domingo, 6 de mayo de 2018

Poner la lavadora



Llego a casa después de una ardua jornada de trabajo (¡qué ganas tenia de colar esta expresión!) y mi esposa me pregunta muy amablemente eso de… ¿Qué tal hoy?

-Bien –contesto yo con pose y ganas de fardar- nada del otro mundo. Hoy nos han estado formando en el manejo de los robots colaborativos.

-Muchos robots colaborativos pero en casa no eres capaz de poner una lavadora- apostilló mi hija con cara de cachondeito.

-Oye princesa, que yo no lo hago porque no se ha terciado. Que sepas que cojo las instrucciones, me las empapo y me convierto en el número uno lavanderil. Cuando quieras te lo demuestro.

Le faltó tiempo a mi hija para rebuscar en el cajón donde se guardan todos los libros de instrucciones que se leen una vez y no más Santo Tomas, para buscar el referente al electrodoméstico en cuestión y con un ¡Venga! ¡A ver si eres capaz! me desafió.

-¿Qué si soy capaz? ¡Trae! Veras dentro de un par de días.

Dicho y hecho, me empapé de principio a fin el manual, hice mi esquema correspondiente, mis anotaciones, observaciones, resúmenes y algún que otro comentario. Todo ello a mano alzada como mandan los cánones, nada de powerpoints y cosas por el estilo. Po eso, que ya estoy preparado para la demostración:

Se puede ampliar


Días después, con mis instrucciones particulares, me dispuse a poner en funcionamiento el susodicho aparato.

-¿Qué haces?-me preguntó mi santa esposa con cara de "este la va a liar de nuevo". 

-¿Tú qué crees? ¡Poner la lavadora! –chuleé yo en plan macho alfa

-Anda trae y aprende. Metes la ropa, hechas aquí tapón y medio de jabón líquido para ropa de color. En este otro un tapón de suavizante de rosa mosqueta  que es el que toca esta semana. Eso lo sabrás distinguir ¿no? ¡Que son muchos años haciéndolos! Ahora sacas este botón lo giras hasta el número dos y le das a este interruptor. Cuando se pare la lavadora y se apaguen todas las luces ya está. Ya puesto, abres la puerta con cuidaito y sacas la ropa, coges las pinzas y al tendedero. Lo de planchar mejor lo dejas que te conozco. Mucho trabajar con autómatas  pero seguro que me quemas algo. Y no toque nada más, que la lavadora tiene muchas cosas electrónicas y al final lo de la obsolescencia programada que me explicaste la aceleras y te la cargas.

Que conste que ya estoy formado convenientemente. Que conste que he puesto todo mi empeño en adquirir los conocimientos necesarios para aplicarlos cuando sea preciso, es decir para un desavío. Que conste que estoy dispuesto a realizar la tarea designada cuando las altas esferas de mi casa lo estimen oportuno. ¿Vale? Ahora a esperar el día para demostrar mi sapiencia y habilidades. Ofú, en que líos me meto.




¡¡ Llevátelo a papel !!

12 comentarios:

jfbmurcia dijo...

Compartir las tareas, compartir las responsabilidades, compartir la vida. Así se vive mejor en pareja. Saludos y enhorabuena por tus avances. Saludos.

Airblue dijo...

Lo mejor es el esquema que te has marcado. Ni que fueras tú el frabicante... ¿o es que lo eres?.
Poner la lavadora es fácil, lo que sí tiene su miga es saber como lavar determinado tipo de ropa, a veces destiñen los tejidos, otras encogen, en fin! la confección de hoy es mala, fatal y cada vez peor. Hasta las grandes firmas tienen su sorpresa.
Seguro que planchas bien.
Un abrazo saleroso.

Maria Eugenia Arias Lozano dijo...

Yo alucino como hay "hombres" capaces de descuartizar un motor, un ordenador, y les cuesta poner una lavadora... a mí me da que es como lo del agujero negro de correos.... MISTERIOS SIN RESOLVER!!!

Naranjito dijo...

jfbmurcia: No, si yo lo que se dice compartir tareas, comparto. Lo que pasa es que algunas veces me dicen que lo hago mal. Tampoco hay que insistir mucho, creo.
Un saludo.

Naranjito dijo...

Airblue Yo trabajo donde se hacen los productos para estos aparatos. Y si la colada sale mal es por culpa de la ropa. ¿El detergente? ¿el suavizante? a esos no hay que echarle la culpa que los hago yo.Y quiero seguir currando muchos años. No se si plancho bien porque nunca lo he hecho, pero busco las instrucciones en el gugle y me pongo.
Saludos

Naranjito dijo...

Maria Eugenia:
No compares, el cambiar los silentblock de la transmisión trasera de un coche está chupao. Pero es que una lavadora es un electrodoméstico complicado. ¿Que no? pues dime entonces porque desaparecen los calcetines.
Abrazos.

Dyhego dijo...

En cuanto mezclas la ropa de color y la blanca y te sale todo de color rosado... ¡Ya no te vuelves a equivocar más!
Jajajaja.
Salu2 lava2.

Naranjito dijo...

Dyhego:
Existe el antitransferente del color. Mi señora lo usó una vez y desde entonces tenemos dos cacharros para la ropa sucia, uno para blanca y otro para de color. No te digo más.
Abrazos.

Frodo dijo...

Muy buenas. Es la primera vez que paso por acá. Interesante bodeguita la tuya.

Muchas veces se necesita mucha teoría y preparación para poder pasar a la práctica. Los más arriesgados prefieren ir directo a la acción y arriesgar.
Lo más difícil en todo proyecto es conseguir la licencia y el visto bueno político para desarrollar la tarea.

Mucha suerte!
¿la familia de uno no viene con manual de instrucciones no?

Naranjito dijo...

Frodo:
Gracias y bienvenido a esta tu Bodeguita. Yo ante era de los arriesgados pero viendo los resultados decidí ir despacito y aprendiendo poco a poco. ¿Manual de instrucciones? ¡Ofú! seguro que tiene más páginas que todos los libros de Juego de Tronos juntos.
Un abrazo y tómate lo que quieras.

Maria Eugenia Arias Lozano dijo...

Lo de los calcetines es como el agujero negro de correos... ná que ver con la tecnología ajaj

Naranjito dijo...

Maria Eugenia:
Aquí hay tema para una ardua investigación.