viernes, 31 de octubre de 2014

El dado de Rubik



Aprovechando que estoy embalo, y que el ordenador me ha dado una tregua y no me sale la pantallita azul, quiero seguir con lo de simple de la entrada anterior. Al grano.

Dicen que de tal palo tal astilla, o eso de dichosa la rama que del tronco sale. Esto último se lo he escuchado a una señora de bastantes años, ochenta y bastantes para ser exactos. Y la astilla en cuestión es mi hijo. Vamos a ver lo simple que es el niño.

Pues resulta que mi churumbel el mayor utiliza un artilugio para relajarse. Nos sentamos a ver una serie de televisión y se pone manos a la obra. A ver, lo de “ver una serie de tv” tiene su pequeña guasa. El niño, para practicar el inglés, no se le ocurre otra cosa que bajarse (si, ¿qué pasa? yo veo series bajadas de interné, ¡y en HD! ¿Algún problema?) las series que él consideran que son interesantes y que tiene una trama lo suficientemente atractiva para echar un rato delante del aparato ese que tenemos en un lugar privilegiado de nuestros hogares. En versión original pero con subtítulos, menos mal. Gracias a estas series, mi hijo practica el english y yo practico la lectura rápida y, de paso, hago ejercicios oculares. ¡Qué movimiento de pupilas tengo ahora!

¿Qué artilugio utiliza mi hijo? ¡El dado de Rubik! Sí, ese dado de colorines que hace unos años, bastantes, nos traía a todos de cabeza. Muy simple, se trataba de, a base de giros y giros de sus caras, volver a poner en orden todos los colores. En una cara el amarillo, en otra el verde, en otra el naranja, y así hasta completar el rompecabezas.

Yo lo conseguí una vez. Fue gracias a un amigo del cuñao de mi compadre, que tenía escrito en un papel cuadriculao, los giros y las vueltas que había que darle al puñetero cubito de las narices. Entonces no había interné ni nada por el estilo. Él que tenía la solución era el puto  amo.  

Bueno, que aquí estamos los dos “disfrutando” de True Detective o de The Newsroom y mi hijo dale que te pego con el dadito de las narices. ¿El dadito? Atención a la foto:


 Foto mía, ¿adivina con qué?

Vale, el de la izquierda él que yo hacía. El de la derecha…

-Papá, que es igual. Lo único en que se diferencia es que no tiene colores, que son tamaños.
-Lo que tú digas, carne de mis carnes, ¿eso cómo se hace?
-Fácil papá, tienes que utilizar una secuencia de algoritmos del método de Friedich…

Mu bien churumbel, tu sigue con tus algoritmos, que yo intentaré enterarme de lo que dicen la Penny, el Leonard, el Howard, el Koothrappali y todos los frikis del Big Bang Theory. Todos los frikis menos mi niño ¿vale?

¿Qué no se puede hacer el dado? Po claro que si, a continuación la prueba:


 Foto desenfocá, uff que mareo de daditos de las narices

Es que mi churumbel el mayor sale a un servidor. Es mu simple.


D.E.E. (Después de Escribir Esto me he acordado de:)

- Mi niño sale a mí. Es inteligente.
-Y lo de los algoritmos esos es por deformación profesional (¡niño estudia! termina ya la carrera que hacen falta buenos ingenieros)


¡¡ Llevátelo a papel !!

9 comentarios:

Dyhego dijo...

A mí esos artilugios para relajarse me ponen histérico...
Salu2 cúbicos, Naranjito.

Ana, princesa del guisante dijo...

Uy, eso de los algoritmos va a ser una enfermedá o argo... Una deformación!
¿Has probado con el ganchillo? Relaja igual y le ayudarías a hacer el ajuar:-) un abrajo, caballerro.

Naranjito dijo...

Pues anda que a mí que soy el que lo aguanto.
Un abrazo.

Naranjito dijo...

Pues, aunque parezca mentira, hace años conocí a varios controladores de vuelo que en sus ratos libres en la torre de control hacian ganchillo. No veas la competencia a ver quien hacía la mejor convinación de colores.
Un abrazo princesa.

Lourdes dijo...

¿Y los puzzlecillos aquellos de piezas normales que hacían un paisaje o un monumento histórico? ¿No te molan? Pero de esos de 50 piezas, tampoco te agobies. :)

Liliana G. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Liliana G. dijo...

Nunca pude armar un dado de estos, me hace poner nerviosa, jajajaja Menudo ingenio el de tu hijo y habilidad de sobra,
Lourdes me hizo acordar una época donde hacía esos puzzles de cientos de piezas, algunos los tengo enmarcados, me encantan!!!! Eso sí, soy fanática de los Sudokus, jajajaja

Besos, Naranjito.

(PD: La hostería de Buttarelli tiene una entrada nueva, bastante zafada por cierto, jajajajaja)
(Más PD:perdón por borrar el anterior comentario, tanto hablar de cubos, me faltaba una palabra en el texto)

Naranjito dijo...

Yo particularmente tengo un "barquito" que lleva tres años en el dique seco de un armario. Cuando mi mujer me deje sigo con la construcción. Pero es que me pongo nervioso de la cantidad de piecesitas que tiene el galeón. ¿los puzles? Ofú que rompecabeza.
Un besote.

Naranjito dijo...

Yo no tengo paciencia para los puzles. Y los sudokus los dejo para mi mujer, aunque ella los llamas sukucus, ná cosas que tienen las sevillanas.
Un abrazo y presto me dispongo a degustar los caldos de tan ilustre hostería.