de regarlas. Se acordó del canto de aquel gallo que en un corral cercano lo despertaba para disfrutar del día. Se acordó de los gorriones y de  los nidos de golondrinas que se quedarían vacíos porque sus moradoras preparaban su migración.  Se acordó de aquella noche, a una hora en la que  no había ni gatos en la calle, pudo ver, como cuando era un crío, las Lágrimas de San Lorenzo y pedirle a la lluvia de Perseidas unos cuantos  deseos. Se acordó de aquellas “visitas de familiares y amigos” que dieron para tantas historias.

Pero sobre todo se acordó de un compromiso adquirido allá por Mayo de año 2010. Ese mes, empezó con esto de los Blogs y conoció a un montón de personas que comparten vivencias. En su retiro veraniego echó de menos a todos y a cada uno de ellos y después de quitarle un poco el polvo a las mesas de La Bodeguita, se dispuso a disfrutar con esa buena gente que merece más atención por su parte.

Así que ya sabéis, habréis descansado estas largas semanas, pero ahora vuestra Bodeguita está abierta de nuevo y  este humilde bodeguero esta dispuesto a daros la brasa con sus historias y disfrutar de las vuestras.

¡¡ Llevátelo a papel !!

14 comentarios:

  1. Bienvenido a la blogosfera, y esas pedazo de vacaciones por el Caribe, y tu nueva entrada real como la vida misma, y darnos toda la brasa que quieras, que aquí estaremos todo para aguantarla, felicidades por la vuelta, ya estamos casi todos de regreso, un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mamé, se acabaron las vacaiones y ahora empieza lo bueno.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Ha merecido la pena esperar tu regreso de tan merecidas vacaciones. Bendita sea la tía y la madre que la trajo a este mundo :-) Bienvenido, chico

    ResponderEliminar
  3. Pues lo dicho, estoy bién dispuesta a aguantar tus brasas, las cuales necesitamos como los cantos de los pájaros.
    Un abrazo y bienvenido, Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un placer, querida Tortuga, espero que no te aburras.

      Eliminar
  4. Me alegro de tu vuelta. Ya te echábamos de menos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada Pater, al pié del cañon, como casi siempre.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Y mira que te imagino yo en la casita del pueblo, y tumbado en la tumbona en la piscina ajajajaj, que guay que te lo hayas pasado tan sumamente bien.... y nos hayas echado de menos.... aúm no tanto a nosotros como a escribir en el blog imagino... es adictivo.

    Bienvenido seas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tela de adictivo María Eugenia. Te lo dice uno que llevaba unas semanitas sin pasarse lo pa blogosfera.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Naranjito:
    Ser guardés es la mejor de las vacaciones: disfrutas de la casa, trabajas un poco y ¡no tienes gastos de mantenimeinto!
    ¡Anda que no eres tú un un tipo listo ni nada!
    Salu2 veraniegos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dyhego, si no las cojes al vuelo, se te escapan. Me refiero a las vacaciones anticrisis.
      Un saludo.

      Eliminar
  7. Hola Naranjito, me alegro de que hayas vuelto amigo. Paso por aquí a saludarte tras mi ausencia durante las vacaciones. Espero que estés bien. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea.
    http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  8. Pepe, un saludo para ti y tus colegas de la tertulia.

    ResponderEliminar