jueves, 23 de septiembre de 2010

Mi amigo Antonio

Preámbulo: Esto que viene a continuación es real, os juro que es real. No pensaba publicarla por algún que otro malentendido en un torpe comentario mío en un blog. Pero esta mañana me he encontrado a Antonio en la tienda de informática y me ha dicho: Quillo tanto porsaco que más dao con el bló y que ibas a hablar de mí y yo no me he visto por ningún lao, ni con la lechuza, ni en la alberca, ni en la gente del autobús de la playa y mucho menos con la gabacha. No te cave ná, tio, no te cave ná.


Mi amigo Antonio es un prenda de cuidado. Es el tío con las enfermedades más raras que existen.  No se priva de ninguna de ellas. Va en una silla de ruedas motorizada de color rojo, yo le digo que tenga cuidado  con el Ferrari no valla a atropellar a alguien con la velocidad que coge, a lo que él me responde pa eso voy por mi sitio. Aguanta lo inaguantable, tiene hasta una bomba implantada  en un costado para que le suministre los calmantes que necesita. Naranjito tengo que pasar la ITV de la bomba, que últimamente me está fallando. El nota se queja en silencio para que no lo vea nadie, pero está tela de fastidiaillo. Pero siempre lo tienes ahí. Peleándose con la izquierda y con la derecha para hacer un barrio habitable para, los que como él, necesitan de accesos, aceras en condiciones y todas las carencias que tienen los barrios para las personas con movilidad reducida, quillo, Naranjito pa los que vamos en sillita de rueda. El otro día me lo vi con un brazo en cabestrillo y le dije Antonio,  solo te falta quedarte embarazado,  ¿Yo?, mira yo me quedo preñao y seguro que aborto. Fíjate que mis cuñaos me quieren llevar a Lourdes a ver si puede hacer algo. Y yo entre que no soy creyente y que cuando voy a Chipiona en autobus llego hecho una piltrafa a Lourdes no llego. Todo se lo toma con buen humor y con filosofía.  Me he pegao to el verano en la Macarena, Ostras Antonio ¿viendo a la Virgen?,  No  churrita, en el Hospital Virgen Macarena. Tiene Un defectillo, que es sevillista, Naranjito que soy sevillista pero no antibético. Por ahí te vas a escapar.

A las mujeres las tienes en los altares.  La primera  la suya. Dice que sin su apoyo, sus cuidados, sus desvelos, esto no sería llevadero. Yo creo que es mejor feminista que la mayoría de mujeres que enarbolan la bandera del feminismo.

Apasionado con la informática, siempre te está comentando los últimos programas, novedades, equipos, interné, etc. Cuando habla de sus hijos, tela de sevillistas también, no cabe en la silla de rueda. Quillo este año mí hijo empieza en la Universidad, va a estudiar informática, cuando necesites algo, ya sabes cuenta con él y conmigo.

Uniendo su pasión informática y su altruismo colabora en la Asociación de la Tercera Edad,   dice que es para echar una mano a los mayores, que él es joven todavía.
 Allí estaba él, sentado, como siempre, ayudando a rellenar solicitudes y todo  lo que nuestros mayores necesitan. Una compañera recogiendo los impresos y él introduciendo los datos en el ordenador. Detrás del mostrador una pequeña cola de cinco o seis abuelas esperando su turno.
En ese momento entró un señor mayor, o quizá un mayor energúmeno, alto, con  gafas de sol para ocultar su mirada. Mira la cola de abuelas, la mujer que las atendía y empezó a despotricar.

Joé, ya estamos, otra vez la mujer recogiendo los papeles, que pasa que aquí nadie tiene prisa, con lo lenta que es la tía esa. ¿Por qué no ponen de una vez a un tío?

Al bueno de Antonio  a pesar de tener un montón de carencias física, el oído le funciona a las mil maravillas. Las bilis en el estómago se les revolvieron en plan guerreras. Las pobres ancianas no sabían que decir y menos que hacer. Muy tranquilo, cogiendo  el joystick de su Ferrari se aproxima a la salida del mostrador y sin salir, suavemente (creo que no fue suavemente) le contesta al energúmeno

 ¿Pero tú quien coño te crees que eres?  ¿Por qué  vienes a fastiarnos aquí? ¡Ten un poco de educación y respeto! Y a mi compañera ni la nombres, que eres un sinvergüenza! Como salga del mostrador una hostia no te puedo dar porque no llego, pero te voy a dar un bocao en los güevos,  que me caen a la altura, que te vas a enterar.!

El energúmeno, lógicamente se marcho por donde había venido y todas las mujeres miraron a mi amigo con  agradecimiento.

En fin Antonio, como siempre te digo ¡CON DOS COJONES!

¡¡ Llevátelo a papel !!

24 comentarios:

Liliana G. dijo...

¡Genial tu amigo Antonio! Sí, y bien genial.
Gente como él es la que hace falta, la que no se la pasa plañendo en los rincones por naderías, a pesar de que lo suyo escapa a la paciencia de esta vida. Y sin embargo, allí está él, para él mismo y para los demás.
Un ejemplo a tener en cuenta es Antonio, y para colmo ¡con humor!

Tres hurras por Antonio, sí señor, que se las merece y en grande. Es alguien que pasa haciendo caminos...

Gracias por contarnos esta historia de vida, es de las buenas, Quillo :)

Paco dijo...

Que suerte Naranjito de tener amigos como Antonio.
Debe de ser una persona enorme de guena gente y ademas sevillista, la repera.
Un deportivo abrazo Naranjito

Ayshane dijo...

¡¡¡Ole ole y ole!!! Viva tu amigo y su grandiosa forma de ser...

Abrazos...

Er Tato dijo...

¿Sevillista? Bueno, algún defectillo tenía que tener al chiquillo. No iba a ser perfecto...

Un fuerte abrazo a los dos

P.S.: Últimamente estás sembrao, Naranjito

La gata Roma dijo...

Como dice Er Tato, estás sembrao…

La anécodta me ha gustado, pero la descripción de Antonio me ha gustado aún más.

Llegadas ciertas edades la prisa desaparece, y yo envidio eso, lo demás son ganas de hacer el idiota…

Kiss

Dyhego dijo...

Lo único que le falta a tu amigo es ser der Betis.
Salu2 a ambos.

Susana Terrados Sánchez dijo...

Caramba Naranjito, eso si que es el homenaje a un amigo. ¡Que increible persona! De solo imaginarmelo me miro despacito y me averguenzo de lo que me quejo cuando me duele algo.
Y sin problemas para enfrentar desafios como personajillos así...Enhorabuena Antonio, ni santos ni na, tu si que mereces un monumento.
Gracias por compartir con nosotros a tu amigo Antonio.
Besotes.

desnuda en otoño dijo...

Despues, de un dia agotador y con poco tiempo para poder leer mis blog favoritos, he tenido el placer de pinchar el tuyo el primero,tengo un amigo muy parecido, pero en negativo,estoy intentando, meterlo en este mundo, para que lea, historias,tambien definidas como la tuya, un cordiar saludo.....

sevillana dijo...

Vaya amigo que tienes es un crak, gente como él no se encuentran todos ls días.
Saludos para los dos.

impresiones de una tortuga dijo...

Naranjito, después de mi trágica entrada del otro día lo de Antonio me deja cao, prometo no quejarme tanto, porque, aunque cada uno lleva su cruz como puede, hay cruces y cruces y la mía no es más pesada que la de Antonio, tomo nota de la lección de humildad que has dado y ¡bravo!por los dos.
He leido lo de la playa y define muy bién cómo eran los domingueros, porque ya los veo más livianos y comparten la carga, Como siempre ¡genial!. Saludos.

PEDROHUELVA dijo...

Amigo mio, que suerte tienes al conocer a alguien tan interesante.

Con Antonio, tambien tenemos suerte los demas, por que compruebo que aun queda gente pa salva este mundo de mal educados.
un abrazo

Juanma dijo...

Pues vengo a coincidir, palabra por palabra, con mi Tato de mi arma. Un abrazo para Antonio y otro para ti...que da gusto pasar por aquí, amigo.

El Naranjito dijo...

Liliana, gracias a ti por el comentario, la verdad que Antonio es todo un personaje.

Paco, gracias a ti tambien, el joio es sevillista, mu sevillista, pero buena gente.

La vida de Antonio tiene para escribir un libro con más páginas que Los Pilares de la Tierra, querida Ayshane.

El Naranjito dijo...

Tato y a la vejez ya no tiene remedio, a lo de sevillista me refiero. Po eso, que casi nadie somos perfectos.

Gata Roma, Antonio solo tiene prisa para ayudar a los demas.
Kiss para ti tambien (¿estos no eran los de la cara pintá?)

Dyhego, eso si que es una causa perdida.
Un abrazo.

El Naranjito dijo...

Susana, Antonio es de las personas, que no siendo creyente, merecen un altar. Le daré las felicitaciones de tu parte.

Desnuda, (que raro me suena decirle esto a una Dama, perdoname) En Otoño, seguro que tu amigo tiene mucho que aportarnos a los demas. Un cordial saludo.

Sevillana, no te los encuentras, te chocas de frente con ellos y se te queda incustrados en el corazón.

maria eugenia dijo...

Que buena contestación le dió tu amigo. Buen relato

El Naranjito dijo...

Tortuga, todos tenemos cruces pesadas, lo que tenemos que aprender es a llevarlas sobre los hombros sin hundirnos.
Por cierto: un dominguero que comparta la carga, !no es un Dominguero!

Amigo Choquero, pues hay gente que no saben apreciarlo, pocas, pero las hay. Un abrazo.

Juanmna, tu, el Tato y la Gata, tenéis un taco de guasa, ¿sembrao dices? !como todos los buenos naranjos!

AdP dijo...

Hay por ahí muchos antonios dando a la sociedad lo mejor de ellos mismos y poniéndole la cara colorada cada vez que hace falta. Y más que tendría que haber...

Saludos.

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Recuerdo a un señor en silla d rueda que paraba por los comerciales y el Magaña, cuando yo vivía en Pinomontano, y era un taco de buena gente, igual estamos hablando del mismo.
Dale un abrazo de mi parte, que para ser como tú cuentas tiene que tener dos cojones como el caballo del Cid.
Un abrazo

Lisset dijo...

Me encanta leer historias reales, de gente buena que va por esta vida, regalando sonrisas a otros y echándole el valor que otros no le echan ni aunque tengan todas las papeletas en la rifa para ser feliz. Grande tu amigo Antonio y grande el homenaje que aquí le has rendido. Me ha encantado, Naranjito. Besos.

El Naranjito dijo...

AdP, dí que sí, que esxisten los antonios anónimos
Un abrazo.

Rafael, creo que te refieres a otro, el Antonio al que me refiero, en esa época usaba muletas.
Grácias y otro saludo para tí.

Lisset, Lo bueno es que si miras a tu alrededor hay esas personas que son tela de buena gente

Rodrigo Malaventura dijo...

Con dos como Vuestro amigo, mi Señor,... me sobran diez de los míos.

Tensando el parche, y golpeandolo fuerte,... asi es como oigo yo Vuestro tambor.

Gestos a la altura variados.

L.N.J. dijo...

Me quedo con el comentario de Lisset, muy real y acertado. Estas historias de gente buena y con un gran corazón, que se toque la realidad con la bondad y no sólo con palabras escritas.

Saludos, para los dos.

El Naranjito dijo...

Mi Capitan, con dos como mi compadre Antonio, que sabe dar la estocada precisa y en lugar adecuado, que tiemblen los hildeputas.
Como siempre a sus ordenenes


Tienes razón niña Lou, tienen un gran corazón, bueno y abierto a todos nosostros.
Un abrazo.