jueves, 20 de marzo de 2014

El azulejo de la plaza de San Pedro



Quizás para los sevillanos sevillanos, la entrada de hoy no les resulte una novedad, pero, como dice mi churumbel el mayor que es el experto en estadísticas y cosas de esas, la Bodeguita la visitan gente de todo el mundo. Y yo tan contento recibiendo, en esta su humilde casa, a ilustres visitantes de Chikiristan, Malajati o de las Islas Perdidas en los Mares del Sur, vete tú a saber desde donde se asoman mi “legión” de visitantes.
Y a todos estos amigos foráneos les quiero mostrar una tradición que todo buen enamorado de la Híspalis romana debe conocer y pregonar a los cuatro vientos. Empecemos con una poesía:

Soy de la Sacramental

El artista me pintó

Y puso aquí un pajarito

-que es su forma de firmar-

oculto en un rinconcito

Todo aquel que lo encontró

dió su limosna al pasar

y a las Ánimas rezó

sí se quería casar,
siempre y pronto lo logró

¿Esto qué es lo que es? os preguntareis ávidos de misterios y leyendas. Pues es un azulejo que se encuentra encima de una ranura donde depositar donativos para rezar una plegaria dedicadas a la Ánimas Benditas del Purgatorio. Pero no es este azulejo en cuestión al que me refiero en el título, sino al que está justo encima de él. Tranquilos que la foto (hecha con el móvil) la pongo al final, así que seguir leyendo que si no, no os enterareis de .  

Más que un azulejo es un mural hecho en cerámica por el artista Juan Oliver, nacido en el aljarafe sevillano, concretamente en Castilleja de la Cuesta. Este buen señor tenía la costumbre de firmar sus obras con un carduelis, o sea, con un jilguero. El artístico alicatado representa a las almas en tránsito hacia su destino final, algunas de ellas rescatadas por ángeles y presentadas a San Pedro, el dueño y señor de las llaves de cielo. Obsérvese, como curiosidad, algún que otro obispo y papa rogando por la salvación de su alma. Y la firma del autor está. De eso se trata de buscar el pajarito.

Si pasáis por la plaza de San Pedro, en la fachada de la iglesia del mismo nombre,  siempre observareis a personas de todas las edades buscando en la pintura el detalle que escondió el mencionado Oliver. Y como en esta ciudad hay gente que tenemos mucha güasa, también observareis al típico sevillano malaje (yo solo lo hice una vez y porque eran alemanes los que estaban embobaos, que conste) que muy amablemente te dice eso de ¡aquí está! Y encima te lo señala con el dedo. Nada, se acabó el misterio, adiós a la diversión y adiós a la limosna. Totá, como no lo he encontrado, no me caso. Esto último seguro que lo han pensado muchas personas a las que les han fastidiado la búsqueda.

Y ahora os propongo que por un momento os trasladéis al centro de Sevilla, pararos frente a la fachada de la iglesia de San Pedro, levantá la mirada y dejaros llevar por el juego de buscar al jilguero. Seguro que lo encontráis, para ello un par de pistas

La primera por gentileza de mi esposa: –Hay que buscarlo con ojos de niños
La segunda, la segunda ya  la he dicho cuando he transcrito la poesía del azulejo pequeño.
Ahora viene la foto, aconsejo que la ampliéis, si tuviera una réflex se notarían los detalles con mucha más nitidez, pero ¡qué le vamos a hacer!


La foto la hice el lunes pasado cuando acompañé a mi hijo al centro. Estando los dos intentando conseguir una buena instantánea, se puso un señor delante  de nosotros alargó el brazo y con el dedo índice señalando un punto en concreto, nos dijo mu risueño: ¡aquí está! Claro que mi vástago y yo no nos pudimos reprimir y le soltamos un sonoro: ¡chivato! Y er nota, encima se marchó riéndose, el mu gilipollas.
Ya solo me queda decir lo que se puede leer a los pies del azulejo:

TENED COMPASION DE MÍ
AL MENOS VOSOTROS MIS AMIGOS
¡¡ Llevátelo a papel !!

20 comentarios:

  1. Feliz Primavera, espero algún día tener más tiempo para mis amigos de la blogosfera, un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Mamé, y yo te debo una visita cuando esté por Chipiona.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. ¡Ya lo he visto! Me ha costado, pero lo he encontrado, creo...
    Pasa lo mismo que con la rana de Salamanca.
    Salu2 jilguerosos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es fácil, solo hay que seguir las pistas. En Salamanca creo que no hay, pero bueno el ratito que se pasa buscando la rana merece la pena.
      Un saludo, observador.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Si amplias la foto es más fácil de lo que parece. El jilguero está.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Amigo Naranjito.
    ¡ Que no lo he visto. !

    En realidad tampoco me he esforzado mucho, siempre achacándolo a las prisas.

    Te lo prometo, cuando esté cerca me llegaré y no me vendré sin encontrarlo.
    Y cuando lo consiga, te lo brindaré.

    manolo



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manolo debes ser el único sevillano que no sepa donde está. Ahora tenemos una época muy buena para disfrutar de Sevilla. Date una vueltecita e inténtalo.
      Un saludo.

      Eliminar
  6. Yo tampoco lo he encontrado. Pero vaya, que cuando vaya por Sevilla (o te compres una réflex de una vez), igual... jejejejejejeje

    Besos grandes, Naranjito!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro tu que vienes antes a Sevilla que yo me compre la reflex.
      Un besote.

      Eliminar
  7. Jajajajaja, yo lo sé pero no lo digoooooo. El que me extraña que no lo sepa es Manolo. Un abrazo Naranjito, muy buena la iniciativa. A ver quién lo ve.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La de veces que pasamos por esa acera. A mi tambien me extraña que el amigo Manolo no sepa donde está, pero ya tiene una excusa para darse un garbeopor el centro.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Naranjito amigo, aqui el Tritri sabe donde esta el pajarito desde hace muchos años, no en balde salí cuatro Miercoles Santos en mi juventud con una tunica negra de esa Iglesia de San Pedro, pero como el amigo Pepe Lasala, -gran cofrade por cierto-, no lo digo para no ser como esos malajes que joroban la sorpresa.Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tritri, a mi me lo enseñó mi parienta que es sevillana sevillana. Y no se lo digas a nadie, pero tambien soy uno de esos malajes que le fastidian las busqueda a la gente. jeje.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. No hay forma de que pueda ampliar la imagen, pufff y en ese tamaño será bastante difícil que encuentre al jilguero, ni con dos pares de anteojos (gafas) uno arriba del otro, jajajajaja
    Me encantó la anécdota, Naranjito.

    Besos otoñales.

    ResponderEliminar
  10. Tercera pista: Clic botón izquierdo del ratoncito sobre la imagen, ahora clic botón derecho del mismo ratoncito. Sale una lista "mu" lista. Si te parece bien, entre las opciones escoge "ver imagen" y como por arte de magia aparece una lupa con la que podras recorrer el azulejo agrandandolo o haciendolo chiquitito como la altura de los niños que se paran a buscar el jilguero.
    Creo que te he dado más pistas de la cuenta, pero vos os mereceis esto y más.
    Un beso, mi querida Liliana

    ResponderEliminar
  11. ¡Genial, Naranjito! ¡lo vi, lo vi! Lo que es la tecnología, jajajaja

    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A que está? Si ya te lo decia, hay que buscarlo con ojos de niños.
      Un beso.

      Eliminar
  12. Hola de nuevo Naranjito, por aquí paso para despedirme ya hasta después de Semana Santa, así que un fuerte abrazo y hasta la vuelta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si no vemos por cualquier rincón de Sevilla.
      Un abrazo.

      Eliminar