sábado, 25 de septiembre de 2010

El conductor

Día de asuntos propios en el trabajo. Que conste que trabajo en una empresa privada como humilde y eficaz currito.

Po eso, día libre y a sorprender a mi gente. ¿Qué os parece si mañana nos acercamos a San Nicolás del Puerto, nos bañamos en la playa y visitamos el nacimiento del Huesnar? ¡Vale papá aviso a mis amigas para que se vengan! Mi hijo, como casi siempre, Papá yo no voy, me quedo en casa, con mi hermana y sus amigas me aburro. Vale tío, tú te quedas pero cuida del gato.

Y salimos tempranito para aprovechar el tiempo. Mi mujer, mi hija y dos amigas de esta. Para presumir de serrano, campero, cateto, pueblerino, les hice un recorrido turístico por las carreteras de la sierra. Llegamos a Lora del Rio a la hora del desayuno. En este sitio se tiene que comer bien, hay un par de camiones aparcados. Restaurante a la entrada del pueblo, grande, limpio y con muy poca gente. Señor camarero ¿nos podría poner tres batidos de chocolate, un café con leche, un café solo para mí y cuatro tostadas con mantequilla y jamón? Ahora mismo caballero, siéntense que se lo servimos al instante. Efectivamente, al instante, tres batidos de chocolate, una café con leche, un café solo y TRES tostadas. Je je Naranjito, te pareces a tu padre que siempre era el último al que servían. Los genes, esposa, los genes. Escucho a lo lejos la voz del camarero: Niña no cierres la cocina que llega un autobús de turistas. ¿Un autobús de turistas?, un autobús llenos de chavalería vestidos de Boys Scouts. Mi tostada sin llegar. Los niños y niñas correteando por el restaurante. Los monitores en la barra desayunando. Papá ¿y tú tostada?, espera hija, preguntaré. Me levanto, me acerco a la barra. El camarero me ve llegar y me pregunta ¿la cuenta?, si, la cuenta, pero antes dame de desayunar que el café solo para mí ya está más frio que …. Me doy cuenta de la mirada del camarero, de reojo, hacia un señor orondo, con una camisa blanca impoluta, que disfruta de un peazo de tostá, sentado junto a los monitores de la excursión. Inmediatamente el camarero subsanó su error y me puso la esperada tostada. El autobús se marchó, llevándose consigo a los niños, los monitores y, conduciendo, un señor orondo con una camisa impoluta. Mis féminas: ¡Anda el chofer se ha comido tu tostada!. Venga, no recordármelo, vamos a seguir a ver si llegamos prontito.

Seguimos la ruta. Llegamos al fantástico pueblo de Constantina (tela, niña Lou). Día entre semana, ¿lo he dicho antes? Es verdad, lo he dicho, era un día de asuntos propios de los que tenía. Claro, día entre semana, en un pueblecito de la sierra, poco tráfico. ¿poco tráfico? ¡Y una leche!. Un atasco de los buenos, de los que se forman en Sevilla en el puente del V Centenario. El coche parado, por lo menos 15 minutos. En una calle empinada. El freno de mano subido a más no poder. La primera velocidad metida y la mano en la palanca de cambio, no se valla a salir. Ya cansado de no saber lo que pasaba, me bajo del coche y le pregunto a una buena mujer, que tranquilamente barría la puerta de su casa. Perdone señora, ¿sabe usted que es lo que pasa? No hijo, no tengo ni idea, pero está la policía municipal dirigiendo el tráfico. Al cabo de un rato nos ponemos en marcha y, en un cruce me encuentro con la policía. Hola buenos días, me dirijo a San Nicolás, ¿hay algún problema?  No, no pasa nada, es que un autobús se ha metido por donde no debía y se ha quedado parado en un cruce de calles.  Giro lentamente mi cabeza hacia la izquierda y observo un autobús, cargado con un motón de niños, varios monitores y un orondo conductor con una impoluta camisa.  Los comentarios y risas de mis acompañantes os los podéis imaginar. ¡él que se comió tu tostada! Así con este comentario y otros por el estilo, ¿quién me mandaría a mí hacer un viaje con cuatro mujeres con tanto cachondeito?, seguimos nuestra ruta por esas maravillosas carreteras llenas de paisajes.

Llegamos a San Nicolás del Puerto. Por fin. Estuvimos en la playa fluvial. Si, lo he dicho bien, a un motón de kilómetros del mar, en este pueblo de la Sierra Norte, existe una playa fluvial, con sus chiringuitos y todo. Fantástico día, agua fresquita, las niñas bañándose, mi esposa y yo en el chiringuito. Cervecita, sardinitas, sombrita,   una delicia. Papá vamos a ver las cascadas del Hueznar que nos han dicho que es una zona preciosa. Vale, preguntaré como se llega. Usted perdone, señor policía municipal como puedo llegar a las cascadas. Mire usted caballero, coja el coche y a unos tres kilómetros hay una entrada a un camino que lleva al camping. Aparque por ahí, ande un poquito y ya vera a la gente que sube a ver la caída de agua. Venga, carretera y manta de nuevo. A los tres kilómetros, más o menos, giro a la izquierda por el camino que me indicaron. Vi el cartel indicador del camping y enfilé mi coche por el sendero. ¿El sendero? El aparcamiento de la feria de Abril parecía. Coches a un lado y a otro, subidos en las pequeñas laderas del camino. Otra vez a preguntar. Olle ¿Qué me han dicho que por aquí podría dejar el coche para subir andando a las cascadas? Si a mí también me lo han dicho pero es que hay un autobús que quiere entrar en el camping No podía ser. Otra vez no. Pues sí, podía ser, un autobús vacío, un motón de niños y niñas, acompañados de monitores entrando en el camping, un orondo conductor con una camisa, ya no tan impoluta, intentando introducir el autobús por la pequeña puerta del camping. Cogí los bártulos, miré a mis acompañantes, no dije nada y emprendí la subida hacia las cascadas. Detrás de mí   escuche unas risitas y unos comentarios del tipo: Niñas callaros que le va a sentar mal la tostada que se tomó esta mañana.  

Vale, ya está. Las cascadas una preciosidad. Un paisaje inolvidable. Un agua cristalina, fría no, más todavía. Unas horas estupendas. Después nos marchamos a la Rivera del Hueznar para seguir bañándonos y disfrutar del bosque de galería que rodea este paisaje.

¿Vale? ¿Ya está? Que va, las historias del Naranjito no terminan de esta manera. Es mi sino.

Al día siguiente por la tarde, estando tranquilamente en casa, me llama mi mujer y mi hija, partiéndose de risas las puñeteras.
Papá, corre ven, que en la tele sale un amigo tuyo. Allí que voy yo corriendo, ilusionado. ¿Quién? ¿Dónde?

¿Dónde?, en Andalucía Directo. La reportera informando de una convención de Boys Scouts que anualmente visitan el camping de San Nicolás del Puerto.  A la espalda de la reportera un autobús, unos niños correteando y haciendo actividades y unos cuantos monitores intentando calmarle los nervios por salir en televisión.
¿Quién aparecía limpiando tranquilamente el autobús? Exactamente, un orondo conductor, esta vez sin la impoluta camisa.

Cari, ¿mañana quieres para desayunar una tostaita con jamón, o se la pongo a tu amigo conductor?

Perdonadme la entrada tan larga, pero como es la última de este verano os dejo tranquilos hasta el verano que viene, pero solo con los relatos veraniegos, que dentro de unos días os seguiré dando la lata.


¡¡ Llevátelo a papel !!

24 comentarios:

maile dijo...

Vaya... acabo de llegar del trabajo, rendida y de mal humor, y va usted y me arranca una carcajada (interior, pero carcajada al fin y al cabo, que a estas horas no esta bien lo de ser escandaloso).
Muy divertido, si señor.
Gracias, pasar por aqui tambien es una gozada.

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Yo me hubiera cagado en sus muertos Naranjito, será cabrón el de la camisa impoluta.
Saludos.

Ricardo Miñana dijo...

Me ha gustado el relato
un placer pasar a leerte.

Feliz fin de semana.
un abrazo.

Susana Terrados Sánchez dijo...

Muy bueno, Naranjito, muy bueno. Eso se le llama "la maldición del conductor orondo"...jeje...Es que te pasan unas cosas...y por cierto ¿no te cantaron eso de "Para ser conductor de primera, acelera, acelera..", para clamarte el hambre de la tostada digo yo.
Me ha encantado, aparte de lo del conductor, el viaje, eso de la playa fluvial, las sardinicas, el nacimiento del río...algo de envidilla si que hay por acá.
Gracias por las risas de final de verano.
Besote sy buen fin de semana.

La abuela frescotona dijo...

NARANJITO, SIGO PENSANDO QUE EL GATO, ES MUFA. CADA VEZ QUE LO NOMBRAS, TODO TE SALE MAL, ¡¡¡SACALO DE TUCASA ¡¡¡ JAJAJA
TIENES EL GRAN MÉRITO DE MANTENER EL BUEN HUMOR DE TU FAMILIA, Y QUE PACIENCIA TE TIENEN TUS MUJERES..
TUS RELATOS SON TAN HUMANOS Y FAMILIEROS QUE DA GUSTO LEERLOS, ESPERANDO CUAL SERÁ TU DESGRACIA DE ESE DÍA JAJAJA
TE ABRAZO AMIGO MIO

sevillana dijo...

Lo siento querido Naranjito pero no he parado de reir hasta llegar al final de tu historia y cuando estaba ya relajada leo el comentario de Rafael y otra vez a reir.
Es que lo que te pasa a ti no le pasa a nadie.
Besos

maria eugenia dijo...

ayss me he kedado a medias, luego vuelvo

El Naranjito dijo...

Gracias Maile por tu visita, reirse flojito tambien vale, un saludote.

Rafael, ¿que te crees que hice desde el desayuno?
Saludos.

Ricardo gracias por tu visitas, ya sabes, aqui me tienes a tu servicio, otro abrazo para tí.

Querida Susana !no te puedes imaginar la guasa que tenían mi mujer y mi hija y encima acompañadas de dos amigas!

El Naranjito dijo...

Abuela, Me pensaré lo del gato, pero no creo que me dejen. Antes salgo yo por el balcón.
Abrazos.

Sevillana, lo que me pasa a mi, pasa en las mejores familias.
Otro abrazo.

Maria Eugenia, aquí estaré, te espero.
Gracias.

Dyhego dijo...

¡Desde lego, NARANJITO, que lo que no te pase! En días así le gustaría a uno tener un tanque para llevárselo todo por delante, jejeje.
Salu2.

maria eugenia dijo...

jajajajaj. pues mejor que tus historias son así.. la sal de la vida no?? además de recordar la buena compañía, la tostadita, el desayuno.. a los boy scouts, el paisaje precioso, y además al orondo conductor. que más quiers... historias para recordar

Liliana G. dijo...

Ahora faltaría que tocaran a la puerta de tu casa y se te metieran todos los niños del autobús y el tipo de camisa ahora no tan impoluta... Jajajajaja
¿Qué no es genial salir con todo el mujeraje? Si hubieran ido los varones, los chascarrillos no hubieran sido tan divertidos :)

Besos grandes.

P.D.: Veo que también sos de Libra, Naranjito, ¿cuándo es tu cumpleaños? No me digas que hoy, porque hoy es el mío...

Liliana G. dijo...

Naranjito, ¡no sabía que no estaba entre tus seguidores! Luego recordé que cuando me quise anotar, Blogger no me dejó, pero después me olvidé.

Subsanado el entripao :)

El Naranjito dijo...

Que vá, D. Dyhego, al final te lo tomas con filosofía y hasta te ries de la cituación. (Un tanque no, pero un lanzagranadas....)

Maria Eugenia, que bueno que ya tengas tiempo, cada vez que veo un conductor de autobus un poquito metido en carnes... me acuerdo del la tostá con jamón.
Un abrazo.

Querida Liliana, me has dado pié para una entrada contando mi relación con las "amigas" de mi mujer. Esas sí que se meten en mi casa.
Sé que eres una de mis sufridas seguidoras, gracias.
FELICIDADES por tus "20 años", en tu blog he dejado una pista de cuando es el mio.
Lo dicho, feliz cumpleaños poetisa.

Liliana G. dijo...

¿Mis 20 años? Jajajajaja sí que tenés humor Naranjito, se te aprecia en grande por eso.
Ya he visto la fecha del tuyo, ¡Vaya día para nacer! :)

Besos y gracias por tantos elogios.

P.D.: esperaré ansiosa esa entrada con las amigas de tu dueña y señora :)

impresiones de una tortuga dijo...

Eres genial, Naranjito, lo tuyo no es normal, yo creo que el destino te escoge para que nos hagas feliz a todos. Gracias, porque tus entradas nos alegran el día, o la noche (son las dos de la madrugada)Saludos.

Anónimo dijo...

!!OH NARANJITO QUE SUERTE LA MIA DE HABERTE CONOCIDO!!!, no todos los días se puede leer algo tan divertido, es una deliciosa de narración. ¿qué como llegué hasta este bello lugar?, fue por nuestra tocaya de signo, el más lindo LIBRA, y por lo que veo naciste "el DÍA DE LA RAZA", asi se llamaba en Perú ese día y era feriado, hasta que un presidente con complejo de inferioridad LO BORRÓ DEL ALMANAQUE, mis padres me esperaban para ese día, y yo me demoré algunas horas y nací el 13, pero como mi padre ya me había programado para el 12, Día de la VIRGEN DEL PILAR, me dieron dentro de mis cinco nombres, Pilar..

Con mucho cariño desde San Isidro.- Perú

María del Carmen

Juanma dijo...

jajjaa, genial, genial, genial. Si es que los asuntos propios los carga el diablo.

Una curiosidad: si el restaurante en el que paraste a desayunar estaba al lado de una gasolinera y pertenece a un hotel ("El álamo", creo recordar, pero no estoy seguro), ¡¡te paraste en el restaurante de mi primo!! Yo no he ido nunca, con eso te lo digo .

Un fuerte abrazo.

El Naranjito dijo...

Liliana, te prometo la entrada, pero no se lo digas a mi mujer. Un saludo y de nuevo te deseo que disfrutes de tu cumpleaños.

Tortuga, lo mio es de lo más normal del mundo. Solo hace falta pararnos a pensar un ratito. Saludos mañaneros.

Estimada María del Carmen Pilar, agradecido por tu visita. Por aquí tambien se llamó el Día de la Raza durante muchos años. Hoy es la fiesta Nacional como celebración de aquel magno acontecimiento que fué !el Parto de mi Madre!. Jejej
Beso tu mano, querida peruana.

El Naranjito dijo...

Juanma chiquitín po todavia me quedan 6 días para disfrutar antes del 28 F. Seis días dan para muchas entradas, ¿no crees?.
Por cierto dales "recuerdos" a tu primo. Mismamente fué en ese lugar donde empezó la persecusión del puñetero conductor.
Un saludos Maestro.

Paco dijo...

Naranjito illo , lo tuyo es un libro lleno de anecdotas,risas,vivencias y sobretodo paciencia y saber estar,menos mal.Como han escrito anteriormente...se nota que tu tambien eres un libra....UN ABRAZO.
Por cierto no seria el mismo autobus del dia de la playa.¿?

El Naranjito dijo...

Creo que por eso me libro, porque soy libra (que mal chiste ma salio). Muy bueno lo del autobus de la playa jejej.
Un saludo.

Ayshane dijo...

Pues dicen que el ultimo viajecillo del veranos es el que más se disfruta... jejejeje

Abrazos...

El Naranjito dijo...

La verdad es que nos lo pasamos muy bien, a pesar de todo.
Un saludo.