viernes, 30 de julio de 2010

Mis otros viajes





Antes de que mi padre se comprara el Simca 1000, que mas tarde heredara yo, y como en la Ducati, no cabíamos los cuatros, lo de viajar en verano estaba un poco limitado. Pero como durante el curso yo había sido "un niño muy aplicado", mis padres me dejaban entretenerme con los libros que ellos, gustosamente, me compraban. Gracias a estos libros,junto con Chingachgook, Hawkeye y Uncas seguí los rastros de los maquas entre el Hudson y el Potomac. Fuí participe de la quimera del oro por tierras de Alaska.
Entre zulúes y bantúes ayudé al bueno de Quatermain a buscar las minas del rey Salomón.
Me atreví a desafiar a todo el Imperio Británico junto con mi amigo Sandokan, mientras rescatábamos a la Perla de Labuán.
Siempre tenía preparada una flecha negra para las injusticias y colaboré con Sherlock Holmes y el doctor Watson a descifrar el misterio del perro de los Baskerville, mirando de reojo por si aparecía mi viejo enemigo Moriarty.
Con Winnetou y Old Shatterhand recorrimos las llanuras y montañas del viejo Oeste, antes de que Tarzan me enseñara un manuscrito encontrado en una cabaña en lo profundo de la selva.
Aprendí el noble arte de la esgrima con cuatro profesores Athos, Porthos, Aramis y mi colega D'artagnan. Las notas de las clases me la traía un cartero ruso cuando sus compromisos con el Zar de todas las Rusias se lo permitía.
Mi aliado Jim Hawkins me enseñó a no fiarme de John Silver, y que si conseguía un mapa de un tesoro, contara con él para ir a buscarlo.
Recorrí el Mississippi con Huckleberry y el bueno de Jim, en una balsa que construimos con la ayuda de Tom Sawyer.
El Capitán Nemo me enseñó los secretos de las profundidades y, a bordo del Nautilus, me acercó a una isla para que hiciera compañía al bueno de Robinson Crusoe.
De vuelta de la isla, el Corsario Negro me adiestró en la navegación a vela y a no temerle a las tormentas cuando azotan tu barco.
Me asombré de la facilidad de organización y planificación de un señor ingles llamado Phileas Fogg, para recorrer el mundo en un tiempo record. Tambien viajé con Gulliver, y lo envidié cuando lo vi rodeado de personas pequeñitas.
Algunas noches me atreví a leer unos cuentos de un tal Poe, pero como sentía un escalofrío en la espalda, decidí leerlos con luz diurna y cerquita de otras personas.

Fueron unos viajes fantásticos, hoy los hecho de menos, pero siempre los tengo en una estantería para cuando necesite recordar esas vacaciones sin prisa,sin caravanas,sin atascos. ¡¡ Llevátelo a papel !!

12 comentarios:

sevillana dijo...

Que de recuerdos de peliculas, series y dibujos animados, me encantaban. Que poco necesitábamos para pasar una buena tarde. Eramos más feciles antes con casi nada y ahora los niños como no tengan una consola de videos juegos o un ordenador no se divierten.
Besos

impresiones de una tortuga dijo...

Me encanta el recorrido que has hecho por toda la literatura infantil y jubenil de aquellos años. Lo has bordao Naranjito. Me alegro de volver a leerte. Poco a poco vuelvo a una relativa normalidad.Saludos y gracias

impresiones de una tortuga dijo...

Se me coló una errata. "Sorri"

trianatrinidad dijo...

Amigo NARANJITO me has recordado una colección magnífica que tuve entre los doce y los quince años que creo se llamaba CLASICOS JUVENILES ILUSTRADOS, eran libros (todos esos que has enumerado por ejemplo) con una pagina de texto y otra de comics.¡No vea como disfrutabamos mis hermanos y yo con todas esas aventuras!Saludos amigo.

Nefertari dijo...

Oh, que recuerdos! No te darías cuenta, pero yo también iba en esos viajes. Y a la vuelta, estuve con mis amigos los hollister hasta que un día me colé detrás de un espejo siguiendo a un conejo blanco y conocí a atreyu, al hombre de piedra y a la tortuga morla...

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Pues es raro que no coincidiéramos en algún sitio andando tan cerca y en tantos viajes.
Muy bueno lo tuyo, un abrazo

Susana Terrados Sánchez dijo...

Divinos viajes de nuestra infancia, sin duda. Es una verdadera suerte que hoy día todavía podamos seguir haciendo viajes nuevos con nuevos autores porque, por suerte, el mundo moderno no ha matado a los buenos escritores. Yo pongo muy juntitos mis titulos del pasado con los nuevos y disfruto viendolos y releyendolos.
Saludos.

MaeseRancio dijo...

Juraría que ayer dejé un comentario sobre Tom Sawyer. Misterios de la informática.

Dama dijo...

Yo le debo lo que soy y mi amor por la lectura a Mortadelo y Filemón.

Un beso.

Valentina Estudia dijo...

Este lo has bordao,sin duda alguna.Sabes que eres mi primo favorito y ademas el blog que mas sigo,el tuyo.

PD:No te preocupes ya te haré una de mis comidas y esas caipiriñas....que quitan el sentió.1beso

Liliana G. dijo...

He hecho la mayoría de esos viajes y doy fe de lo magníficos que fueron. Sandokán se ganó mi más ferviente admiración y Poe mis más fervientes lecturas... ¡Qué maravilla acordarse de ellos!
Sí, están en las estanterías, y los que faltaban, con el tiempo han sido repuestos. ¡Bien lo valen!

Gracias por hacerme pasear nuevamente por esas vacaciones de 365 días :)

Besotes.

El Naranjito dijo...

Me he dado cuenta de otro significado de la palabra "oberbukin". Grácias a todos.