viernes, 1 de mayo de 2020

Soy un incrédulo




Soy un incrédulo, no me creo na. Sera deformación profesional o quizá la sabiduría que te dan los años. Deformación profesional porque cuando mi jefe me dice eso de “eres el mejor, me gustaría tener muchos como tú”, al final me mete a trabajar el fin de semana y los compañeros que no son como yo, tranquilitos, de barbacoas y acordándose de mí. Que los años te dan sabiduría es algo que no hay que demostrar si has sabido aprender a analizar situaciones y sacar tus propias conclusiones. A ver cómo me explico. Un poco de símil cinematográfico:

Imagen de la red


Que a un astronauta se le escacharre la estación espacial y consigua ponerse el traje, llegar hasta un satélite, después a una vieja nave abandonada desde lo de Armstrong, Collins y Aldrin, meterse dentro y amerizar sano y salvo al laito de las Islas Vírgenes, me lo creo.

Que un nota con la cara pintada de azul y vestido con una faldita de cuadros, le eche una arenga a una jartá de barbudos vestidos igual que él, con faldita de cuadros, se pongan a gritar y se lancen colina abajo para liarse a guerrear, me lo creo. 

Que en una persecución el poli bueno se ponga a correr detrás del malo, se meta en un restaurante chino, llegue hasta la cocina sin que nadie lo pare, tire una olla con sopa de fideos y una bandeja de arroz tres delicias y  los chinorris lo único que hacen es poner cara de panolis, me lo creo.

Ahora

Que una pelirroja guapetona se lleve toda la película corriendo delante de tiranosauros y velocirraptores con zapatos de tacón, eso no me lo creo.    

Que un policía jubilado esté investigando un robo de documentos, encuentre un sótano abandonado, se meta escaleras abajo y encienda una linterna led última generación que llevaba en el bolsillo, eso no me lo creo.

Que un abogado defensor lleve a su defendido al juicio y aparque justo en la escalinata que hay en la puerta de entrada al Palacio de Justicia, eso no me lo creo.

Que una pareja se conozcan por casualidad un sábado por la noche, él la invite a cenar, la lleve a un abarrotado restaurante de moda y consiga la mesa con la mejor vista al skyline de la ciudad, eso no me lo creo.

Que el espía de turno se cuele en la sede central de los contrarios para robar información privilegiada y meta el pendrive en la ranura a la primera y sin tener que darle la vuelta, eso no me lo creo.

Que el presidente de mi país me diga que a final de junio, ma o meno, se termina esto de la pandemia, eso no me lo creo.





¡¡ Llevátelo a papel !!

37 comentarios:

  1. ¿Qué presidente? ¿Qué pandemia? Es que no me entero de nada....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te contaré, te vas a quedar pasmado y sin ganas de salir.

      Eliminar
  2. Pues yo quiero creermelo. Muy buenos los ejemplos. Un beso

    ResponderEliminar
  3. jajajajajajaja. Coincido contigo en casi todos los "no me lo creo". El mejor, el del abogado que aparca delante del Palacio de Justicia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Deformación profesional ¿a que sí? Pero es la realidad.

      Eliminar
  4. Muy bajito sin que nadie me oiga, no me creo nada de nada y desde el principio de la pandemia. Solo hay que fijarse en lo mal que lo llevan porque no tienen ni idea.

    I dont believe it. Hugs.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y eso que se supone que están asesorados por personas que si saben. Pero ¿le echaran cuenta a los expertos? Me temo que no.
      Abrazos.

      Eliminar
  5. Todo muy bien traído y entiendo tu agnosticismo, pero permite que en principio me crea lo del Presidente del Gobierno.
    De no creérmelo dejaría dejando en muy mal lugar a un importante grupo de entendidos que son los que hacen las predicciones.
    Bien es cierto que sin asideros donde agarrarse, por el desconocimiento de lo nuevo e imprevisible, pero me imagino que con la buena fe que se les supone.
    Además, necesito creermelo, al menos para que el mes recién estrenado, tenga otro latido y color.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como he dicho más arriba ¿de verdad hacen lo que indican los expertos. Creo que están mareando mucho la perdiz para no causar temor entre las personas. Me gustan los dirigentes que dicen las cosas claras y van al grano.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Estoy un poco harta de las fases, es algo cansina esta historia, algunos no lo respetarán, otros pasarán, y otros hartos, incrédulos y más.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He visto por las redes que las personas normales siguen siendo normales y los gilipollas siguen siendo gilipollas. Lo que me da miedo son estos últimos, veo cada elemento en la calle que me entran ganas de decirles cuatro cosas.
      Besos.

      Eliminar
  7. Hola Naranjito, yo tampoco me creo esas cosas...
    Es que estoy tan descreída últimamente...
    Muy bueno tu texto
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Paula, es un daño más del covid19, la gente se cansa, se acostumbra y bajamos la guardia.
      Besos

      Eliminar
  8. Ah me olvidaba, lo del pendrive es lo menos creíble de todo jajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues se me ha olvidado el conector de la batería del móvil. Siempre lo pongo al revés.

      Eliminar
  9. No me suelo creer nada...
    Y qué me dices del que acribillan a tiros y no se muere?? O del que no logra nunca abrir el coche porque no encuentra la llave en el parking??
    Que lo podamos contar, y a ver qué pasa.

    Saludos, Naranjito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O que la primera que muere en una película es la rubia.
      Un abrazo, veras como dentro de unos meses lo podremos contar.
      Saludos.

      Eliminar
  10. Soy capaz de creérmelo todo, toito tó, menos lo ultimo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Me ha gustado mucho la retahila que has contado para llegar a decir que no crees lo del Presidente, pero como lo de creer y no creer cada uno lo elige, déjame que no me crea nada de lo que has dicho excepto lo del Presidente que me lo creo primero porque quiero creérmelo y segundo porque necesito creérmelo y si me permites una tercera razón porque confío en que todos mis conciudadanos vamos a ser sensatos pensando en los miles de personas que no han podido llegar a tener que ser sensatos.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también necesito creérmelo. Lo de los conciudadanos es lo que más me preocupa por lo que he visto las pocas veces que he salido a la calle.
      Besos

      Eliminar
  12. No se lo cree ni el propio presidente. Pero andamos tan necesitados de buenas noticias que hasta me puedo creer que un tal Arnold Schwarzenneger (¿lo escribí bien?) persiga a un motociclista con un caballo robado a un policía de la montada y logre acorralarlo en la terraza de un edificio. Sin bajarse del caballo

    Abrazos Naranja!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es totalmente creíble. Y que coja un Harrier para bajar y llegar hasta el puente donde está la furgoneta-bomba, también. Pero que nos queda poco para volver a la normalidad ...
      Abrazos.

      Eliminar
  13. Cada vez me creo menos cosas, sobre todo cuando se trata de predicciones en temas sobre los que tenemos poca idea o ninguna, y en los que debemos ir improvisando día a día. Sí me creo, en cambio, que tengan la esperanza de que así ocurra.

    Como sea, me reí mucho con tu entrada y con los ejemplos que has puesto. Celebro tu ingenio.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo malo, las improvisaciones. Esto nunca ha ocurrido antes por eso deberían de ser mas claros en lo que dicen.
      Un abrazo y gracias.

      Eliminar
  14. Respuestas
    1. Aguas turbulentas, como el puente de la canción.
      Abrazos.

      Eliminar
  15. Hay que creer en algo, yo solo creo en lo que quiero creer.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también pero me está costando mucho trabajito.
      Saludos.

      Eliminar
  16. Jajaja, buenos los ejemplos están geniales. Por acá que todo marche igual es imposible. Nuestro presidente está harto de las quejas de mi ciudad y del pésimo comportamiento de algunos que no toman conciencia de todo lo que pasa, parece ser que con ellos no es. Hace poco salimos en todos los canales del Perú como los "desobedientes" por culpa de unos tontonazos que un finde salieron de sus casas para comprar cervezas por casa, las filas eran tan largas, que hasta hoy siento vergüenza al recordar. Espero en medio de todo, lo que venga en adelante sea creíble.
    Por otro lado, no me identifiqué con el ejemplo del colega abogado, jijiji.
    Cuídate mucho.
    Un abrazo.🌷😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me digas que tu eres de la que encuentras aparcamiento a la primera y en la puerta del juzgado.
      Bueno, me lo creeré porque lo dices tú.
      Abrazos y por aquí también hay tontos, pero que muy tontos.

      Eliminar
  17. Si es que somos demasiado crédulos, Naranjito.
    Salu2.

    ResponderEliminar