viernes, 10 de diciembre de 2010

Los Buzones de la Basura (I)


-Mira, compadre, que buzones para la basura más modernos nos pusieron hace tiempo en el barrio.
-Si, ya veo y de colores para que no os equivoquéis.
-Exactamente, tú lo has dicho para que no se equivoque la gente. El azul para el papel y el cartón, el amarillo para bricks, latas y envases y el gris para el resto de basura orgánica.
-¿Y cómo funcionan?
-Es fácil. Abres la puerta. Metes la bolsa. Cierra la puerta. Tira de la palanca y ya está. Mira te haré una prueba, ¿ves ese balón viejo y roto que está ahí entre el seto?

Cogí el viejo balón y le demostré a mi compadre el fácil funcionamiento de los buzones.

-¿Lo ves? Abro la puerta, meto el balón, cierro la puerta y tiro de la palanca. Cae en un compartimento que está debajo y cada cierto tiempo, a través de unos conductos subterráneos y por medio de aire a mucha presión llega hasta el Punto Limpio que está al final del barrio para su correspondiente preparación y reciclado. Están decorados de una forma muy especial, pero ya los limpiarán mañana.
-¡Qué bien te explicas compadre! ¡Anda! No te escaquees que me tienes que invitar, que las comadres ya nos llevan ventaja. 

Después de una agradable velada y tras haber visitado un par de “farmacias” (que conste que por prescripción facultativa) regresamos a casa dando un agradable paseo. Junto a mi bloque me encontré a mi vecino Juan que andaba como buscando algo entre los pocos jardines que nos quedan.

-Hola Juan, buenas noches. ¿Qué andas buscando?
-Hola vecino, nada que mi hijo pequeño se ha dejado una pelota esta tarde por aquí y anda con un berrinche que no veas.
-¿Una pelota vieja?
-Sí, es que a los críos no hay quien los entienda, tiene dos o tres de sus hermanos mayores pero a él la que le gusta es la vieja. Olle ¿tu como sabes que es un balón viejo?
-No nada, me lo he imaginado. Que mi hijo ha sido pequeño también y, tú sabes, las cosas de los niños.

Las “comadres” ya estaban dentro del portal, escondidas y con una risita cómplice, esperando que llegara para impartirme la oportuna bronca.
Mi compare no dijo nada. Solo me miró, y, con la mirada, me dijo: “espabilao, eres muy didáctico explicando el funcionamiento de las cosas, eres muy técnico, pero haber cómo le explicas a tu vecino que el balón de su hijo ha viajado por las entrañas de la tierra y ha acabado en un gran contenedor de basura”.

-Adiós Juan, buenas noches y suerte.
-Adiós vecino hasta mañana.
¡¡ Llevátelo a papel !!

12 comentarios:

Dyhego dijo...

NARANJITO, NARANJITO:
¡Si es que no hay que tirar nada...!
La primera impresión que me ha dado la foto es que se trataba de los horribles, insufribles y estúpidos Teletabis...
Salu2 preciosos, sufribles e inteligentes (jejeje)

~ El Capitán Escarlata ~ dijo...

Mala situación, mi Señor,... no os diré como salir de ella,... Vuestro vecino lo entenderá,... su hijo, no,... en todo caso,... os recuerdo, a título informativo, que existe la Legión Extranjera Francesa y el Tercio Español, por si habéis de desaparecer apresuradamente,... Valor, mi Señor, que no se diga.

Expresiones viejas y rotas varias.

sevillana dijo...

Anda, anda, mira que tirar el balón del pequeño, es que no se te puede dejar solo.
Ahora ya en serio, en mi barrio que no está muy lejos del tuyo aún no han puesto estos contenedores, seguimos con los de siempre, somos unos marginados.
Saludos

Liliana G. dijo...

Jajajaja Menuda metida de pata, Naranjito. ¿Y el vecino finalmente se enteró de lo que habías hecho con el balón de su niño?
¡Qué extraños basureros! A mí me dieron la impresión de ser unos robots, eso sí, les faltan las manitas :)

Besazos.

maria eugenia dijo...

jaja anda que menudo disgusto para el peque. Y oye que originales vuestros contenedores.

yo soy, NaturalDeSevilla dijo...

¡home, veras tu! se trata de una mentira piadosa...ademas donde va a parar el merito que tiene la forma como le has explicado a tu compadre el funcionamiento de esos artlugios. ¿Es que la gente no comprende la calidad civica?...¡ole tu, naranjito!

Juanma dijo...

jajajaja, si no puede ser...no nos dejan ser civilizados. Casi mejor ni intentarlo. Pídele una pelota a los Reyes Magos, ¿no?

Qué bien cuentas estas historias, coño!!

Abrazos.

Lamiradadelhombre dijo...

Muy bueno, Naranjito. Ya echaba yo de menos estos post.

Muy modernos los contenedores, y es de valorar que ayuden a mantener el medio ambiente, pero ¡quillo!, ¿cómo se tira la pata de jamón? ¿No te has fijado cómo está el barrio de patas de jamón apoyadas al lado de los buzones después de las Navidades? Ya lo verás, Naranjito, ya lo verás.

desnuda en otoño dijo...

Querido naranjito si hoy estuviera triste, tu me hubieses quitado la triteza, no me he podido reir mas que; arte leche.

El Naranjito dijo...

Dyhego: tienes razón, se parecen a los teletabis y encima "se lo tragan todo". Un saludo.

Mi Capitán, los Tercios tengo el honor de conocerlos, el Tercio de Armada y el Tercio Sur, la Legión Francesa para los corbardes. Pero este viejo marino supo resarcir el daño causado al pequeño infante. Esté pendiente Vuestra Merced a mis novedades.
Siempre a sus órdenes.


Sevillana, pues hay todavía más, en las viviendas nuevas tienen los buzones dentro de los bloques en un cuartillo especial. Los "puñeteros" no tienen ni que salir a la calle.

El Naranjito dijo...

Querida Liliana, mi vecino no llegó a enterarse, y, tienes razón, son unos cachivaches pero muy útiles.
Un beso.

maria eugenia: a el peque se le pasó el disgusto, ya te contaré como.
Otro beso para tí.

NaturalDeSevilla: a uno que le sale su rama docente y encima tiene que aguantar la guasa. La próxima vez lo explicaré por escrito.
Un estrechón de manos.

El Naranjito dijo...

Juanma, los Reyes Magos llegarón con bastantes semanas de antelación. Grácias por los piropos.

Lamiradadelhombre: ¿y si cortamos las patas de jamón en varios trozos?. ¿Y como tiras una barra de cortinas? ¿Y el palo de una fregona? Pero tienes razón, los buzones son aparcamientos de patas de jamón. Habría que hacer un estudio sociológico de los restos de patas de jamón que dejamos junto a los buzones: tamaño, grado de aprovechamiento, color de la pezuña, etc. El mapa jamonil del barrio sería, cuanto menos, curioso.
Un estrechón de manos.

Querida Jacinta: me alegro que te alegre mis historias. Pero si te paras a pensar, esto pasa en las mejores familias.
Un abrazo cordial.