domingo, 9 de septiembre de 2012

El regalo



Los miércoles tocaba debate en la asociación. En esta ocasión discutían sobre la poesía y las nuevas tecnologías. Un grupo de habituales de la tertulia hablando sobre lo clásico y lo moderno, la necesidad de adaptarse a estos tiempos o continuar con sus publicaciones literarias en el viejo soporte impreso.

Él era un entusiasta defensor del libro en papel. Con sus tapas, guardas y, a ser posible, con punto de lectura. El tacto, el olor a tinta, la sensación al pasar las páginas. ¿Pero como se puede firmar  un libro electrónico?. En frente, sus compañeros tertulianos mantenían lo contrario. Es el futuro, es la forma de difundir nuestros versos. Los poemas están en la red, ya no tenemos que ir a la librería a comprar el último poemario. Sin salir de casa lo adquieres y los tienes en la pantalla de tu ordenador o de tu e-book.
Que no, que el libro nunca morirá. En mayo publicó su primer recopilatorio de poemas y fue un placer el dedicar y firmar las primeras páginas. ¿Cómo presentas un libro digital? se preguntaba una y otra vez.

Esa noche celebraba su onomástica. Su esposa lo esperaba entre el público para continuar la velada con el grupo de amigos en otro lugar más mundano justo enfrente de la sede de la asociación literaria. Sentados en los veladores de la terraza, bajo una fantástica luna trianera, le sonrió, le mostró un pequeño paquete envuelto en papel y muy cariñosamente le dijo:

-Te quedaste sin regalo.

Le siguen gustando los libros. Sigue teniendo una nutrida estantería repleta de ellos. Sigue gustándole el olor a tinta y el tacto del papel. Sigue dedicando su poemario en la primera página (yo soy uno de los afortunados que lo tienen).  Sigue viajando, por cuestiones de trabajo,  en ese tren que tarda algo más de dos hora en unir Sevilla con Madrid.  Y ahí, sentado en el confortable asiento, podemos verlo disfrutar del e-book que le regaló su mujer, aunque ella, según me confesó, estuvo a punto de descambiarlo.

¡¡ Llevátelo a papel !!

11 comentarios:

MAMÉ VALDÉS dijo...

Un regalo es un regalo... yo también soy de libro pero si alguien me regala uno digital no le haré asco, un saludo.

Este verano saqué en papel las 50 más interesante según mi criterio de Tomara que tu viera... y las encuaderne necesitaba tocar lo que escribo, una "locura" mía, un saludo.

Dyhego dijo...

Naranjito:
Si es que una cosa (libro) no quita la otra (electrónico).
Salu2 electónicos.

paterfamilias dijo...

Con lo bien que le habría sentado una camiseta del Sevilla ;-)

trianatrinidad dijo...

Amigo Naranjito, el E-book por lo practico, por lo comodo; ahora, por lo sentimental, por el valor de siempre y el hermoso rito de la lectura, donde se ponga un libro, con su lomo y su olor a papel....Un fuerte abrazo.

impresiones de una tortuga dijo...

Nos matan los E-book a los agentes del círculo de lectores, Narangito.
Yo, por si acaso estoy intentando entrar en una empresa de seguros para cobrar los recibos, porque si el presente es oscurito, el futuro es...lo siguiente.
Pero hay que adaptarse a los tiempos, para eso está la nostalgia para recordar con tristeza todo aquello que hemos ido dejando atrás, los chicles bazoka, los diccionarios enciclopédicos, los juegos de la comba en la calle, los cromos, las chapas, los recortables, las bicis sin casco y las rodillas con costra y un largo etc. que no extiendo porque me está entrando ganas de llorar de melancolía.
Pero ¡eso sí! donde se ponga un buén libro, que se quiten lo "ibuks".
Un fuerte abrazo, amigo.

Naranjito dijo...

Yo tampoco le haría asco a un regalo de ese tipo.
Me has dado una idea con lo de tener las entradas encuadernadas.
Un abrazo.

Naranjito dijo...

Y ademas para todos (libro) y (electrónico) tenemos su momento.
Un abrazo.

Naranjito dijo...

Pues el protagonista de la historia es socio del otro equipo de la ciudad (El Sevilla F.C.) desde el año 74, Imaginate
Un abrazo.

Naranjito dijo...

Yo tambien soy de los sentimentales, a lo que mi mujer me responde: !Claro, como tu no limpias el polvo!
Un abrazo.

Naranjito dijo...

Y las charlas en las puertas de las casas. Ahora se ponen a hablar a traves de la "blacberri" esa.
Un beso

Anónimo dijo...

¡Vale, vale! reconozco que me equivoqué, y que ahora estoy contento con el regalo. Me leo ahora hasta dos libros a la vez.

Gracias Naranjito por el post y tus palabras. Como siempre, ¡estás sembrao!.

Un abrazo.