domingo, 6 de octubre de 2013

Obsolescencia programada



Obsolescencia programada es un término técnico con el que quieren justificar la mala leche que tienen los fabricantes de productos tecnológicos. Ahora los cacharros y vehículos duran el tiempo necesario para que termines de pagarlos, después a tomar viento fresco y otro nuevo.

Resulta que el ordenador que utilizo es heredado de mi hijo. Cuando se le quedó obsoleto, después de muchas horas de “estudio” y miles de kilómetros, me lo largó a mí. Claro que antes lo había dejado “nikelao”, quitando y borrando miles de programas y “aplicaciones técnicas”. Yo más contento que una paloma en el patio de una residencia de ancianos hasta que hace unos días “sansacabó”. Mi churumbel mayor me hizo un apaño. -Papá la batería está “fastidiá”, así que utilízalo directamente enchufado a la corriente. Y no metas deuvedeses que no furula la unidad lectora. También le he puesto pasta térmica que le hacía falta.  
  
¡Ea! Ya estoy otra vez aporreando el teclado pitufo y pensando que a la batería del coche le queda un mes para que se le acabe la garantía (obsolescencia programada = dentro de dos meses me veo comprando otra).

¿He dicho que el ordenador lo heredé de mi hijo? Vale, el teléfono móvil también. Un “peazo” HTC Desire de los primeros que salieron. ¿Aplicaciones? todas, el güifi, el güasa, la linterna, el despertador, el gepeese, el guglemap y así una jartá, hasta cámara de fotos. Pero resulta que mi contrato matrimonial, sin posibilidad de divorcio hasta el 13 de noviembre, con mi compañía suministradora de servicios móviles es de lo más bajito que hay. No es ni cachalote 20, ni pez espada 14, ni marmota 19. Creo que es gamusino 7. Y encima todos los meses no llego al consumo mínimo y me sobran dos o tres euros. Así que de conexión a interné ná de ná

Ahora bien, en la intimidad de casa me conecto a través del güifi y no veas la de mensajitos güaseros que recibo, sobre todo de mis amigos palanganas cuando mi equipo (el Real Betis Balompié, por supuesto) sale a juagar con la caraja1 habitual.

Entre mi hijo y el buen uso que le doy a los aparatos, hemos conseguido que se fastidien los fabricantes y prolongar la vida útil de los chismes que nos hacen la vida más comodona. Ahora puedo retomar La Bodeguita, con mi celular encima de la mesa por si me llaman. Mi querida esposa me dice que recoja, que ponga el mantel que vamos a comer. Yo, complaciente retiro el portátil, con el cable de alimentación, el cable con el ratón (el touchpad es chiquinino y mi dedo anular casi no cabe), el cable con los auriculares  y el teléfono. ¿El teléfono? Ochenta centímetros de caída libre. La tapa posterior intacta. La pantalla táctil…




La mujer del Naranjito dixit: ¿Obsolescencia programada?, tú lo que tienes son las manos de trapo, que te has cargado el móvil de tu hijo. ¿Y ahora como te vas a despertar por las mañanas? ¿Eso tiene arreglo? A tu hija ni se te ocurra pedirle el móvil viejo. Lo que me faltaba este mes con los gastos que tenemos con las puñeteras matriculas. ……

Voy a cortar porque mi sufridora lleva tres días dándome fuerte y creo que todavía me queda una semana de escucharla.
 


1. Estar acarajotado, estar ausente, torpe, no enterarse de nada (cosasdeandalucia.com)

¡¡ Llevátelo a papel !!

14 comentarios:

  1. Los "programadores obsolescentes" deberían programarse para que se quedaran mancos al mismo tiempo que sus cacharros se estropean,hala.
    Salu2, Naranjito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y si exisistieran los políticos obsolescentes? Lo malo es que el periodo de vida útil (inútil) sería muuu largo.
      Saludos D. Dyhego

      Eliminar
  2. Vaya, parece que tu método funciona. Gracias.
    Ahora tengo que decir: thank you, mister little Orange.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. You're welcome mister Dyhego, is a pleasure help you.
      Pá eso estamos.

      Eliminar
  3. Anda!! El móvil se ha suicidao!!!
    Ves? Al final es eso de lo que hablabas: obsolescencia programada, porque hasta la criaturica sabe cuándo se tiene que tirar de la mesa, porque "ya le toca".
    jajjaajajaja

    Besos, Naranjito!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, Lourdes, pero en el momento menos indicado. ¿No se podía esperar a primero de mes?
      Un beso.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Manos de trapo, María Eugenia, manos de trapo.

      Eliminar
  5. Lo que se aprende contigo.
    Y lo que me alegras la Vida leyéndote.
    Eres Genial Amigo Naranjito

    Saludos, manolo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Manolo por los inmerecidos cumplidos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Amigo Naranjito, aqui tu colega el TRITRI también pertenece al club de la HERENCIA TECNOLOGICA; el movil más antiguo, ese lo tiene el cabeza de familia, el ordenador más carca (por cierto ahora fastidiado, creo que la fuente de alimentción) pá el mismo.Y no veas lo que me cuesta adaptarme a lo nuevo. Aqui estoy con el pitufo teclado del fabuloso MAC, prestado a ratos por mi hijo, que por lo que estoy tardando parece que escribiera el QUIJOTE en lkugar de este comentario.De las CARAJAS del GLORIOSO mejor no hablamos que me entra la "depre".Un abrazo antiguo y verdiblanco apesr de todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tritri si es lo que tiene la edad. Bueno, por nuestros churumbeles CASI lo que haga falta. Y digo casi en mayúsculas porque el mío se está sacando el carné de conducir (ya era hora) y adivinas que coche utilizará? Me quedan dos telediarios para dejar de "disfrutar" del Logan.
      Del Glorioso ... vamos a esperarnos una mijita para hablar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Ya estoy de vuelta... poco a poco me iré poniendo al día, un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mamé esta es tu Bodeguita, sabes que siempre está abierta aunque el bodeguero la tenga desatendida ultimamente, no como El Chusco.
      Un abrazo y a ponerse la pilas (de las buenas, de litio)

      Eliminar