domingo, 30 de noviembre de 2014

Solidaridad anónima



No quiero pecar de oportunista con la publicación de esta entrada. Por lo visto hoy, o en estos días, se está celebrando, si esto se puede celebrar, el día mundial de los sin techos. Pero lo cierto es que de la historia me he entrado por pura casualidad durante esta semana. 

Resulta que al final de la avenida de las Casillas, en el cruce con lo que los sevillanos llamamos ronda supernorte (SE35) hace muchos meses, años diría yo, vivía un hombre justo en los jardines de los últimos bloques del barrio. Entre los pocos árboles, los setos y los arbustos, tenía su hogar. Hogar, vamos a llamarle hogar a unas cuantas cajas, mantas, plásticos y los enseres que encontraba por la calle. No molestaba a nadie, vivía de lo que los vecinos con corazón le facilitaban. Pero un día deje de verlo. No pensé en lo peor, pensé que los servicios sociales se habían hecho cargo de él. Nada más lejos de la realidad. Lo que ocurrió fue que arreglaron los jardines y el buen hombre tuvo que trasladarse de sitio. Justo enfrente, al otro lado de la calle, junto a la valla que cierra lo que antes era el hospital psiquiátrico. 

Allí lo vi de nuevo, el lugar no era adecuado. No tiene árboles, ni arbustos ni setos. Como podía colgaba sus plásticos, sus cartones y a “vivir” sin moverse de sus tristes y pocas posesiones. Te parabas en el semáforo y siempre lo veías. Mientras la luz roja te obligaba a detenerte, tú conciencia de ser humano, por unos segundos te hacía pensar en el frio, en el calor, en la miseria, en el pobre hombre. Unos segundos, hasta que la luz se pone en verde y sigues tú camino, con tus preocupaciones y tu vida cómoda a pesar de todo lo que te falta y no tienes y pensando en echar gasolina no sea que el coche se te ponga en reserva y te olvidas de este hombre.

Creo que fue el martes cuando entré al barrio por esta zona. Instintivamente miré hacia el lugar donde acampaba el buen hombre y me encontré con esto




No me quise acercar por respetar la intimidad del buen hombre y desde lejos eché la foto con mi móvil. Me llamó la atención el refugio y la limpieza que lo rodeaba y me alegré que algún organismo público preste soluciones provisionales a las personas necesitadas. Más tarde, en la tranquilidad de la barra de un bar tomando un café, le enseñé la foto a un buen amigo.   Al verla sonrió y me dijo: ¿te has dado cuenta? ¿De qué? Pregunté. Cogió su teléfono y me dijo que mirase el guasa. Y aquí está el resultado.





-¡Pero si este es el logo de los toldos que tu fabricas!

-Sí, eso lo hemos hecho nosotros. Yo paso todos los días por allí. Me da pena ese hombre. No se mete con nadie, está solo malviviendo entre basura. Tenía que hacer algo y se me ocurrió fabricarle una pequeña casa y tenía que hacerla bien. Tiene su plataforma elevada para separarla del suelo. Tiene su cremallera para que pueda cerrarla y guarecerse mejor. La tela está plastificada para la lluvia. Se la montamos mi hijo y yo y fíjate como es la cosa que cuando le estábamos tirando todo lo que tenía se acercó un vecino para ver lo que estábamos haciendo y de camino traerle un papelón de pescaito frito. También le compramos un colchón pero parece que no lo quiere, será lo del Diógenes ese, pero cuando pase y no esté, le tiro el viejo, que te puedes imaginar cómo está, y le meto el nuevo que lo tiene al lado del refugio.

-¿Y esto no se lo has contado a nadie?

-¿Para qué? Lo hemos hecho porque podemos, porque queremos y porque no cuesta nada ayudar a los demás. Dicen que este buen hombre fue de los primero desahuciados del barrio y, en su enfermedad, no se quiere mover de allí. Otros dicen que fue el último interno de manicomio y cuando cerró no tenía otro sitio donde ir. De todas formas esto son leyendas urbanas, lo cierto es que el hombre necesitaba ayuda y, en las medida de mis posibilidades yo se la he dado.

Mi amigo se llama Javier, un pequeño empresario sevillano de los que da gusto conocer. Necesitamos muchos como Javi, así le llamamos, personas anónimas, pequeños empresarios que  ayudan a los necesitados y no salen en la prensa ni en las televisiones haciendo millonarias donaciones para quedar bien y de camino ahorrarse algo de impuestos. Quedan gente buena y Javi es uno de ellos. 
¡¡ Llevátelo a papel !!

45 comentarios:

  1. Siempre hay gente buena, Naranjaito.
    Da gusto leer historias así.
    Salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay más gente buena de la que creemos.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Sinceramente me ha emocionado ese gesto tan bonito que hoy en dia escasea en esta vida. Yo he hablado con el hombre personalmemte. Su nombre es Olaf ( nose como si se escribe asi ) , es de la República Checa y segun el me comento que esta aqui porque mataron a su familia allí en su pais hace muchos años en una guerra si no recuerdo mal. Me da mucha pena este hombre y cada vez que puedo le llevo algo de comer o algo para el frio. Y cada vez que le miro a los ojos me transmite que este hombre ha pasado mucho en su vida. Y la verdad esque lo admiro porque los que hayan podido compartir con el unos minutos alomejor no tendran mi misma opinion , pero para mi es una persona muy sabia. Un saludo y gran gesto de javier.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que tiene una historia digna de contar.
      Un saludo

      Eliminar
  3. Mis Felicitaciones, por tener amigos como Javier.
    Pocos hay como él.
    Que sirva de ejemplo, para todo quien te lea.
    Yo lo difundiré todo lo que pueda.

    Saludos, manolo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Manolo por la difusión. Ya contaré la repercusión de la historia.
      Un saludo, mi Oficial.

      Eliminar
  4. A veces el ser humano he sorprende con gestos como este y vuelves a creer en la humanidad.
    Hace no mucho que pase por ese semáforo y vi a ese señor en su particular casita, y ahora gracias a este post se su historia, y que esa casita se la brindó una persona con corazón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Laura por la visita y el comentario. Ahora cuando pases no lo veras, asuntos sociales se ha hecho cargo de él.

      Eliminar
  5. Me ha emocionado mucho,gracias Javier por tu humanidad,ayer vi a un joven entregarle un saco de dormir para las noches frías,ojalá que tomemos conciencia y ejemplo,no nos cuesta nada ser solidari@s

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces la gente necesita un empujoncito para que sea solidario y un poquito humano.
      Un saludo Pepim

      Eliminar
  6. El gesto es muy bonito pero hay que conocer ha historia desde cerca. Vivo en esa calle casualmente y desde que llegó siempre todos los vecinos nos hemos volcado con esta persona, pero poco a poco hemos visto de todo. Le dimos comida, colchones, tiendas de campaña, muebles y poco a poco lo ha ido tirando y acumulando todo de basura. El problema reside en que no quiere recibir ayuda de los servicios sociales porque el quiere vivir así. Han sido muchas personas las que con el paso del tiempo le han brindado de todo, pero el solo recoje las cosas para quedar bien y luego las tira. No hace mucho una bolsa de comida entera la cambio en el bar por cerveza y tabaco. Y cada nada le retiran una montaña de basuras de comidas ya caducadas con litronas vacías. Vecinas de allí no hemos dejado de darle platos de comida y al final no se los come y los tira. Sólo le interesa estar en el semáforo para recoger dinero para poder emplearlo en tabaco y cerveza

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo malo, que aparte de todo está enfermo. ¿Una persona sana podría vivir de esta manera?
      Un saludo.

      Eliminar
  7. Lo que a veces parece vicio sólo es trastorno sufrido que se embebe y contamina para apaciguar del sueño la pesadilla de vivir cada día como él; sus propios monstruos. No dejemos nunca por ello de proveerle por cuanto ya que si nos sobra, aún con esfuerzo, mayor es el que él hace para soportarlo.
    Los trastornos sociales no se reeducan, se soportan y duran tanto como esa vida que se va apagando aunque ya esté casi muerto en esta vida que la pasa como un mal trago…Sin verdaderamente disfrutarla. Sea cierta su historia, aunque ahora viva tan mala ventura.
    Seamos siempre generosos o llámenlo como deseen que de algún modo sabe que puede estar ahí hasta que las fuerzas le fallen.
    No se desalienten por algunos errores del mendigo que por serlo es persona ante todo y aunque escaso de recursos y entendederas ya obstruidas sean sus gestos agradecidos como quien altruistamente le ha provisto de lona y techo...
    La diferencia está en la deferencia con que a cada clase social ha tocado convivir y en eso se aprecian las cualidades de vecinos, de un barrio.
    Feliz diciembre a todos por costumbre y su solidaridad
    Deica entón :|´

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por este magnifico comentario. Asi da gusto seguir contando historias.
      Un estrechón de manos.

      Eliminar
  8. Es un hombre genial, yo nunca le he visto tirar comida, la verdad, pero si que tenía mucha basura. Mi marido y yo le hemos ayudado tantas veces como hemos podido. Y lo único que nos pide de comer, son latas, para poderselas comer y tirarlas, eso es lo que nos dice.
    Como anteriormente se ha dicho... Somos personas y eso siempre hay que tenerlo presente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Charo, eso es lo importante, ser personas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Los que vivimos justo frente a el lo vemos todo. Muchos vecinos le hemos bajado platos de guisos recién hechos que no se ha comido y los ha tirado. Tanto los trabajadores de lipasam como los de servicios sociales han hablado con el para llevárselo y es él quien dijo que no porque ahí hace lo que quiere. Nada es lo que parece. Se aprovecha de la buena fe de los que pasan por allí porque como es lógico a nadie nos gusta que nadie esté en esa situación. Hace poco un trabajador de lipasam habló con el porque tuvo que recoger bolsas de comidas totalmente caducadas y se molestó no por recogerlas sino porque hay otras personas que realmente necesitan para comer y no está bien que se tire. Cualquiera que pase por allí puede comprobar que justo detrás de donde tiene su cama hay litros y litros de cerveza y bolsas de comidas totalmente en malas condiciones y caducadas y eso que cada cierto tiempo el sevicio de limpieza lo adecentar. Cada uno es libre de pensar lo que quiere pero los que lo vemos día a dia y desde el principio vemos la realidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo diría "la triste realidad", la trsite realidad de vivir en estas condiciones y encima efermo.
      Un saludo.

      Eliminar
  10. Buen samaritano si, y luego votará al PP. Con caridad no se resuelve todo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que vota al PP, no lo sé, tampoco me importa y que con solo caridad no se resuelve todo, totalmente de acuerdo. Pero alguién tiene que dar el primer paso.
      Un saludo.

      Eliminar
  11. Todavía hay gente de corazón que ayuda a los que lo necesitan y no como los políticos que sólo piensan en cómo pueden inflarse los bolsillos....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo malo es que a los políticos lo colocamos nosotros.
      Un saludo.

      Eliminar
  12. El otro dia cuando paré en el semaforo me pidió un euro para ir al bar. Me dijo que no podía comerse la comida que le daban porque tenía ratas hasta dentro de su "tienda-cama". Y a plena luz del día miré hacia ese toldo y vi como una señora rata merodeaba justo por debajo.
    A mi también me habían informado que servicios sociales vino a ofrecerle irse de ahi y tener otras condiciones mejores y el lo ha rechazado.
    Está claro que aunque rechace ayuda y tire comida no se trata de un caso de "persona desagradecida"...es que ese hombre tiene un problema psicologico y tarde o temprano aparecerá tieso por cualquier circunstancia.
    Eso es lo que me da pena :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si la enfermedad le ha llevado a esta situación o la situación le ha llevado a la enfermedad, lo que está claro que necesita ayuda como muchos otros que hay por nuestras calles.
      Un saludo.

      Eliminar
  13. Tiene que ser una triste pena verse asin en esas circuntancias y mas por una enfermedad sipcologica, hay que tener fe y segir ayudandolo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso no debemos mirar para otro lado.
      Un saludo

      Eliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  15. Sobrellevar una vida asi debe requerir de una gran dosis de evasion, ya sea a traves del alcohol o el tabaco. No quita que Javier hiciera un gesto maravilloso al igual que el resto de vecinos, pero hay que contemplar la realidad de que muchas personas asi llevan muertas por dentro muchos años...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quiza el alcohol le produzca la supuesta euforia con la que seguir viviendo. Triste en todo caso.
      Un saludo.

      Eliminar
  16. Si se entera el PP seguro que le echanm alegando que da mala imagen o algo similar. Conozco a estos sinvergüenzas del Gobierno: disfrutan cuando suprimen el subsidio de desempleo a los parados de larga duración ("que se jodan") y robando a los más pobres (en Sanlucar de Barrameda robaron en el banco de alimentos para ofrecerles zumos a los peridoistas). Son deleznables, chorizos ramplones y no merecen vivir entre nosotros. Si hay gente viviendo así es por culpa de los sucios políticos como los del PP.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé que decirte pero este hombre lleva asi más años que el PP gobernando Sevilla. Ojo; que no lo estoy excusando. El problema es que quién nos gobiernan la mayoría de las veces no quieren ver la realidad.
      Un saludo.

      Eliminar
  17. Bien por tu amigo Javier. Y bien también por aquellos empresarios que donan millones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pater, cada uno en la medida de sus posibilidades.
      Un abrazo.

      Eliminar
  18. Es emocionante el gesto de Javier, lo que ha hecho por este pobre hombre, le honra y mucho..

    Sobre si el hombre bebe o fuma, come o no come, creo que no bebemos juzgarlo...Solo podemos saber, que haríamos nosotros en su lugar, estando en su situación..

    Así que ....Gracias Javier

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues que nos sirva de reflexión eso de ¿que haríamos nosotros en su lugar?
      Un saludo.

      Eliminar
  19. no está prohibido acampar en las ciudades?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo, no nos vengas a tocar las pelotas...
      [¿Le vas a pedir a un hombre qué? ¿Qué tiene que perder, qué?]
      Las demagogias populistas para el Pp entre sus mítines de seguidores. Ok? :|

      Eliminar
    2. ¿A esto se le puede decir acampar? yo lo llamaría refugiarse
      Un saludo.

      Eliminar
  20. Yo me crié y vivi en pino montano hasta que me case. Ahora paso por allí dos veces por semana y efectivamente veia a este señor desde el semáforo del cruce de la supernorte. Me alegro que gracias a la solidaridad de unos pocos este señor pueda resguardarse. Enhorabuena

    ResponderEliminar
  21. Más gente como Javier es lo que hace falta. Sí, de esa gente que ayuda sin esperar nada y sin ninguna otra intención. Sólo la de ayudar.

    Un beso, Naranjito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una jartá de anónimos Javieres nos hace falta.
      Un besote, granaina.

      Eliminar
  22. Sí, sí, pero el tipo tiene aparcado el buga azul oscuro a la puerta del cortijo. Lo pone ahí, en el cartel

    ResponderEliminar
  23. Yo conozco el caso de eate hombre vivo cerca y la verdad esq la crisis nos esta dando fuerte en la espalda a mi m gustaria acer algo x los demas pero lo k gano solo me da para pekeńas aportaciones alimenticias a las asociaciones para persobas desfavorecidas gente del barrio o de cerca que estan dispuestas a ayudar de verdad. Y por eso quiero darte las gracias javi por ayudar desinteresadamente y deharnos seguir creyendo q existe la solidaridad y a ti naranjaito por hacerlo publico que la gente sepa y tenga claro que esto existe y que no todo el mundo es egoista. Un millon de gracias xao.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Loba. Si cada uno en la medida de nuestras posibilidades ayudamos un poquito la cosa funcionaria mucho mejor.
      Un saludo.

      Eliminar