miércoles, 10 de abril de 2013

Buenos dias




 Foto a las 20:30 antes del cambio de turno. (!quiero una reflex!)

 
Leyendo el blog de una granaína de pro,  que suelo visitar, me encontré hace unos días con una entrada que me llamó la atención. Salvando las distancia ya que ella es mujer y encima joven, me hizo recordar lo importante que son unas palabras adecuadas para alegrarte la triste existencia que creemos tener. La entrada en cuestión es esta (a ver si me sale el enlace):  Cuaderno de Bitácora

Nos ponemos en antecedentes.

 Me toca, otra vez, el turno de noche en la fábrica. Encima estos días en que todo lo que puede salir mal sale peor. Las máquinas están puñeteras y no quieren trabajar. Lo que nunca falla se fastidia. Tu personal anda obnubilado y no está por la labor de echarte una mano. Para colmo, mi jefe directo, aprovechándose de los años que hemos trabajado codo con codo antes de su merecidísimo ascenso y conociéndome como me conoce, no se le ocurre otra cosa que destinarme a los sitios más “responsables” y más “amenos” de todo el “complejo industrial” donde presto mis servicios como currante. Unas noches largas como ellas solas y con marrones de los buenos. Para acabar la jornada, y de vuelta a casa, no me puedo acostar y descansar como creo que me merezco.  Resulta que mi princesa anda de exámenes parciales y tengo que acercarla a la Facultad a primera hora (hora y media antes, para ser exacto) con el noble y responsable objeto de que pueda coger sitio en la biblioteca y poder prepararse los puñeteros exámenes con la tranquilidad que da estar rodeada de tropecientos estudiantes o estudiantas. 

Venga, Naranjito, que a estas horas no hay tráfico en Sevilla. ¿A las ocho y media? ¡Y un mo…ón pa mí! Los poquitos que trabajan en Sevilla están a estas horas pululando por las calles en las que yo tengo que pasar. Autobuses a rebosar,  la única línea de metro que tenemos de bote en bote, coches por un tubo. Pero tranquilo Naranjito que desde la zona de Viapol a Pino Montano se tardan diez minutos en tu peazo de coche made in Rumania. ¿He dicho diez? ¡El que dice diez dice veinticinco!.

Bueno, que llego a mi chabola a las nueve menos cuarto después de una noche para deseársela a nuestros queridísimos políticos y unas primeras horas del día escuchando las noticias en la radio (Ya lo sé, soy masoquista. ¡Pudiendo escuchar los grandes éxitos de Boney M, me flagelo con la olvidada prima de riesgo y el corralito de los co…nes!)

Total, una noche y un amanecer para que me suba el colesterol malo, el ácido úrico, los triglicéridos y la mala leche. 

Y ahora al grano.

 Vivo pegado a dos colegios, un parque de bomberos, una churrería, un supermercado “pa los desavíos”, un kiosco de prensa, una tienda de los chinos, (que raro), ocho bares (gracias), una parada de autobús,… Dejemos lo superficial y quedémonos con lo importante, mis vecinos los bomberos y los dos colegios de primaria.

Pues resulta que los bomberos hacen el cambio de turno a las nueve de la mañana y a las nueve de la noche. Cada turno entrante tiene que pasar lista y comprobar todos los elementos que tienen a su disposición para ejercer su impagable labor con las mejores garantías. Por cierto, que alivio da cuando salen y escuchas las sirenas alejándose, alejándose, alejándose, ale…. Comprueban todo exhaustivamente: las bombas de achique, el nivel de los tanques de agua, el depósito de gasoil,  las herramientas, las mangueras, los extintores, los cuatro o cinco tonos de sirenas, los megáfonos… Sí, también comprueban los megáfonos, mira por dónde.

Po eso, que llego a casa con cara y cuerpo de mosqueo permanente, aparco junto a mi bloque, ¿he dicho mosqueao?, po también agobiao, y escucho al bombero probando el megáfono del camión.
-¡BUENOS DIIIIAS, BEREBEREEE BEREBEREEE! VECINOS QUE PASEIS UN BUEN DIA Y, NIÑOS, PORTAROS BIEN EN EL COLE Y HARCELE CASO A VUESTRAS MAMAS. ANIMO QUE YA SON LAS NUEVE.

Este bombero me alegra las mañanas. El mosqueo y el agobio se me quitan un poco y,  con su buen humor, hace que te despreocupes de las cosas sin importancia y te fijes  en  la simpleza de unas palabras amables. Y eso que a él le queda una  larga jornada por delante en un trabajo  lleno de riesgos con treinta o cuarenta salidas por turno.

Gracias bombero desconocido y gracias a tus jefes que de vez en cuando te cambian de destino. Es que no todas las mañanas llego mosqueado del trabajo. !Quillo tú sabes el salto que pego de la cama cuando escucho eso de -¡BUENOS DIIIIAS, BEREBEREEE BEREBEREEE!


¡¡ Llevátelo a papel !!

8 comentarios:

Dyhego dijo...

Naranjito:
¡Pues cuando tú llegues del trabajo al amanecer... tocas el claxon para alegrarles la mañana, jajaja!
Salu2 sevillistas.

Naranjito dijo...

Quillo Dyhego, no terminé de actualizar la entrada (no se lo digas a nadie pero soy un taco de torpe), y ya me has hecho un comentario. El claxon se lo tocaré el mismo viernes a to los palanganas.
Qué, ¿no me digas que en tu estancia en Sevilla te has vuelto palangana?
Pues un saludo en VERDIBLANCO.

Dyhego dijo...

jajajaja, es para tocar las narices.
A los sevillistas les digo, saludos béticos, jajajajajajaj.

María Eugenia dijo...

mandame al bombero..

Naranjito dijo...

Vale Dyhego, tocales las narices a la mitad de los bomberos, que la otra mitad, jiajiajia.
Por cierto: yo disfrutare del Partido con amigos, que los mamones son palanganas.
Peor pa ellos.
Un abrazo

Naranjito dijo...

Mama Araña, mi mujer tiene un almanaque o calendario o como se diga, en donde los bomberos aparecen "lijeritos" de ropa, digo de cascos. Fue poruna buena causa.
Pero yo tengo las mismas fotos sin fotochó.
Lo malo de tener vecino cotilla.
Un abrazo y ya te contaré como cocinan los "energumenos" de las mangueras.

Lourdes dijo...

Hombre, pues ve y díselo... Te vas al parque de bomberos, te acercas al muchacho del megáfono y le dices, con tu arte sevillano:-"Quillo, ¿¿¿tú sabes el salto que pego de la cama cuando escucho eso de -¡BUENOS DIIIIAS, BEREBEREEE BEREBEREEE!???... ¿No? ¿No lo sabes? Jartico me tienes ya, coñio!"-. jajajaajajaja
Pero vamos, que mola el muchacho que se preocupa de saludar al vecindario, como buen vecino que es.

Igualito que aquel otro del servicio de limpieza de Madrid que pasaba todos los días por un colegio y cantaba con los niños de preescolar la de "Bob Esponja".
http://www.youtube.com/watch?v=VKFAzIvh09A

jejeje... Gracias! La granaína de pro te agradece que te acuerdes de ella en su blog. :)

Besosssssssssss!!

Naranjito dijo...

Lourdes, la verdad es que los vecinos del barrio estan muy contento de tener el parque de bomberos tan cerquita, a pesar del ruido de las sirenas y el megafono.
Un besote granaína.