domingo, 20 de octubre de 2013

El semáforo



Anda mi hijo enfrascado en la obtención del permiso que le permita la conducción por la vía pública de: “automóviles cuya masa máxima autorizada no exceda de 3.500 kg que estén diseñados y construidos para el transporte de no más de ocho pasajeros además del conductor. Dichos automóviles podrán llevar enganchado un remolque cuya masa máxima autorizada no exceda de 750 kg.” Vamos que se está sacando el carné de conducir.

¿El teórico? No problem. Llegó un lunes y me dijo que había pedido cita para el examen, de esta forma se obligaba a coger el libro y ponerse a estudiar. -¿Para cuándo el examen? –Para el jueves.      -¿Qué? ¡Pero si ni siquiera  sabes donde tienes el libro! –No problem, un par de días de empollar y me lo saco.

Dicho y hecho, a la primera, ahora toca el práctico.

Y aquí es donde entra en juego un servidor. Con mis dotes docentes, cada vez que vamos los dos juntos en el coche, conduciendo yo lógicamente, aprovecho para enseñarle los truquitos que tenemos los avezados y experimentados conductores. Tan experimentado que yo me saqué el carné en un solo día: el teórico, la pista y la vuelta real. ¡Que listo era yo con dieciocho años!.

Bueno, como digo, aprovecho esos momentos de soledad con mi churumbel para indicarle las cuestiones a tener en cuenta para que el excelentísimo señor examinador tenga a bien no hacerle la puñeta y no le ponga pegas a la hora del examen.

-Tienes que tener cuidado con ese taxista, lleva la luz verde y anda buscando clientes. Cuando menos te des cuenta se te cruza para cazar uno. ¡Mira la rubia del Polo! ¡Quilla! ¡¿Dónde vas?! ¿Y el intermitente? El de atrás se está pegando mucho, tienes que controlarlo con el retrovisor. ¿Escuchas el motor? Ahora es el momento de meter tercera. ¿Ves?  El coche va más suavito. El nota del autobús seguro que sale sin mirar a su izquierda, ¿lo has visto? ¿Te has dado cuenta? Cuidadito con los semáforos, ni se te ocurra saltarte uno.

-¿Cómo ese que te has saltado tú?

 No le pidáis más a mi móvil despues del suicidio obsolescente

Es que hay que tener mala lecha con el semaforito y la señalita. Esto está en la Avenida Kansas City esquina a calle Monte Tabor. Frente al hotel Ayre Sevilla y al ladito de la tienda esa de los Mediotontos (los que compramos). Y digo yo:

-¿En que momento, el nota que puso la señal no se dio cuenta del semáforo?
-¿En qué momento, el nota que puso el semáforo, no se dio cuenta de la señal?
-¿En qué momento, el nota que supervisa los trabajos realizados, no les dio una colleja como Dios manda?

Y ahora los porqués:

-¿Por qué en época de navidad, cuando esta zona tan comercial está a rebosar, hay un montón de policías municipales (son taco de buena gente)  con libreta en mano?
-¿Por qué nadie responsable de la ordenación del tráfico ha solucionado el pequeño problema de diseño de la señalización vertical?

 No hace falta decir  donde he conseguido la imagen

Después de escribir esto (post scriptum, dicen los que han estudiado más que yo):

Excelentísimo Señor Alcalde de Sevilla Don Juan Antonio Zoido Álvarez: no tenga usted en cuanta estas dos últimas entradas en La Bodeguita. Las hago en tono cariñoso y no pretendo mostrar los defectillos que pudiera o pudiese tener nuestra bendita ciudad, más suya que mía, ya que usted nació en Montellano, a 66 kilómetros y un servidor en El Pedroso que está a 69.

Señor Licenciado examinador de noveles en la ardua tarea de sacarse el permiso de circulación: ¿desde cuándo la rotonda de entrada al barrio de Bellavista, que es más grande que la plaza de toros de México, con cuatro carriles concéntricos, recién asfaltada y con la señalización horizontal recién pintada con pintura blanca fosforescente, hay que cogerla en segunda? Si en tercera va el coche suavito suavito.
¡¡ Llevátelo a papel !!

14 comentarios:

Lourdes dijo...

Olé ahí mi Naranjito, reivindicando las cosicas que no se hacen bien en su "puebro"...
En el mío, el alcalde tb "se columpia" tó lo que puede y más. El día que se caiga del balancín, no vamos a poder hacer otra cosa que aplaudirle.
:)


Besos!!

Naranjito dijo...

El Pepe Torres y el Zoido son compadres. ¿te apuestas algo que los dos se columpian junticos?
Un abrazo.

María Eugenia dijo...

uffff, no voy a hablar de alcaldes... que la alcadesa de mi pueblo nos tiene bien finos a tos

MAMÉ VALDÉS dijo...

No tengo ese problema no tengo carnet, ni ganas de sacármelo, conduce mi mujer, yo soy "inútil", pero haces muy bien en revindicar,,, un saludo.

Naranjito dijo...

¡Anda! como mis amigos de Cádiz, que con la Teo no veas como se lo pasan.
Un abrazo.

Naranjito dijo...

Mamé, tu eres como mi santa esposa, listo y espabilao, nunca ha querido sacarase el carné, dice que le da miedo.Pa eso está el Naranjito, pa pasearla.
!que ganas tengo que mi hijo se lo saque y me sustituya!
Un saludo.

. dijo...

Heme aquí que cuando un vehículo de transporte colectivo se encuentra en su parada, tanto para la recogida como descenso de pasajeros, y éste determina incorporarse a la vía los demás usuarios tienen la obligación de frenar, aminorar o, incluso detenerse para cederle el paso y facilitar completamente su incorporación...Y digo, bien, incluso detenerse. Es obligación
[Esto, en su momento, me ocurrió a mí y supuso mi nota acta como monitor de seguridad vial; además de otras oposiciones a las que simultáneamente me presentaba]
Debemos tener en cuenta que la acumulación de circunstancias que se dan en un conductor experto son tantas que forman parte de una rutina donde esa práctica determinada por su experiencia no resulta compleja y se puede resolver con facilidad gracias a esa intuición en zonas de incertidumbre. Pero para enseñar a conducir no hay nada mejor que la actitud de todos los días en la que el cumplimiento y la educación diaria sea el verdadero comportamiento que se demuestra en el examen; no podemos engañar al subconsciente y cada uno conduce como vive. No existen las transformaciones. Somos lo que comemos y nos comportamos por imitación del medio donde nos desarrollamos sin que nos demos cuenta; eso se aprecia en todos los conductores noveles cuando se examinan y define, de antemano, quién está capacitado para aprobar a la primera y, otros, a los que les será preciso un modelado de su actitud. Salvo errores claros, ésa es la principal razón que diferencia a las personas.
Me alegro por él y por ti, yo también saqué a la primera el compendio de los diferentes permisos, y alguno más, que se dan para conducir todo tipo de vehículos; además, en África, el de camellos...Eran otros tiempos :)))´
Breves ss

Dyhego dijo...

¡Que se lo tome con calma, que la conducción exige mucha paciencia, Naranjito!
Salu2 sevillistas, jajaja.
(Ya sabes que lo digo nada más que para fastidiar, jajaja porque de todos es conocido que el mejor equipo es el Real Murcia, jajaja).

manolo dijo...

Y yo que aprobé a la primera.
El Examen fue estando yo solo al volante de mi coche.
El lugar a la espalda de la Plaza de España.
El Ejercicio que había que aprobar era:
PASAR ENTRE CUATRO PIVOTES, HACIA ADELANTE Y LUEGO HACIA ATRAS, SORTEANDOLOS.
Y lo hice a la primera y aprobé.
Ese fue el examen. Y me dieron el carnet, para turismos y para motos, yo que nunca me he montado en una moto como conductor.
Saludos, manolo

DCS dijo...

Yo,me saque el teorico a la tercera y el practico a la 5,si a la quinta!y no me escondo,lo digo!.Me quede a dos intentos mas para lograrlo a la septima,que dicen que si llegas a la septima,te ponen un sicologo.Pues me hubiera gustado,pa probar ir a un sicologo,ya que se ha puesto de moda.Todo el mundo ahora diciendo:"Esta semana me toca ir al sicologo".Pues si hubiera llegao a la septima,lo hubiera probao y seguiria esa moda.Pero ya no puedo decir eso de "Mi sicologo":-(:-):-)

Naranjito dijo...

Gracias por toda la información. Se lo enseñaré a mi hijo para darle ánimos en su próximo examen practico. Seguro que deja salir al autobus y las rotondas la cogerá en segunda.
Es un placer saludarte.

Naranjito dijo...

Hola pimentero, veo que has conseguido resolver el problema de los comentarios, aunque sea para fastidiar.
Paciencia, lo que se dice paciencia no tiene mucha. Será la edad.
Un abrazo.

Naranjito dijo...

Igual que hoy ¿verdad?. Los tiempos cambian, pero la exigencia actual es mucho mayor. Igual que los coches.
Un abrazo Manolo.

Naranjito dijo...

¿Quién te pone el psicologo, la autoescuela? Y digo yo: ¿nuestros padres como podian vivir si psicologos, masajistas, personalchoping, asesores de comunicación, etc.?
Un abrazo DCS