viernes, 3 de septiembre de 2010

La Virgen de los Bandoleros

El ejército napoleónico entro desde el norte en su camino hacia Sevilla. El pueblo fue fácil de controlar ya que sus pocos habitantes, gente humilde, agricultores y pastores en su mayoría, no pusieron resistencia. No conocían al invasor. Pocas noticias habían llegado hasta la sierra y veían a los gabachos como algo que no iba con ellos. Los uniformados soldados, en pocos días, arrasaron con las pocas pertenencias de los pueblerinos. Los mandos de la tropa, aposentados en el ayuntamiento, ordenaban cargar en los carros todos los objetos de valor que pudieran conseguir  abase  de la  fuerza. La iglesia fue saqueada, imágenes,   candelabros,  cuadros  y todo aquello de valor que pudieran transportar. El capitán, confiado en la bondad de la gente, mandó una avanzadilla hacia la capital con el fruto de este saqueo y todo lo que habían conseguido en su avance, pueblo a pueblo, desde  el centro de España.
Pero el capitán no contaba con lo que la sierra escondía. Al poco de salir del pueblo la pequeña patrulla fue asaltada por un grupo de bandoleros que  aprovechaba la oscuridad de la noche para intentar diezmar al ejército galo. Los pocos soldados que acompañaban al carruaje donde transportaban el fruto de sus pillajes, fueron malheridos pero a ninguno se les dio muerte.  Los bandoleros consiguieron su botín, pero dejaron una pequeña imagen de una Virgen de poco más de un palmo de altura.
El capitán ordenó una batida por los montes que no dio sus frutos, ya que los bandoleros  conocían la sierra y sabían de los lugares donde esconderse. Montado en cólera reunió en la plaza del pueblo a la pobre gente con objeto de sonsacarles el paradero de los ladrones.  Nadie habló, unos porque so sabían nada y otros porque sabía guardar el secreto de sus paisanos. Colocó en el centro la imagen de la Virgen y mandó a los soldados que apuntaran con sus mosquetones a los indefensos parroquianos. Cuando estaba dispuesto a ordenar el fuego, un trueno sonó en el cielo y un rayo impactó directamente sobre el oficial dejándolo fulminado. En el tumulto que se formó  los  aldeanos atacaron a los soldados que, asustados por el acontecimiento, huyeron despavoridos.
Con el tiempo, la gente del lugar decía que los bandoleros habían dejado la imagen para que los protegiera. La Virgen desapareció después de aquel suceso. Dicen que cada noche   dormía  en casa de una familia distinta. Hay quien  dice que todo aquel que  le reza  de corazón y le pedía ayuda la recibía. Nadie sabía dónde estaba la pequeña  imagen. Pero días más tarde empezaron a aparecer en las puertas de las casas bolsas con parte del botín recuperados a los franceses. Cada  día en  una casa distinta. Los bandoleros nunca más aparecieron por la serranía.

Todavía, hoy en día, hay quien  dice que la imagen de la Virgen  esta   de casa en casa para ayudar a los vecinos. Nadie sabe nada. Solamente si te fijas bien en la cara de alguien, podrás intuir si tiene la imagen en su poder. Dicen que ya no da riqueza, que solo protección, que aquellos bandoleros de buen corazón protegen tus sueños y protegen tu vida.
Si preguntas por la Virgen de los Bandoleros la respuesta será siempre la misma, eso son historias de viejos, pero si te fijas en sus ojos veras un brillo especial.
Esta  historia se la contó a éste medio agnóstico, un buen hombre en una habitación de hospital después de una intervención de corazón. Cuando le dieron el alta y se despidió de mí, yo estaba de visita con un familiar, me dijo:
Bueno amigo, me marcho a mi pueblo, no sea que alguien necesite un trocito de madera en el que apenas se nota una cara, A mí ya me ha ayudado.
¡¡ Llevátelo a papel !!

15 comentarios:

L.N.J. dijo...

Una leyenda muy bonita y una virgen al estilo "Curro Jiménez". En mi pueblo, cuando yo era una enana, la virgen del Robledo la paseaban por las casas para que la gente echara dinero por la rajita de la caja en la que se apoyaba la hermosa estatuilla.

!Virgenes al poder!, jaja....

Un besazo.

Ayshane dijo...

WoW muy buena historia desde luego... como dirían "cosas que sólo pasan en los pueblos..."

Abrazos...

Susana Terrados Sánchez dijo...

Son bonitas estas historias o leyendas o cuentos...como los quieras llamar. Casi siempre encontramos una virgen enmedio que, como buena protagonista, es la heroina de la historia.
Lo más bonito de todo es la fe de quién cree en ellas, ¿no?
Saluditos, espero que ya se hayan reajustado los retornados y se esté más agustito por esas tierras.

Dyhego dijo...

Si es tan milagrosa, me pido tenerla en mi casa una semanica, que a mí me tiene que arreglar muchas cosas!
Salu2

Du Guesclin dijo...

También me ha recordado a las historias de Curro Jiménez, una serie que por cierto de niño me encantaba.

Saludos.

La abuela frescotona dijo...

QUE LINDA HISTORIA¡¡¡
SEGURO QUE ALGO SUCEDIÓ, LAS LEYENDAS SIEMPRE TIENEN ALGO DE CIERTO.
SON HISTORIAS, QUE A LOS QUE TENEMOS FE, NOS ALIMENTA EL ESPÍRITU.
TE ABRAZO NARANJITO

mujer prevenida vale por dos dijo...

Zaragoza fue dura de pelar para los franceses; fue sitiada.
La ciudad de Zaragoza recibió por su valor durante los sitios a los que fue sometida los títulos de Muy Noble, Muy Leal, Muy Heroica e Inmortal, que desde entonces adornan el escudo de la ciudad.

impresiones de una tortuga dijo...

Una historia, de las miles que circulan por el mundo, pero ¿quién sabe? a lo mejor nos protegen de verdad.
Dichosos los limpios de corazón (aunque sean agnósticos)porque de éllos será el Reino de los Cielos. Saludos.

Dama dijo...

Son historias de mesa de camilla y abuela. Muy bonita, por cierto.
Besos.

Liliana G. dijo...

¡Aaaaaah, pero qué bonita leyenda! El hombre se nutre de leyendas y las leyendas le ofrecen al hombre, magia, secretos y esperanza.

Me encantó tu entrada, Naranjito. Una ternura.

Besotes.

El Naranjito dijo...

Niña Lou: ¿Te has fijado en los nombres de las virgenes de los pueblos? Robledo, Loreto, Espino, Aguila, Setefilla, Curioso ¿verdad? Un saludo guapa.

Ayshane: gracias por la visita, un abrazo para tí.

Susana: Estamos en ello, en lo de retornar.

El Naranjito dijo...

D. Dyhego: Pues anda que si yo te contara lo que me hace falta a mí.

Du Guesclin: La guerra contra los franceses ha dado para mucho, si no que se lo pregunten a D. Perez Reverte.

Abuela: Seguro que en algo real está basada.

El Naranjito dijo...

Mujer Prevenida: ¿tu no seras familia de la ínclita Agustina de Aragón? Un saludo y gracias.

Tortuguilla. ¿los medio agnosticos tambien tendremos un pequeño hueco por allí? Gracias.

Dama: Pues imaginate con las ganas que me la contó aquel hombre en una habitación del Hospital Virgen Macarena.

El Naranjito dijo...

Liliana: que bien lo describes: magia, secretos y esperanza.

Valentina Estudia dijo...

Un joven se vá a la "mili" y una debota le dá una estampa de la virgen del Monte,para que le cuide y le libre de todo mal.Y así fue.Volvio el joven y desapareció la estampa,el joven se casó,se mudo de casa y pasados cincuenta años un buen dia se la encuentra.Esta historia me la contó un tio abuelo tuyo(Rafael) y la estampa se la dió nuestra abuela.