martes, 23 de abril de 2013

Un Compañero




 Fotográfia de ABC de Sevilla



Por lo visto hoy es San Jorge, él de los libros y él del dragón que hecha fuego. Y de fuego hablamos hoy en La Bodeguita. De fuego y de compañeros de trabajo.

Veréis, resulta que el miércoles pasado, día 17, festivo en Sevilla, casi ecuador de la Feria; cuando miles de sevillanos, sevillanas, visitantes foráneos y televisiones cutres de medio mundo que retratan bajo su particular visión una de nuestras Semanas Grandes, disfrutaban de la fiesta y la alegría, se produjo un incendio en la fábrica donde “presto” mis servicios como currante. Si, festivo y una fábrica sevillana trabajando, que no me canso de decir que Sevilla no se detiene para irnos todos al Real a bailar sevillanas y tomarnos copitas de manzanilla. 

El fuego fortuito afectó a una de las plantas de fabricación, que gracias a los medios pasivos de seguridad, al plan de emergencia establecido ¡que funciona! y la rápida intervención de los bomberos fue atajado rápidamente. Yo tengo la suerte de pertenecer al Equipo de Emergencia y conozco los protocolos de actuación (jefe, que presto atención en los cursos, me leo los manuales y hago las prácticas ¿vale?) y dentro de estos protocolos está la localización de las personas responsables cuando ocurre un suceso de estas características.  Se localizó a los mencionados responsables, que seguramente (repito, día festivo en Sevilla) estaban disfrutando de nuestra Feria acompañados de familia y amigos, que rápidamente se personaron en las instalaciones. Y fue entonces cuando ocurrió el suceso. 

Acompañando a los bomberos en la inspección posterior al incendio ocurrió el accidente que  ocasionó heridas graves a los compañeros. Jesús, que no sé el cargo que tiene pero es uno de los jefes “gordos” fue el menos perjudicado. Javier, creo que es ingeniero de procesos, sufrió quemaduras y afortunadamente esta en planta en el hospital y, de pasada, diré que está bien porque me ha contestado a un mensaje de ánimo que le envié. Jorge, Ingeniero jefe de mantenimiento de fabricación, es el más perjudicado. Permanece en la Unidad de Quemados del Hospital Virgen del Rocío, referente mundial en esta especialidad, aunque esta evolucionado favorablemente y espero verlo lo antes posible “dándonos la lata”.

A mí no me ha afectado mucho el accidente, de hecho trabajé normalmente ese día en mí querido turno de noche. Bueno, Rafael me ha llamado varias veces para cambiar mis horarios y mis merecidísimos días de descanso por causa de fuerza mayor, que yo comparto. De pasada diré que “me toca” trabajar el fin de semana, la programación hay que cumplirla y los desperfectos ya están arreglados a pesar de lo aparatoso del incendio. Los pedidos hay que servirlos y en Sevilla, los poquitos que trabajamos, TRABAJAMOS, que se entere la Merkel y la madre que los parió.

Y ahora otra cosa a mis compañeros que sé que se pasan por La Bodeguita, pero no tienen lo que hay que tener para hacer comentarios. ¿Os acordáis cuando quise hacer un homenaje a La Susi y todos los currantes que se ha jubilado últimamente? Personalmente me felicitasteis, cosa no merecida por cierto, pero ahora me pregunto:

Jesús, Javier y, sobre todo Jorge, ¿no son compañeros? No he visto en vuestros en vuestros Facebook ninguna reseña al respecto. Ni un solo comentario. Que pasa ¿qué porque sean ingenieros no los consideramos “uno de los nuestros”? Y de los “compañeros” del Comité ni hablo, enmarañados en las negociaciones del convenio no tienen tiempo para publicar un pequeño mensaje de ánimo, pero si para ofertar viajes al Caribe… solo para afiliados.

A lo mejor me señalo por el párrafo anterior, aunque los que me conocen saben lo que pienso. A lo mejor estoy un poco sensible porque mi hijo está a punto de terminar su carrera de Ingeniero y espero que encuentre trabajo pronto y lo comparo, salvando las distancias, con estos tres “compañeros”. A lo mejor, como hice el curso de bombero con Jorge, sé, salvando otra vez las distancias, lo que es capaz de hacer el fuego. A lo mejor, como soy un currante, como Jesús, Javier y Jorge,…

Bueno Jorge,  espero verte pronto por la fábrica, aprovecho para felicitarte en tu onomástica y desearte una pronta recuperación.
¡¡ Llevátelo a papel !!

12 comentarios:

Lourdes dijo...

Bueno, es verdad que a veces que los que tienen una mijilla de más cargo en la empresa pues como que el resto de compañeros los ven como "el enemigo"...
Pero yo siempre digo que si ellos son trabajadores como los demás, y tb dan el callo cuando tienen que darlo, ¿dónde está el problema? Al fin y al cabo, todos sois compañeros y todos trabajáis juntos, ¿no?

Espero que tus compañeros se recuperen pronto, claro que sí.

Un beso grande!!

MAMÉ VALDÉS dijo...

Primero que tus compañeros se encuentren bien lo más pronto posible, y lo segundo con los puestos de trabajo hemos topado, y los cargos muchas veces se suben a la cabeza..., un saludo.

Dyhego dijo...

Espero que se recuperen los heridos y que todo vuelva a la normalidad, Naranjaito.
Salu2.

María Eugenia dijo...

Vaya espero se recuperen pronto.. y si los compañeros son compañeros como han de ser.. no habría de notarse ciertas diferencias. bsss

Susana Terrados dijo...

Será mi querido Naranjito que ves más allá del cargo laboral de una persona, es decir, ves a la persona...será que de verdad te importan. Es realmente hermoso que nos hables de tus compañeros y compartas tu pesar. Ojalá que ser recuperen pronto. Un besote.

PEPE LASALA dijo...

Tienes más razón que un Santo Naranjito, ya verás cómo tus compañeros se ponen bien. Un fuerte abrazo amigo.

Naranjito dijo...

Lourdes, aunque "no tragues" al compañero, en esta situaciones prima el compañerismo.
Un beso tambuien para ti.

Naranjito dijo...

Gracias Mamé, ya sabes aquello de si quieres saber como es fulanito, dale un carguito. En este caso no es asi, pero tienes toda la razón.
Un abrazo.

Naranjito dijo...

La normalidad casi ha vuelto, solo nos queda que vuelva Jorge, que anda bastante fastidiaillo.
Un abrazo.

Naranjito dijo...

Tu lo has dicho Maria Eugenia, aunque lleves un mono de trabajo o corbata no debe de haber diferencia.
Un beso.

Naranjito dijo...

Si es que al final todos somos iguales: personas. Le mando de tu parte tus ánimos.
Un abrazo.

Naranjito dijo...

Solo queda uno por recuperar y ahí esta el tio, luchando por recuperarse.
Un abrazo, Pepe.